Evo Morales eleva su sueldo y el de todos los trabajadores

El presidente Evo Morales decretó el viernes un incremento del 8,5% de los salarios, incluyendo el suyo, en homenaje al Día del Trabajo.

Es la segunda vez que incrementa su salario desde 2006 y pasó a ganar un equivalente a 2.954 dólares mensuales.

Esta vez, «el incremento salarial del 8,5% también llegará al presidente, al vicepresidente y a todos los funcionarios públicos», dijo el ministro de Economía, Luis Arce en una ceremonia en el palacio presidencial en la que Morales y sus ministros firmaron el decreto en presencia de líderes sindicales.

De acuerdo a la norma el aumento aplicará a asalariados públicos y del sector privado. El salario mínimo se incrementó en 15% y alcanzará el equivalente a 238 dólares mensuales.

Desde que asumió el gobierno en 2006, Morales decretó incrementos salariales anuales en porcentaje similar a la inflación gracias al buen momento que atravesó la economía hasta hace poco por altos precios de las materias primas, pero los efectos de la desaceleración se han traducido en una merma de ingresos por exportaciones de gas natural y minerales que son el sostén del país.

Los empresarios privados cuestionaron que el gobierno no haya concertado con el sector patronal el aumento salarial como lo hizo con la Central Obrera Boliviana (COB), aliada de Morales.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados, Ronald Nostas, dijo antes que el nuevo incremento elevará la inflación, el coste laboral y de producción, desincentivará la inversión y aumentará la informalidad que ya sobrepasa el 70% de la economía global, según expertos.

Morales dijo que Bolivia ahora es soberana para definir su política económica «sin injerencia de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial».

El mandatario dijo: «Mientras esté en gobierno seguiré siendo antiimperialista». (I)

Estados Unidos dice ahora que Venezuela no es amenaza

Es el primer comentario que emite la Administración Obama tras anunciar las sanciones al gobierno de Maduro.

Exigen a Nicolás Maduro repatriar $ 350.000 millones depositados en bancos de varios países

El líder democristiano venezolano Roberto Enríquez exigió este domingo en una columna en el diario El Nuevo País que el presidente Nicolás Maduro repatríe unos 350.000 millones de dólares que fuentes de organismos internacionales le aseguraron que están depositados sin justificación legal en bancos de varios países.

«Estos 350.000 millones de dólares que no han demostrado su legitimidad de origen representan el saqueo financiero más grande que ha sufrido país alguno después de la II Guerra Mundial. Venezuela ha sido brutalmente saqueada y Maduro no hace nada», escribió el líder del partido democristiano Copei venezolano.

La cifra, añadió Enríquez en su columna dominical, le fue revelada en una reciente reunión que mantuvo con directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

«Nos informaron que Venezuela no necesita endeudarse porque hay unos 450.000 millones de dólares que venezolanos tienen depositados en la banca internacional, de los cuales 350.000 millones son de dudosa procedencia», agregó el texto del dirigente opositor.

Los montos se conocen, destacó, gracias a la desaparición en la banca internacional del llamado «sigilo bancario», porque trababa el combate al «lavado» de dinero procedente del terrorismo, el narcotráfico y la misma corrupción, argumentaron sus fuentes del FMI, el BM y el BID.

Rescate de recursos

Los 350.000 millones de dólares representan casi 18 veces el monto de la Reserva Monetaria Internacional de Venezuela, que en la actualidad bordea los 20.000 millones de dólares.

Enríquez añadió en su texto que ha informado del asunto al presidente de su país, «porque la corrupción no tiene ideología, partido político ni patria», pero que «Maduro no responde».

«Le dijimos a Maduro que esta era una oportunidad para unir a los venezolanos en una cruzada nacional por el rescate de ese dinero; para hacer causa común por una gesta de justicia social sin importar si se es gobierno u oposición», prosiguió.

«¿Presidente Maduro, por qué no actúa? ¿Por qué no nos responde? ¿A quién protege? Le exigimos que ordene repatriar los dineros forajidos que nos saquearon», subrayó el dirigente democristiano.

Henrique Capriles, dos veces candidato presidencial por la alianza partidista de la oposición venezolana, recordó hoy a su vez en una entrevista con la emisora privada Televen que también personajes recientemente distanciados de Maduro han denunciado el asunto.

Jorge Giordani, ministro en diferentes carteras económicas durante el Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y también en el de Maduro, «reconoció que solo (funcionarios encargados de la administración del control estatal de divisas) se habían robado 25.000 millones de dólares», subrayó Capriles.

La justicia en Venzuela «debería funcionar, actuar (…), pero esta es una justicia totalmente podrida que defiende los privilegios de quienes están en el poder», remarcó el líder opositor venezolano. (I)

Exigen a Nicolás Maduro repatriar $ 350.000 millones depositados sin justificar en bancos de varios países

El líder democristiano venezolano Roberto Enríquez exigió este domingo en una columna en el diario El Nuevo País que el presidente Nicolás Maduro repatríe unos 350.000 millones de dólares que fuentes de organismos internacionales le aseguraron que están depositados sin justificación legal en bancos de varios países.

«Estos 350.000 millones de dólares que no han demostrado su legitimidad de origen representan el saqueo financiero más grande que ha sufrido país alguno después de la II Guerra Mundial. Venezuela ha sido brutalmente saqueada y Maduro no hace nada», escribió el líder del partido democristiano Copei venezolano.

La cifra, añadió Enríquez en su columna dominical, le fue revelada en una reciente reunión que mantuvo con directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

«Nos informaron que Venezuela no necesita endeudarse porque hay unos 450.000 millones de dólares que venezolanos tienen depositados en la banca internacional, de los cuales 350.000 millones son de dudosa procedencia», agregó el texto del dirigente opositor.

Los montos se conocen, destacó, gracias a la desaparición en la banca internacional del llamado «sigilo bancario», porque trababa el combate al «lavado» de dinero procedente del terrorismo, el narcotráfico y la misma corrupción, argumentaron sus fuentes del FMI, el BM y el BID.

Rescate de recursos

Los 350.000 millones de dólares representan casi 18 veces el monto de la Reserva Monetaria Internacional de Venezuela, que en la actualidad bordea los 20.000 millones de dólares.

Enríquez añadió en su texto que ha informado del asunto al presidente de su país, «porque la corrupción no tiene ideología, partido político ni patria», pero que «Maduro no responde».

«Le dijimos a Maduro que esta era una oportunidad para unir a los venezolanos en una cruzada nacional por el rescate de ese dinero; para hacer causa común por una gesta de justicia social sin importar si se es gobierno u oposición», prosiguió.

«¿Presidente Maduro, por qué no actúa? ¿Por qué no nos responde? ¿A quién protege? Le exigimos que ordene repatriar los dineros forajidos que nos saquearon», subrayó el dirigente democristiano.

Henrique Capriles, dos veces candidato presidencial por la alianza partidista de la oposición venezolana, recordó hoy a su vez en una entrevista con la emisora privada Televen que también personajes recientemente distanciados de Maduro han denunciado el asunto.

Jorge Giordani, ministro en diferentes carteras económicas durante el Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y también en el de Maduro, «reconoció que solo (funcionarios encargados de la administración del control estatal de divisas) se habían robado 25.000 millones de dólares», subrayó Capriles.

La justicia en Venzuela «debería funcionar, actuar (…), pero esta es una justicia totalmente podrida que defiende los privilegios de quienes están en el poder», remarcó el líder opositor venezolano.

Strauss-Kahn comparece por proxenetismo con esperanzas de salir absuelto

El exdirector del FMI comparece ante el Tribunal Correccional de Lille, acusado como otras 13 personas de haber organizado una red de prostitutas.

La izquierda se toma Grecia, según proyecciones

La alianza de izquierda Syriza, que se opone fuertemente a la política de austeridad adoptada hasta el momento, ganó con un amplio margen las elecciones parlamentarias celebradas este domingo en Grecia, según los primeros pronósticos difundidos tras el cierre de los locales de votación.

El partido de Alexis Tsipras consiguió, según las encuestas a boca de urna, entre el 35,5 y el 39,5 por ciento de los votos. El partido conservador Nueva Democracia, del primer ministro Antonis Samaras, habría obtenido entre el 23 y el 27 por ciento de los sufragios.

De acuerdo con los primeros pronósticos, Syriza puede contar con entre 146 y 158 mandatos en el Parlamento, frente a entre 65 y 75 escaños de los conservadores. Para obtener la mayoría absoluta, es necesario ganar 151 de las 300 bancas en el Parlamento de Atenas.

Se espera que los primeros resultados oficiales estén alrededor de las 21:30 (18:30 GMT).

Si se confirman las proyecciones, Tsipras, de 40 años, se convertirá en el primer ministro más joven de la historia del país y en el primer líder de un movimiento populista que asume el poder en la Unión Europea (UE) tras la crisis de deuda que estalló en 2010.

Otros grupos

El tercer lugar lo disputan el partido centrista proeuropeo To Potami (El Río) y la formación ultraderechista Amanecer Dorado, con entre un 6,4 y un ocho por ciento cada uno.

Los comunistas también habrían logrado entrar al Parlamento, al recibir entre 4,7 y 5,7 por ciento de los votos, al igual que el partido socialista Pasok, con entre 4,2 y 5,2 por ciento.

De acuerdo con los primeros análisis, muchos ex votantes del Pasok se inclinaron por la coalición de la izquierda radical (Syriza) en estos comicios.

Syriza pide una quita de la deuda y quiere poner freno a las privatizaciones, pero al mismo tiempo defiende la permanencia de Grecia en la Unión Europea y en la zona euro.

Además quiere terminar de inmediato con la dura política de ahorro de los últimos años en el país. En su opinión, los griegos han tenido que apretarse el cinturón demasiado fuerte y durante demasiado tiempo.

Samaras, por su parte, prometió mantener los recortes salariales y los aumentos impositivos para estabilizar la economía del país.

En tanto, el Movimiento Socialistas y Demócratas (Kidiso), del ex primer ministro Giorgos Papandreou, solo habría logrado entre el 2,2 y el 3,2 por ciento de los votos, por lo que podría no superar la barrera del tres por ciento para tener representación parlamentaria.

Elecciones griegas

El sistema electoral griego prevé una bonificación de 50 escaños para el ganador de las elecciones parlamentarias: 250 de los 300 escaños del Parlamento se reparten de forma proporcional, pero el partido más votado recibe un suplemento de medio centenar de diputados.

Un total de 9,8 millones de griegos con derecho a voto estaban convocados a acudir a las urnas en estas elecciones anticipadas, observadas con gran expectativa en Europa y el mundo.

La Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario internacional (FMI) ofrecieron a Grecia un paquete de rescate de unos 240.000 millones de euros. El eurogrupo evalúa actualmente si extender el programa más allá del 28 de febrero. Los ministros de Finanzas de la eurozona se reunirán este lunes para hablar del tema.

Aunque Tsipras moderó últimamente la retórica anti austeridad y anti UE, los inversores temen que Grecia termine saliendo de la eurozona. El país emergió de una recesión de seis años en noviembre, pero el desempleo continúa estando en cerca del 25 por ciento y la deuda pública se ubicó el año pasado en el 175 por ciento del producto interno bruto (PIB).

Las elecciones adelantadas fueron decididas en diciembre, después de que Samaras fracasara por tercera vez en su búsqueda de apoyo parlamentario a su candidato a presidente. (I)

Griegos votan para decidir sobre austeridad y rescate financiero

Los griegos votaban el domingo en unas elecciones en las que se espera un triunfo del partido de izquierda radical Syriza, que se ha comprometido a renegociar las condiciones impuestas al país por sus prestamistas internacionales.

Una victoria de Syriza implicaría el primer Gobierno en la zona del euro abiertamente comprometido con la eliminación de las condiciones de austeridad establecidas en un rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

«En Grecia, la democracia va a volver», dijo el líder del partido, Alexis Tsipras, tras votar en Atenas. «El mensaje es que nuestro futuro común no es el futuro de la austeridad», sostuvo.

Un triunfo de Syriza además representaría otra sacudida para Europa, después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunció esta semana una enorme inyección de dinero al bloque de la moneda única.

Las mesas de votación se cerrarán a las 1700 GMT y 9,8 millones de griegos tienen derecho a voto. El primer sondeo a boca de urna se conocerá inmediatamente después del final de la votación, mientras que las primeras proyecciones oficiales serán reveladas dos horas y media más tarde y se actualizarán durante la noche.

Las últimas encuestas de opinión difundidas el viernes dieron al partido liderado por Tsipras, de 40 años, una ventaja de hasta 6,7 puntos con un rango esperado de votos de 31,2 a 33,4 por ciento, muy cerca del nivel que se requiere para una victoria rotunda.

Syriza parecía estar ampliando su ventaja frente al partido de centroderecha Nueva Democracia, del primer ministro Antonis Samaras. «Soy optimista porque creo que nadie quiere arriesgar el curso europeísta del país», dijo Samaras tras votar en la región occidental del Peloponeso.

Después de su crisis más severa desde la caída de la junta militar de 1974, la economía griega se ha contraído cerca de un 25 por ciento, con una deuda pública de un 175,5 por ciento del Producto Interno Bruto en 2014 desde el 146 por ciento de 2010.

La economía griega emergió de la recesión el año pasado por primera vez en seis años y el desempleo comenzó a caer levemente, aunque pueden pasar años antes de que el país se recupere del todo.

Tsipras prometió mantener a Grecia dentro de la zona euro y ha descartado la amenaza de romper con los requerimientos pactados para el rescate de 240.000 millones de euros que recibe el país.

El líder izquierdista se ha comprometido a renegociar un acuerdo con la «troika» de prestamistas de Atenas, formada por la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional.

Miembros de Syriza han dicho que pedirían una «tregua» de seis meses con la cual el programa de rescate, cuya fecha de término es el 28 de febrero, entra en una pausa mientras comienzan los diálogos con los acreedores.

Pero el resto de Europa se resiste a las demandas de Syriza de que a Grecia se le amortice la deuda, lo que hace temer que si no llegan a un acuerdo el país sea expulsado de la zona euro.

Syriza necesitaría alrededor del 40 por ciento de los votos para garantizar una mayoría pero podría ganar con menos dependiendo de los resultados de los otros partidos.

Si no, deberá formar una coalición con partidos pequeños o, establecer un Gobierno en minoría, confiando en apoyos puntuales con el resto de las agrupaciones. (I)