Justicia venezolana desecha apelación interpuesta por defensa de Leopoldo López

La Justicia de Venezuela declaró este domingo «sin lugar» la apelación interpuesta por la defensa del líder opositor Leopoldo López contra la decisión del tribunal penal que lo juzga de rechazar recomendaciones internacionales de dejarlo en libertad.

La Corte de Apelaciones de Caracas dijo en una nota de prensa de cuatro párrafos y con fecha de hoy que la decisión apelada «se encuentra debidamente motivada» en las normas judiciales del país.

La Constitución venezolana no obliga el cumplimiento obligatorio de decisiones internacionales, «menos aún cuando el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas lo que emitió fue una recomendación» de poner en libertad a López, dice el fallo.

Por ello, la sentencia de la Corte de Apelaciones mantiene «la medida privativa de libertad» dictada contra López y que siga recluido en el Centro Nacional de Procesados Militares (Cenapromil), conocido como el penal de Ramo Verde próximo a Caracas, desde donde es trasladado regularmente al Tribunal que lo juzga.

La Fiscalía venezolana acusa a López, quien se entregó a la policía el 18 de febrero de 2014, de asociación para delinquir e instigación a la violencia con uso de bombas incendiarias lanzadas seis días antes contra oficinas públicas en el centro de Caracas, en unos hechos violentos que dejaron tres muertos.

Por los mismos delitos fue condenado el pasado 5 de marzo a ocho años de prisión Raúl Emilio Baduel, hijo del exministro de Defensa general Isaías Baduel, quien formó parte del Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y que desde 2009 cumple una sentencia, también en Ramo Verde, por robo de dinero público.

Protestas

Los acontecimientos del 12 de febrero de 2014 marcaron el comienzo de una serie de protestas antigubernamentales en varias ciudades, cuyas calles fueron bloqueadas con barricadas y derivaron en hechos de violencia que se extendieron por cerca de cuatro meses y dejaron un saldo de 43 muertos y cientos de heridos y detenidos.

Desde entonces, según la Fiscalía venezolana, aún permanecen en prisión más de 40 personas relacionadas con las manifestaciones a la espera de sentencias judiciales definitivas.

La oposición venezolana estima que López es un preso político y su cónyuge, Lilian Tintori, ha afirmado que tras un año en prisión su marido «continúa fuerte y firme».

La esposa del fundador y máximo dirigente del partido Voluntad Popular ha insistido en que este no aceptará salir de prisión para ir al exilio, posibilidad que a inicios de año barajó el presidente, Nicolás Maduro, cuando dijo estar dispuesto a canjearlo por un independentista puertorriqueño encarcelado en Estados Unidos.

Tintori ha denunciado que López es mantenido intermitentemente en «una celda de castigo», que por ello acumula alrededor de «cinco meses sin ver la luz del sol» y que teme por la vida del opositor porque en los últimos meses ha recibido otros «tratos inhumanos y torturas» todo lo cual es negado por las autoridades. (I)

Alcalde caraqueño esperará juicio junto a líder de Voluntad Popular

El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, fue imputado el viernes por conspiración y asociación para delinquir al final de un día de muestras de solidaridad de simpatizantes y gobiernos extranjeros. Y estará recluido en el penal militar de Ramo Verde, donde se encuentra el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López.

La Fiscalía tiene 45 días para presentar sus actos conclusivos ante el juez que decidirá si las pruebas son suficientes para llevar a juicio a Ledezma y sancionarlo con entre 8 y 16 años de cárcel por conspiración y de 6 a 10 años por asociación para delinquir.

La Fiscalía apuntó que Ledezma también fue detenido por su supuesta vinculación con unos estudiantes venezolanos apresados tras su expulsión de Colombia en septiembre pasado y acusados de conspiración para la rebelión poco después. El alcalde admitió conocer a los chicos, pero afirmó que eso no significaba “formar parte de una red de terroristas” apoyados por Uribe, como le acusaba el entonces ministro del Interior, Miguel Rodríguez.

La esposa de Ledezma, Mitzy Capriles, comentó al finalizar la audiencia de presentación que vio a su marido “tremendamente esperanzado” con, dijo, “esta nueva Venezuela que está abriendo los ojos frente a esta injusticia”. (I)