Chavismo recuerda Caracazo y oposición recolecta firmas

Simpatizantes del gobierno venezolano marcharon ayer por las calles de la capital para conmemorar las violentas protestas callejeras de 1989 conocidas como el Caracazo, mientras que los opositores participaron en una jornada de recolección de firmas del Acuerdo Nacional para la Transición en el que se exige la renuncia del mandatario Nicolás Maduro.

Portando afiches del fallecido presidente Hugo Chávez y banderas nacionales, los seguidores del oficialismo marcharon al ritmo de música festiva rumbo al palacio de gobierno.

La llamada marcha “antimperialista y contra el golpismo” se produce después de que Maduro denunciara que en los últimos días fue frustrada una nueva intentona político-militar en su contra, de la cual acusa a Estados Unidos y a la derecha nacional e internacional.

El espaldarazo popular callejero por Caracas recuerda, además, el levantamiento popular de hace 26 años conocido como el Caracazo que, según las autoridades de la época, dejó unos 300 muertos tiroteados por agentes policiales y militares.

Mientras en una zona del este de Caracas los opositores prosiguieron adhiriendo con su firma al “Acuerdo Nacional para la Transición”, un documento que ha sido señalado por el gobierno de Maduro como prueba de una ofensiva golpista.

Los ciudadanos de oposición a Maduro “se están movilizando a lo largo y ancho de Venezuela para firmar sin miedo este proyecto de transición que lleva el firme propósito de cambiar el rumbo a la política de Venezuela y cambiar a este gobierno que le está haciendo daño a todo el pueblo”, declaró el diputado Richard Blanco.

La exdiputada y líder opositora María Corina Machado participó ayer en una concentración en la ciudad San Cristóbal, donde el martes pasado falleció el menor Kluiverth Roa, víctima de un tiro de perdigones en la cabeza por un policía en una protesta opositora. (I)

Menor muerto en manifestación venezolana habría suplicado a policía

Una mujer, que dijo ser testigo del disparo que provocó la muerte del estudiante Kluiverth Roa, señaló que el menor le pidió al policía que no lo matara. Así lo indica una nota publicada ayer por el diario El Nacional en su edición on-line.

Glenda Lugo, habitante de la calle donde fue asesinado el liceísta, expresó en la nota que el uniformado se bajó de la moto y apuntó con una arma al menor, quien le suplicó que por favor no lo matara. “Después se arrodilló y le pidió perdón”, agregó la mujer, refiriéndose al agente. Según El Universal, Erick Roa, padre del menor fallecido, advirtió que llevará el caso a instancias internacionales. “Detrás de ese policía que mató a mi hijo hay manos ocultas”. Por el caso está imputado el policía Javier Mora.(I)