Los planos de la NASA para casas en la Luna se diseñan en Brasil

Los planos de la NASA para casas en la Luna se diseñan en Brasil El capitán Williams entra en la

La NASA espera lanzar a finales de 2018 el telescopio sucesor del Hubble

La NASA espera lanzar a finales de 2018 el telescopio sucesor del Hubble La NASA espera que para finales de

«La llegada de la sonda nos llenó de lágrimas»: colombiana que lideró misión a Júpiter

Llegada de la sonda nos llenó de lágrimas»: colombiana que lideró misión a Júpiter Adriana Ocampo es una científica de

La NASA encuentra al gato de ‘Alicia en el País de las Maravillas’

Los científicos de la NASA han localizado un grupo de galaxias al que han apodado Cheshire Cat —el gato de

Una remota base en Utah sirve de ensayo para expediciones a Marte

Científicos e ingenieros acuden desde hace más de una década a un rocoso rincón de Utah para hacer expediciones imaginarias a Marte. Ahora, su trabajo ayuda a impulsar el interés en enviar gente al vecino de la Tierra.

El centro de investigación cerca de Hanksville está gestionado por la organización sin ánimo de lucro Mars Society, un grupo activista que cree que llevar humanos a Marte sería el gran reto de nuestro tiempo. El grupo no está afiliado con la NASA o el gobierno federal de Estados Unidos.

Más de 900 personas han participado en misiones simuladas desde la apertura del centro en 2002. Sus organizadores esperan que algún día, su investigación ayude a poner seres humanos sobre el planeta rojo.

Greg Williams trabaja para el Directorado de Misiones y Exploración Humana de la NASA. En su opinión, el centro de Utah ofrece un ensayo útil, pero sobre todo fomenta la educación y la concienciación del público. (I)

 

Adiós a la histórica nave Messenger, la primera de la NASA que llegó a Mercurio

La primera aeronave en entrar en la órbita del planeta más cercano al Sol ha sido destruida al chocar de manera planeada por la NASA

Antes de estrellarse, la sonda Messenger entrega asombrosas imágenes de Mercurio

La sonda «Messenger» de la NASA tendrá un final espectacular. Si todo transcurre según lo previsto, el próximo jueves, 30 de abril, se estrellará en Mercurio, poniendo fin así a más de diez años de investigaciones.

Para entonces se habrá agotado todo el combustible y «Messenger» impactará en el planeta más cercano al Sol a una velocidad de cuatro kilómetros por segundo, dejando un cráter de unos 16 metros de diámetro.

Como despedida, la NASA reveló una espectacular imagen captada por la sonda Messenger, Mercurio en todo su esplendor. 

Misión cumplica

La sonda ‘Messenger’ ha tomado más de 250 mil fotografías de Mercurio. Foto: NASA

«La sonda dejará de funcionar, pero consideramos que la misión de ‘Messenger’ fue todo un éxito», afirmó el director de ciencia de la NASA John Grunsfeld. «Al mismo tiempo, ahora comienza una misión mucho más larga, que consiste en analizar los datos que permitirán conocer los secretos científicos de Mercurio». La sonda ha tomado más de 250.000 fotografías y recopilado grandes cantidades de información.

«Messeger» llevó a cabo en parte un trabajo pionero. Despegó en agosto de 2004 desde el centro espacial de Cabo Cañaveral, en Florida, después de más de tres décadas sin una sola misión a Mercurio. «Mariner 10», su única predecesora, sólo había cartografiado la mitad de la superficie del planeta, de cuya existencia se tiene conocimiento desde hace más de 3.000 años.

Desde el inicio de la misión, «Messenger» recorrió más de 12.000 millas. La sonda, de unos 500 kilogramos, llegó a la órbita de Mercurio en 2011. En realidad su objetivo era dar una sola vuelta alrededor de un planeta que tiene aproximadamente el tamaño de la Luna. Pero como las circunstancias fueron favorables y había suficiente combustible, la misión se prolongó en dos ocasiones, por lo que duró cuatro años más.

Mercurio más a fondo

Si hoy se sabe que hay hielo en Mercurio o que el planeta cuenta con cráteres de los que no se tenía conocimiento hasta hace un par de años es gracias a ella.

«Messenger» no se encontró con un planeta especialmente acogedor, como ya tenía claro la NASA antes del inicio de la misión. Durante la noche las temperaturas de Mercurio bajan hasta los -200 grados Celsius, mientras que durante el día llegan a superar los 400. Y el sol se pone sólo una vez cada 88 días terrestres, el tiempo que dura un día en Mercurio.

«Messenger» sorprendió a los investigadores con sus fotografías y datos de este planeta. Protegida del calor por un escudo de cerámica especial y equipada con ocho instrumentos científicos, la sonda descubrió una inesperada y fuerte actividad volcánica, una insospechada escasez de hierro en la superficie e indicios de la existencia de agua.

Además, «Messenger» fotografió la última zona todavía desconocida del planeta. «Por primera vez en la historia tenemos un conocimiento real sobre Mercurio, que lo presenta como una parte fascinante de nuestro Sistema Solar», explicó Grunsfeld.

La NASA estará en contacto con «Messenger» hasta aproximadamente diez minutos antes de que se estrelle en Mercurio. Después tocará decir adiós, sin poder siquiera dar una última mirada a la sonda, que se estrellará en la cara oculta para la Tierra. (I)

Astronauta invita a participar en trivia sobre geografía en Twitter

El astronauta estadounidense Scott Kelly lanzó este miércoles un test de geografía en Twitter en el publicará semanalmente una fotografía tomada desde la Estación Espacial Internacional para que sus seguidores identifiquen su localización.

Kelly está pasando un año en la estación con el cosmonauta ruso Mikhail Kornienko para realizar una investigación sobre cómo la mente y el cuerpo humanos aguantan largos períodos en el espacio, antes de futuras misiones más largas a Marte en las próximas décadas.

Kelly dio inicio a la competición durante el Día de la Tierra, el 22 de abril, desde la cuenta de Twitter @StationCDRKelly.

 

«La primera persona que identifique el lugar representado en las fotografías ganará una copia de la imagen firmada por Kelly cuando él regrese a la Tierra, en marzo de 2016», dijo la NASA.

Kelly es miembro de una tripulación de seis personas en la Estación Espacial Internacional (ISS), que da la vuelta a la Tierra 16 veces al día.

La plataforma en órbita está a 200 millas (320 kilómetros) sobre la Tierra y se desplaza a una velocidad de 17.500 millas (28.000 kilómetros) por hora.

«Incrementar nuestros conocimientos de geografía es esencial para nuestor bienestar económico y nuestras relaciones con otras naciones y con el entorno», dijo Kelly.

«Nos ayuda a tomar conciencia de nuestro mundo y nos permite realizar conexiones entre personas y lugares».(E)

La NASA está convencida de que encontrará vida extraterrestre antes de 2046

La vida extraterrestre ya no es solo una posibilidad para los científicos de la NASA, sino una convicción, ya que aseguran que la humanidad hallará signos concluyentes de vida fuera de la Tierra antes de que termine 2045.

Para los científicos, la gran pregunta sobre el hallazgo de vida alienígena hace tiempo que dejó de ser si ésta se encontrará o no, para pasar a ser cuándo se dará con ella.

«Creo que vamos a tener indicaciones sólidas de vida más allá de la Tierra en una década, y que vamos a tener pruebas definitivas dentro de veinte o treinta años», indicó esta semana en un foro de debate sobre zonas habitables en el espacio la jefa científica de la NASA, Ellen Stofan.

«Sabemos dónde buscar y sabemos cómo buscar. En muchos casos, disponemos de la tecnología, y estamos en camino de implementarla», aseguró, optimista, Stofan.

Cabe destacar, sin embargo, que los extraterrestres a los que se refiere la Agencia Espacial de EE.UU. no son los marcianos inteligentes que inundan desde antaño el imaginario popular, sino que se trata potencialmente de pequeños microbios.

Lea también: NASA confirma la existencia de planeta similar a la Tierra

La comunidad científica lleva años buscando vida extraterrestre, y los hallazgos más recientes sugieren que varios planetas cercanos a la Tierra, así como sus correspondientes lunas, podrían presentar las condiciones necesarias para albergar algún tipo de vida.

Incluso dentro del sistema solar, los astrónomos creen que podría haber un océano en Enceladus, una de las sesenta lunas de Saturno, mientras que en Ganímedes, la famosa luna de Júpiter, se encuentra otro océano de agua salada, dos circunstancias que posibilitan la existencia de vida gracias a la presencia de este líquido.

Otra de las ubicaciones más prometedoras, según la NASA, para encontrar vida alienígena es Europa, una luna helada de Júpiter que también tiene su propio océano y donde los expertos apuntan que se reúnen todos los ingredientes necesarios para la formación de vida.

«Creo que estamos a una generación de hallar signos de vida extraterrestre en nuestro sistema solar, ya sea en una Luna o en Marte, y también a una generación de encontrarlos en un planeta alrededor de una estrella cercana», indicó el exastronauta y administrador adjunto del directorio de la misión Ciencia de la NASA, John Grunsfeld.

Tan convencido está Grunsfeld de que se hallará vida extraterrestre en el corto plazo, que explicó que está haciendo planes para ser el director de ciencia planetaria en la agencia espacial cuando «descubramos vida en el sistema solar».

Tipo de vida extraterrestre

Si bien el debate sobre la existencia de vida alienígena parece superado, ahora la pregunta que se hacen los científicos va un paso más lejos: ¿Qué aspecto tiene la vida extraterrestre y en qué forma se presenta?.

«Más allá de Marte, las posibilidades de encontrar vida que sea similar a la de la Tierra son muy, muy escasas. Y creo que es precisamente aquí donde esto se vuelve excepcionalmente interesante», se sinceró Grunsfeld.

La vida espacial no debería darse necesariamente de forma parecida a la de la Tierra, lo que supone un reto añadido para los científicos, que podrían tener dificultades para identificar tipos de vida que, por ejemplo, no habiten en la superficie del planeta o que no se muevan.

E incluso podría darse la circunstancia de que los potenciales signos de vida extraterrestre a los que se refiere la NASA fuesen en realidad de seres muertos y fosilizados, lo que todavía dificultaría más su hallazgo.

Stofan, que además de astrónoma es geóloga, admitió las dificultades de encontrar fósiles en la roca, pero aseguró que, si éste es el caso, los humanos serán capaces de hallar muestras, recogerlas y traerlas a la Tierra para que toda la comunidad científica pueda discutir sobre su origen.

«Enviar geólogos y astrobiólogos a Marte aumentaría mucho las posibilidades de encontrar fósiles de vida pasada en nuestro vecino planetario más cercano», reconoció la jefa científica de la agencia espacial estadounidense. (I)

La NASA realiza histórica misión con duración de un año

Los gemelos Mark y Scott Kelly participarán en un estudio de un año en búsqueda de volar una misión tripulada a Marte.

La NASA realizará un experimento con astronautas gemelos

Los hermanos Mark y Scott Kelly participarán en un estudio de un año en búsqueda de volar una misión tripulada a Marte.

Sonda Dawn orbita Ceres, el planeta enano más pequeño del Sistema Solar

La sonda estadounidense Dawn puso fin a un viaje de siete años y medio al entrar este viernes en la órbita del misterioso Ceres para explorar al planeta enano más pequeño del Sistema Solar.

Es la primera visita de una nave automática de exploración espacial a este cuerpo celeste.

Ahora Dawn inicia 16 meses de exploración de la superficie de Ceres con el fin de estudiar su estructura y reunir pistas que ayuden a entender mejor la formación del Sistema Solar hace 4.500 millones de años.

La sonda fue capturada por la gravedad de Ceres hacia las 12:39 GMT, cuando estaba a 61.000 Km del planeta, precisó el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA en Pasadena (California, oeste de EE.UU.).

«Tras haber recorrido 4.900 millones de kilómetros en un viaje de siete años y medio, Dawn llegó a su nuevo destino», dijo el viernes Marc Rayman, director de la misión en el JPL.

«Luego de haber sido descubierto en 1801, Ceres ha sido considerado alternadamente un planeta en toda regla, luego un asteroide y ahora un planeta enano», añadió.

Ceres es el planeta enano -en cuya categoría entra el recientemente desclasificado Plutón- más pequeño del Sistema Solar. La mayoría de estos astros orbitan el Sol más allá de Neptuno, pero Ceres está en el cinturón de asteroides situado entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Los planetas enanos son astros más pequeños que la Luna, pero que no son satélites. Giran en torno al Sol y aún no han «limpiado» su órbita de otros astros o rocas. (I)