"Es un proyecto de dos años" (AUDIO)

Cuenca-Ecuador., Viernes 10 Abril 2015, 17H44

«Es un proyecto de dos años» (AUDIO)

Sumará una nueva experiencia, y eso le ilusiona a Alex Darío Aguinaga, quien dijo estar al tanto de todo lo que es Deportivo Cuenca, por lo que cree que el equipo merece pelear algunos lugares más arriba en la tabla.

Su llegada al club. “Hablé con los dirigentes, estoy agradecido y feliz por la oportunidad de dirigir al Deportivo Cuenca; un equipo de tradición, yo creo que de los más importantes del fútbol ecuatoriano”.

Ilusionado y al tanto. “Es un reto hermoso, tiene muy buenos jugadores. Hay que encontrarle la vuelta. Lastimosamente no resultó el trabajo de Paúl, a quien yo considero uno de los mejores técnicos ecuatorianos. Desde el lunes se abrió la posibilidad y ya empezamos a trabajar. Siempre estamos viendo fútbol, estamos al tanto de México, Ecuador, USA y Colombia, sabíamos lo que pasada y los conceptos que cada equipo maneja”.

Proyecto a largo plazo. “Estamos armando un proyecto a dos años, hasta diciembre del año próximo. Es un proyecto ambicioso, Mariano Fillipe es mi preparador físico, trabajó conmigo en Correcaminos. Yo viajaré mañana para estar en Liga vs Independiente de Casa Blanca, y el lunes ya estar en Cuenca”.

Su cuerpo técnico. “En ese aspecto, espero llegar para conversar de esos temas. Yo a Pablo Marín lo conozco de hace muchos años, sé que es técnico; la última vez que fui a Cuenca con Loja conversamos en un parque, en ese momento trabajaba en el Ministerio del Deporte. Ahora tendremos la posibilidad de conversar, si tiene que integrarse será un gusto. Estamos viendo opciones para preparador de arqueros, la más cercana es Fernando Moya, con quien trabajé en Liga de Quito; el otro sería César Ramos, pero él sigue en Correcaminos por un año más. No me opongo a otros que puedan ser opciones”.

Llegar a jugadores y afición. “Todo, se trata de generar un click positivo, uno nunca piensa en llegar a un lugar pensando en que saldrán mal las cosas, todo lo contrario, que los jugadores vayan pensando en que nos basamos en sus rendimientos. Somos hijos de los resultados, así que queremos que estén convencidos. Ellos son los que más apoyan, están pendientes y sufren, hay que trabajar para la afición”.

La presión como ex figura. “Siempre va a ser así, desde que jugaba en Deportivo Quito como luego en México, el volver a Liga y estar en la Selección te genera focos de atención y presión con los que hay que vivir. Toda mi vida he lidiado con eso, pero yo pienso en lo mejor para mi equipo. Trato de que mis jugadores tomen las mejores decisiones posibles. Eso no cambia mi forma de ser o de pensar”.

Su trabajo como entrenador. “Empecé como dirigente, estuve trabajando en Necaxa como director deportivo, pero la cancha me sigue llamando. Después de esa experiencia, puse mi escuela de fútbol en Aguas Calientes, y allí trabajo más en cancha con los niños y los profesores. En ese momento nació un nuevo romance en la cancha, ahora como director técnico. Fui como auxiliar de Manuel Lapuente en América, después estuve en Barcelona en 2011, y de ahí en adelante he estado más cerca de la cancha que de la parte dirigencial. Es un riesgo bonito, pero si quieres ganar tienes que arriesgar. No se equipara con ser jugador, pero en lo mental tienes que estar más concentrado, como técnico hay que ver más el todo que sólo la pelota; eso me lo dijo el Bolillo y nosotros tratamos de hacer siempre”.

Mucho por analizar. “Todos los planteles son diferentes, ningún jugador se parece a otro. Con todo eso hay que lidiar y conocer para que no afecten los momentos de los futbolistas. Si uno no está atento de estos mensajes, te pueden comer vivo. Hay que buscar lo mejor para el plantel, cosa que los jugadores muchas veces no entienden. Hay decisiones que pueden afectar a un jugador, pero que benefician al grupo”.

Pelear más arriba. “Lo he seguido, he visto partidos del Cuenca. Lógicamente que veo un plantel que tiene buen nivel deportivo, técnicamente hay jugadores con calidad. Es un plantel relativamente joven, pese a jugadores de experiencia. Por reglamento se necesitan jugadores muy jovencitos. Siempre de afuera uno mira cosas que quien está adentro sabe mejor, pero por lo visto no hay un gran cambio desde que estuve en Loja. Hay futbolistas a los que conocí en otros planteles, y yo creo que estamos para pelear más arriba. Hombre por hombre hay calidad, fuerza, sacrificio y dinámica, cosas que queremos potenciar”.

Un reto. “Se tienen que ver los aspectos de tu plantel porque cada cabeza es un mundo y cada jugador tiene una idea de lo que quiere y podría dar. Hay quienes se comprometen con el técnico y hay otros a los que les cuesta conectar con el entrenador. Hay jugadores más cautos y temerosos. Te vas a encontrar con muchas experiencias, en donde cada uno quiere tener la razón, pero lejos de eso hay que aportar con el equipo. Cuando hay que ser fuerte soy fuerte, pero me gusta el trabajo alegre y que no sea presionado, aunque tampoco relajado. A la hora de trabajar hay que hacerlo con profesionalismo”.

@OteroLuis12
[email protected]

La voz de las tribunas: Lorismos (EDITORIAL)

@elyex

f: f.e

wor...