Heridos en marcha que pedía paz a quienes querían llegar a Guayaquil

Hasta el jueves 11 eran cuatro días en que alrededor de mil personas pertenecientes a las comunidades indígenas de Sigchos y Pujilí, conocidos como sarahuasí, se tomaron el cantón La Maná, en el oeste de la provincia de Cotopaxi. Un grupo de estos hizo noticia, la noche del miércoles, cuando en una caravana intentaron avanzar a Guayaquil.

Desde su llegada, aquella presencia ha provocado una serie de incidentes que tuvieron un desenlace violento este jueves, cuando un grupo de comerciantes y ciudadanos residentes en la población hicieron una marcha por la paz. En ella pedían que los dejaran trabajar, pues los negocios casi no abrían.

Decenas de ciudadanos con camisetas blancas, llevando banderas del país y del cantón, con gritos rechazaban los actos violentos y pedían que la paz y la tranquilidad regresara a ese cantón cotopaxense.

Cuando esa marcha estaba cerca de los sarahuasí, según videos y versiones de testigos, hubo ataques y varias personas participantes en la marcha por la paz resultaron con heridas.

La llegada de los sarahuasí fue violenta. Videos dan cuenta del ingreso a un mercado y donde un grupo arroja los productos al piso y hasta se dan saqueos. Un comisario había sido retenido por horas.

Aunque han mantenido varias reuniones con el alcalde de la ciudad, Hipólito Carrera, los acuerdos para manifestarse pacíficamente no se concretaron. El personero, desde la página oficial del Municipio alertó a la ciudadanía a que suspenda toda actividad comercial para evitar los saqueos, de los cuales fue advertido el alcalde.

Pasadas las 13:00 de este jueves y advertidos de los incidentes, tres camiones que llevaban a bordo a elementos del Grupo de Fuerzas Especiales de Quevedo llegaron al cantón.

Luego de los hechos violentos, el concejal Franklin Mena, del Partido Socialista, respaldó a la comunidad indígena que estaba en La Maná.

Pero también hubo denunciantes que manifestaron ser perjudicados, como los propietarios de la hacienda tabacalera Casjuca. Ellos dijeron que han sido objeto de amenazas para que los provean de vehículos y combustibles que serían usados para movilizarse en el país. Asimismo mencionaron que les han solicitado alimentos y en caso de no ceder serán retenidos para ser castigados.

El miércoles, cientos de ellos se dirigieron a Quevedo. Allí fueron recibidos por decenas de personas y luego un líder político del Movimiento Fuerza Ecuador, lista 5, les brindó la merienda. Su objetivo era avanzar a Guayaquil, pero miembros de las Fuerzas Armadas lo impidieron, según el gobernador del Guayas, Pedro Pablo Duart. A la medianoche retornaron a La Maná.(I)

wor...