Nieto de Estela de Carlotto dice que la verdad fue un bálsamo de tranquilidad

El argentino Ignacio Guido Montoya Carlotto, nieto de la líder de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, dijo este miércoles que descubrir quienes fueron sus padres biológicos fue un «bálsamo de tranquilidad», aunque su identidad real se había manifestado antes de saberlo por sus dotes musicales.

«Se le agregaron algunos datos que no estaban, había agujeros en mi expediente, estaba flojo de papeles y ahora tengo todos los datos que necesito», señaló el músico y compositor argentino, que el 21 de febrero encabezará el concierto «Por la Memoria» en Montevideo.

Así, se convertirá en el protagonista de la función que inaugurará la temporada 2015 de la Orquesta Sinfónica del Sodre de Uruguay, donde interpretará un vals que compuso nada más descubrir que era el nieto que De Carlotto llevaba buscando durante 36 años.

«Los niños que soñaban en colores» se titula el tema que el nieto restituido número 114 por las Abuelas de Plaza de Mayo compuso al confirmar algo que sospechaba hace tiempo: que el matrimonio con quien había crecido no eran realmente sus padres biológicos.

Al respecto, confesó haber tenido siempre una intuición, «algo que te lo viene diciendo de antes» y que, a partir de eso, «se cierran cabos «cuando la noticia se concreta».

En su caso, fue la dedicación por la música de sus antepasados biológicos lo que enseguida pudo relacionar como parte de su identidad enterrada.

«Casi todos tocaron un instrumento, mi abuelo era saxofonista y tocaba la batería», aseguró el músico argentino, quien dijo que en sus genes «hay una gran historia musical», que explica, «de alguna forma», su afición por la música y porque tomo «ese camino» como profesión.

Por tanto, Montoya sostuvo que «la identidad como tal» en la música «había llegado un poco antes» que «la identidad en el documento» y que eso le dio «un lugar de donde agarrarse», en una situación, que «no fue nada fácil».

En este sentido, comentó afablemente que «la sangre no es agua» a la multitud de periodistas que le preguntaban incesantemente por el cambio experimentado en su vida después de que el pasado agosto se presentara a los medios como el buscado nieto de la líder de las Abuelas de la Plaza de Mayo.

«Han sido unos meses bastante movidos en cuanto que la noticia fue dada de una forma intempestiva para mí», confesó Montoya.

Preguntado por la relación actual con sus padres adoptivos, Montoya, que aún vive cerca de ellos, aseguró que les guarda un gran y profundo agradecimiento por cómo le criaron y por las herramientas que le dieron «para poder vivir y llegar de alguna manera a resolver esta historia».

«Ignacio es un destacado músico y compositor argentino», destacó el director artístico del Auditorio Nacional del Sodre, Ariel Cazes, quien decidió llevar el concierto «Por la Memoria», que primero se interpretó en Paraná (Argentina), al Sodre, para iniciar la temporada 2015 con un recital que «reúne la música sinfónica con la fusión».

Además, coincidió con Eneida de León, presidenta de la institución cultural uruguaya, en subrayar «la alegría que generó la reaparición de Ignacio también en esta margen del río del Plata».

El sábado entre las butacas del Sodre es muy probable que se encuentre Estela de Carlotto, quien no se suele perder un concierto de su nieto desde que descubriera su faceta musical, confirmó Montoya.

Respecto al compromiso con la búsqueda de los desaparecidos de las dictaduras de las décadas 70 y 80 en Suramérica, Montoya declaró que «la causa abraza a cada nieto que se recupera», y que por tanto, «tiene una especie de obligación moral», que él asume personalmente con la difusión de la lucha a través de la música. (I)