Niño quedó paralítico después de morder una pila

Un niño perdió la movilidad de su cuerpo después de haber mordido una pila. El hecho sucedió cuando la madre se dio cuenta de que su hijo, Iker Fuentes, de 5 años, tenía la batería metida en su boca.

De inmediato, lo llevó a un hospital de Torreón(México). Según la progenitora, el pequeño llegó caminando normalmente, pero mientras pasaban los días este se puso mal y empeoró.

Después le realizaron una operación de alto riesgo. Los especialistas le diagnosticaron parálisis cerebral espástica cuadripléjica. Luego de un largo tiempo internado y una cirugía por hidrocefalia, fue dado de alta. Sin embargo su situación se mantuvo en las mismas condiciones.

Según el Instituto Nacional de la Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, de Estados Unidos, “la parálisis cerebral espástica cuadripléjica es la forma más grave de parálisis cerebral e involucra rigidez severa en los brazos y las piernas y un cuello blando o débil. Las personas con este cuadro, por lo general, no pueden caminar y suelen tener problemas para hablar”, publicó el diario Clarín.

Aún así, los padres no pierden la esperanza de que su hijo vuelva a caminar. Confían que los tratamientos, terapias físicas, visuales y de lenguaje, serán de ayuda para su evolución. Sin embargo, piden apoyo a los seres más cercanos para solventar los gastos médicos, informó Infobae.

wor...