Menor reportado como desaparecido en Manta fue recuperado en Colombia

Tulcán –

Un menor de 17 años, que fue reportado como desaparecido en Manta el pasado 4 de mayo y tenía una notificación amarilla en la Interpol, fue localizado por la Policía de Colombia el pasado miércoles.

El adolescente fue ubicado el 7 de junio cuando deambulaba en la terminal terrestre de Tuluá (Colombia), en la región central del Valle del Cauca. El hallazgo fue notificado al Consulado de Ecuador en Ipiales, que coordina las acciones de búsqueda.

Marisol Peñafiel, cónsul de Ecuador en Ipiales, indicó que antes de ser informada sobre la desaparición del chico ya había activado la búsqueda en coordinación con la Dinapen de Ecuador, Interpol y las policías de ambos países.

Confirmadas las características, el connacional fue trasladado por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, bajo medidas de protección, hacia un hogar de paso, donde permaneció hasta el pasado jueves.

Ese día fue trasladado desde Tuluá por vía terrestre a Cali, después a Pasto y desde allá hasta Ipiales. El fin de semana, con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador, fue movilizado a Quito.

«Coordinamos acciones con entidades colombianas para que los derechos del adolescente sean respetados, y con la Dirección de Atención a Personas Desaparecidas y la Secretaría de Derechos Humanos del Ecuador», señaló la funcionaria consular.

Según el Consulado ecuatoriano, se presume que con engaños sobre ofertas de trabajo son llevados los menores ecuatorianos hacia el vecino país del norte. Peñafiel informó que en los últimos 15 días han sido recuperados en territorio colombiano dos chicos más, oriundos de Quito.

Desaparecido en Otavalo

Mientras que un pequeño de Otavalo continúa reportado como desaparecido, existiendo pistas que determinan que estaría en una ciudad de Colombia. Los denunciantes aseguran que fue raptado por su propio padre.

Gustavo Granados, comandante de la Policía de Ipiales, señaló que según las investigaciones que realiza inteligencia policial habría dos causas que invitan a salir irregularmente de la jurisdicción ecuatoriana a los infantes y adolescentes sin el consentimiento de sus padres.

Existirían personas que les ofrecen mejores condiciones de vida y trabajo, forzándolos a migrar y una vez allá serían obligados a realizar labores relacionadas con mendicidad o explotándolos en diferentes actividades económicas.

También porque sus padres no consienten sus relaciones sentimentales, razón por la que deciden huir en pareja; luego sus progenitores los reportan como desaparecidos. El último muchacho habría salido de Manta por cuenta propia y en Tuluá se dedicaba a limpiar parabrisas. (I)

wor...