Max Cavalera: ‘Tal vez haga otro disco desafinado como ‘Morbid Visions»

El ex vocalista de Sepultura contó la verdadera razón por la que renunció a la banda en 1997. Llegará a Lima con Cavalera Conspiracy el 2 de junio.

La FAA cuestionó la salud mental del piloto de Germanwings Andreas Lubitz

Aunque hace cinco años puso en entredicho su aptitud mental, le expidió la licencia estadounidense de piloto.

El Bayern aumenta su ventaja hacia título

El líder Bayern Múnich venció ayer en casa del Hoffenheim, séptimo, por 2-0 y sigue su camino directo al título de la Bundesliga tras la disputa de la 29ª jornada de la liga alemana.
El conjunto del español Pep Guardiola, inmerso en una crisis institucional tras la salida esta semana del histórico médico del club Hans-Wilhem Müller-Wohlfahrt, tuvo de nuevo otra lesión, esta vez del lateral izquierdo Juan Bernat.
Con muchas bajas el equipo bávaro abrió la cuenta con el gol de Sebastian Rode (30m). Luego el defensa del Hoffenheim Andreas Beck anotó en propia meta (90+4m).

Federer y Wawrinka, eliminados de Montecarlo

El exnúmero uno del mundo Roger Federer cayó por 6-4 y 7-6 (7-5) ante el favorito local Gael Monfils en la tercera ronda de Montecarlo, en una jornada pésima para los tenistas suizos ya que Stanislas Wawrinka también se despidió del torneo este jueves.
En contraste, el serbio Novak Djokovic y el español Rafael Nadal avanzaron a cuartos de final con triunfos sobre el austriaco Andreas Haider-Maurer y el estadounidense John Isner, respectivamente.

Médicos de aviación alemanes piden más y mejores controles a pilotos

Tras el accidente de Germanwings, los encargados de revisar a los pilotos pidieron aumentar los controles.

Air India suspende a dos pilotos por pelearse antes de despegar

La compañía estatal Air India apartó a dos de sus pilotos de sus funciones después de que discutieran justo antes de despegar, según informaron este lunes varios medios locales.

El copiloto supuestamente atacó al capitán dentro de la cabina cuando estaban preparando el despegue desde la turística ciudad india de Jaipur hacia Nueva Delhi el domingo por la noche, según el periódico Hindustan Times.

El copiloto estaban molesto porque su superior le había pedido escribir informaciones críticas para el vuelo, como el número de pasajeros a bordo, el peso en el momento del despegue y el consumo de combustible, informó el Times of India.

«El copiloto se ofendió por esto y supuestamente golpeó al capitán», recogió el periódico, citando a fuentes anónimas.

«Por el interés de la compañía, el comandante decidió seguir adelante con el vuelo y volar a Delhi», agregó el diario.

La aerolínea negó que hubiera habido ningún tipo de violencia física y aseguró que sólo se registraron incidentes verbales, según la agencia Press Trust of India.

«Sólo hubo una discusión acalorada entre el comandante y el copiloto sobre algún asunto. Ya hemos suspendido a los dos pilotos y serán investigados», dijo una portavoz de Air India a la agencia de noticias.

Problemas técnicos

La aerolínea no pudo ser contactada de momento.

Air India, que no ha hecho públicos sus resultados anuales desde 2007, se ha visto afectada por una serie de problemas técnicos y otros problemas embarazosos, incluyendo el retraso del personal aéreo en los vuelos.

Muchas aerolíneas han aprobado una norma para que haya siempre dos personas en la cabina del piloto después de la catástrofe del avión de Germanwings el mes pasado.

El análisis de la segunda caja negra del avión confirmó que el copiloto, Andreas Lubitz, se encerró en la cabina de pilotaje y estrelló deliberadamente el avión, acabando con la vida de las 150 personas que iban a bordo. (I)

El desconcertante perfil de Andreas Lubitz que ha quedado al descubierto

Era reconocido como una de las 150 víctimas del desastre. Dos días después era ya el principal sospechoso.

Francia concluye búsqueda de cuerpos del accidente de Germanwings

Los investigadores franceses han terminado la búsqueda de cadáveres en los Alpes, donde un avión de pasajeros de Germanwings se estrelló el mes pasado provocando la muerte de sus 150 pasajeros, dijeron el sábado las autoridades locales.

Los fiscales creen que el copiloto alemán Andreas Lubitz dirigió deliberadamente el Airbus A320 hacia las montañas durante un vuelo de Barcelona a Düsseldorf, pulverizando el avión y haciendo extremadamente difícil la tarea de recuperar los cuerpos de las víctimas.

«La búsqueda de cadáveres ha terminado, pero la búsqueda de sus pertenencias personales continúa», dijo a Reuters un portavoz del gobierno local de la región de Alpes-de-Haute-Provence.

«Lufthansa también ha contratado a una empresa especialista para retirar los restos del avión, bajo la autoridad de la fiscalía francesa y un experto a cargo de la supervisión medioambiental de las operaciones», dijo.

Lufthansa es la compañía matriz de la aerolínea de bajo costo Germanwings.

La identificación de las víctimas continuará mediante el análisis de las 150 muestras de ADN encontradas en el lugar, lo que podría llevar varias semanas.

El fiscal que dirige la investigación ha advertido de que el número de muestras recuperadas de la zona no indica necesariamente que se haya localizado a todas las víctimas.

Las familias serán informadas tan pronto como se vincule cualquier muestra de ADN a una de las víctimas.

Los trabajos para retirar los escombros y limpiar el lugar empezarán la próxima semana y podrían durar en torno a dos meses, dijo el general David Galtier, el oficial de policía a cargo de la operación.

Las grabaciones de la cabina, recogidas en la primera caja negra del avión que apareció horas después del siniestro, llevaron a los fiscales a pensar que Lubitz dejó al capitán fuera de la cabina y bloqueó la puerta, e hizo descender el avión.

Esta versión de los hechos pareció confirmarse por los datos extraídos de la segunda caja negra, que fue recuperada esta semana.

Una investigación independiente alemana ha apuntado a los problemas de salud mental del copiloto de 27 años.

Los fiscales alemanes dijeron el jueves que Lubitz había buscado en internet formas de suicidarse los días previos al suceso, así como información sobre las puertas de la cabina y las precauciones de seguridad.

De acuerdo con lo publicado por el semanario Der Spiegel, los fiscales ordenaron el registro de las oficinas de cinco médicos a quienes Lubitz había acudido en busca de ayuda.

Lufthansa dijo que el copiloto comunicó a su escuela de vuelo en 2009 que había atravesado un periodo de depresión severa.(I)

Francia da por concluida la búsqueda de cuerpos del accidente de Germanwings

“La búsqueda de cadáveres ha terminado, pero la búsqueda de sus pertenencias continúa”, dijo un vocero.

Segunda caja negra confirma acción deliberada del copiloto de Germanwings

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA) de Francia reveló este viernes que un primer análisis de la segunda caja negra apunta a una acción deliberada del copiloto del avión A320 de Germanwings siniestrado en los Alpes franceses.

El examen provisional de esa segunda caja, que registra los parámetros técnicos del vuelo, señala que recurrió al piloto automático para iniciar el descenso y que lo modificó posteriormente para incrementar la velocidad.

«Una primera lectura revela que el piloto presente en la cabina utilizó el piloto automático para que el avión descendiera hacia una altitud de 100 pies (unos 30 metros) y que, varias veces a lo largo del descenso, modificó el reglaje para aumentar la velocidad del avión», indicó el BEA en su comunicado.

La segunda caja negra del A320 fue hallada ayer en el lugar del impacto y trasladada por la noche a la sede en París del BEA, encargada también de examinar la primera, que registró las conversaciones en cabina.

El organismo informó de que el examen de esta caja se inició desde su llegada al centro, y avanzó que los expertos prosiguen su análisis para establecer el «desarrollo de facto» de ese vuelo entre Barcelona y Düsseldorf, que se estrelló el 24 de marzo con 150 personas a bordo.

Este segundo dispositivo, que técnicamente se denomina Flight Data Recorder (FDR), registra los parámetros técnicos durante las últimas 25 horas de trayecto, tales como la velocidad, la altitud y el modo de pilotaje.

La caja, ennegrecida por el fuego, fue encontrada por una integrante del Pelotón de Alta montaña de la Gendarmería Nacional en una zona ya explorada con anterioridad, y estaba, según la Fiscalía de Marsella, «totalmente enterrada», lo que hasta ahora había dificultado su hallazgo.

Para el fiscal Brice Robin, encargado del caso, aporta un complemento «indispensable» para esclarecer los hechos y completar la información contenida en la primera caja, en la que ya se había perfilado una acción voluntaria del copiloto, el alemán Andreas Lubitz, de 27 años de edad. (I)

Alemania cree que el copiloto del avión buscó información sobre cómo suicidarse

El dispositivo aportará información técnica sobre el vuelo, como la velocidad, la trayectoria o la posición de la nave

Cómo Paris Match y Bild obtuvieron con el video del avión antes que las autoridades

La fiscalía francesa exige la grabación mientras que los medios sostienen que no la tienen en su posesión

Recuperan todos los cuerpos de las víctimas del avión siniestrado en los Alpes

Autoridades señalaron que las tareas de rescate se centrarán ahora en recuperar los efectos personales de los pasajeros.

En Londres advierten similitud entre episodio de Relatos salvajes y accidente de Germanwings

Diversos cines de Londres han emitido una advertencia para los espectadores ante las «turbadoras» similitudes entre una de las historias que narra el filme «Relatos salvajes» y el accidente de avión en los Alpes franceses de la semana pasada, explicó este martes una portavoz del British Film Institute (BFI).

En una de las seis historias que narra la cinta, dirigida por el argentino Damián Szifron, un hombre se encierra en la cabina de un avión, en una situación similar a la que se sospecha que provocó el copiloto de la aerolínea alemana Germanwings Andreas Lubitz.

En el accidente murieron las 150 personas que iban a bordo del vuelo 9525 entre Barcelona y Düsseldorf.

Ante la polémica desatada en el Reino Unido por esa semejanza, las salas del BFI recalcan a los espectadores antes de comprar las entradas de que la cinta, cuyo título en inglés es Wild Tales, es «una obra de ficción».

«Cualquier similitud con eventos reales es involuntaria y una desafortunada coincidencia», subraya la nota de los cines.

La cadena Curzon también ha publicado una advertencia explícita en su página web: «Después del accidente aéreo de Germanwings el 24 de marzo, por favor tengan en cuenta que Relatos Salvajes contiene secuencias que algunos espectadores podrían encontrar turbadoras».

Una portavoz del British Film Institute subrayó que las similitudes entre la película, nominada en la pasada edición de los óscar como filme en lengua extranjera y a la Palma de Oro en Cannes, son «obviamente una terrible coincidencia».

Según el BFI, los cines de Londres han registrado una amplia afluencia de público para ver le película desde que se estrenó el pasado viernes.

«Tuvo muy buenas críticas en la prensa británica la semana pasada, muchos le han puesto cinco estrellas. Es difícil saber cuáles son las motivaciones del público para ir al cine», afirmó la portavoz del BFI. (E)

México anuncia nuevas disposiciones para reforzar su seguridad aérea

Obligará a las aerolíneas a tener dos tripulantes autorizados en la cabina del avión de manera permanente.

Indemnización por víctimas de accidente de Germanwings podría llegar a $ 30 millones

El terrible costo humano del desastre del vuelo de Germanwings es fácil de contar: 150 personas muertas. Pero el efecto en los familiares de las víctimas es difícil de comprender para aquellos que no perdieron a sus seres queridos en ese avión.

Además, están apareciendo noticias que apuntan a que Andreas Lubitz, el copiloto del vuelo sospechoso de haber causado la tragedia, escondió información sobre su estado médico y puede haber estado sufriendo problemas de salud mental.

Pero, ¿está la aerolínea legalmente obligada a compensar a las familias de las víctimas? y ¿puede cualquier problema mental experimentado por el copiloto hacer una diferencia en la cantidad de dinero que la gente podría recibir?

La respuesta a ambas preguntas parece ser un sí, de acuerdo a los abogados especializados en temas aeronáuticos.

Bajo las reglas de la aviación referentes a la muerte de pasajeros, existe una cantidad definida de dinero que la aerolínea debe pagar, si la familia logra probar que ha sufrido un daño económico, de acuerdo a Jim Morris, socio de la firma Irwin Mitchell.

Morris, quien se especializa en representar a las víctimas y sus familias, dijo que hay un conjunto de normas –la convención de Montreal- donde está muy clara la cantidad de dinero en compensación que los familiares podrían reclamar.

Cifras sin discusión 

Para empezar, la aerolínea debe pagar 113.000 «Derechos especiales de giro» –una forma de dinero internacional- que es el equivalente a $ 156.000 por pasajero – sin mayor discusión si la familia lograr probar al menos esa cantidad de daño económico.

En el aeropuerto de Duesseldorf (Alemania) se recuerda a las víctimas del accidente de Germanwings. Foto: AFP

Por ejemplo, si la pérdida de ingresos durante toda la vida de la víctima puede ser al menos de US$156.000, entonces la aerolínea debe pagar de inmediato, sin acudir a un abogado.

En el caso de una muerte, la aerolínea debía pagar de manera inmediata 16.000 «Derechos especiales de giro», que son unos US$22.000, a las familias de las víctimas.

Asumiendo que las víctimas reclamaran el total de los $ 156.000, Germanwings y su casa matriz, Lufthansa, estarían afrontando un desembolso cercano a los $ 30 millones.

Pero Lufthansa, y en última medida sus aseguradores –incluido al gigante Allianz- probablemente enfrentarán una cuenta mayor que esa, señaló Morris.

¿Fue por negligencia de la aerolínea?

Si la familia puede probar que ha sufrido una pérdida económica mayor que los 113.000 «Derechos especiales de giro», entonces la aerolínea debe probar que no fue negligente o pagar la suma demandada.

Se realizan ofrendas florales en diferentes lugares del mundo. Foto: AFP

Ahora, Germanwings podría tener dificultades para probar que su copiloto, Andreas Lubitz, no fue negligente, explicó Morris.

«Su deber era asegurar que su tripulación estaba en condiciones de volar un avión», dijo. Y ese criterio incluye la salud mental.

«En este hecho su empleado condujo el avión hacia una montaña. Desde la perspectiva de la aerolínea, yo me sorprendería si ellos niegan sus responsabilidades. Todo lo que tienen que hacer las familias es probar el valor de su pérdida», anotó Morris.

El valor de las pérdidas económicas «sería significativo», añadió. Y aclaró que el costo total en el pago de compensaciones para los aseguradores podría ser mayor a los US$150 millones.

De acuerdo a James Healy Pratt, un abogado especializado en temas de aviación en Stewarts Law, la compensación puede llegar a cientos de millones de dólares.

Cada país tiene sus reglas

Pero es muy difícil poner un número global a la compensación que deberá pagar la compañía, según lo explica el profesor alemán Elmar Giemulla, también experto en temas de reclamos.

Especialistas trabajan para identificar a las víctimas. Hasta el momento se han logrado aislar 78 ADN diferentes. Foto: AFP

Para Giemulla, la jurisdicción donde las familias ubiquen el reclamo podría alterar de manera radical la cifra de la compensación.

Distintas jurisdicciones tienen distintas opciones para las víctimas. Por ejemplo, en Reino Unido y Alemania, los daños por dolor y sufrimiento –llamados daños morales- no son una opción.

«Si perdiste a tu hijo o a tu compañero, estás destrozado. Pero en Alemania no hay una obligación legal para el daño moral. Me parece algo brutal», le dijo Giemulla a la BBC.

Explicó además que en estas jurisdicciones, solo cuenta la pérdida financiera, así que las familias con niños que murieron en el accidente podrían recibir mucho menos dinero. 

«En teoría, no hay compensación alguna por un bebé», añadió.

Indemnización por el dolor causado

Sin embargo, en Estados Unidos, las familias de las víctimas tienen la opción de reclamar por el dolor causado y tal vez puedan recibir una compensación mayor.

Familiares de las víctimas visitan un memorial en Le Vernet, en el sureste de Francia.
Foto: AFP

«En Estados Unidos el pago intenta compensar además la pérdida de la compañía y también la vida que pudiste tener con ese bebé», señaló.

En el vuelo de Germanwings iban 72 alemanes, 51 españoles y ciudadanos de Colombia, México, Argentina, Venezuela, Reino Unido, Estados Unidos, Holanda, Japón, Dinamarca e Israel.

Pero tal vez el interés de Lufthansa no sea el de impugnar esos reclamos o intentar reducirlos, dijo Giemulla.

«Lufthansa debería pagar más allá de sus obligaciones legales. Ellos no tienen interés en dañar su reputación», aclaró.

El adelanto

Muchas de las firmas legales que representan aerolíneas en Reino Unido se negaron a hablar con la BBC sobre temas de responsabilidad en caso de accidente.

Pero Lufthansa aseguró a finales de esta semana que pagaría al menos $ 54.000 por víctima, y que los futuros reclamos no estarían afectados por este pago.

«En respaldo de Germanwings, Lufthansa cubrirá los gastos ocasionados por este trágico accidente haciendo un adelanto de hasta $ 54.000 por pasajero», le dijo a la BBC un vocero de Germanwings.

Y el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, indicó que la aerolínea tiene los medios y la intención de tratar a las familias de la manera más justa.

«Podremos responder por las obligaciones financieras. Nuestra prioridad es ayudar a las familias todo lo que podamos», explicó Spohr. (I)

‘Con una depresión no pasa esto. Tiene que haber algo más’, dicen de Lubitz especialistas

Especialistas afirman que Andreas Lubitz debió sufrir un trastorno severo que va más allá de la depresión.

Copiloto de Germanwings quería que "todo el mundo" conozca su nombre

El copiloto sospechoso de haber estrellado deliberadamente un avión de Germanwings en los Alpes franceses había dicho que un día «haría algo que cambiaría todo el sistema» y que «todo el mundo conocería (su) nombre», según su ex novia.

En una entrevista al diario alemán Bild publicada este sábado, Maria W., una azafata de 26 años presentada como la exnovia de Andreas Lubitz, dice que cuando oyó hablar de la tragedia, le vino a la memoria una frase del piloto: «un día voy a hacer algo que va a cambiar todo el sistema, y todo el mundo conocerá mi nombre y lo recordará».

Si Andreas Lubitz «ha hecho esto», «es porque comprendió que debido a sus problemas de salud, su gran sueño de trabajar en Lufthansa, como comandante y como piloto de largo radio, era prácticamente imposible», añade en la entrevista.

Germanwings, la compañía alemana propietaria del Airbus 320 que se estrelló, es una filial de bajo costo de Lufthansa.

La joven explica que la relación con Andreas Lubitz acabó «porque cada vez era más evidente que tenía un problema. Durante las discusiones se irritaba y me gritaba (…) Por la noche, se despertaba y gritaba ‘¡nos caemos!'».

«Siempre hablamos mucho de trabajo, y ahí se transformaba, se enfadaba por las condiciones de trabajo. Poco dinero, miedo por el contrato (de trabajo), demasiada presión», asegura.

«Era capaz de esconder a los demás lo que realmente le ocurría», dice la joven, que asegura que «no hablaba mucho de su enfermedad, sólo que tenía un tratamiento psiquiátrico a causa de ello».

La fiscalía de Düsseldorf, en el oeste de Alemania, anunció el viernes que Andreas Lubitz había ocultado que estaba de baja médica el día de la tragedia. La hipótesis privilegiada es que padecía problemas psiquiátricos.

No obstante, no se ha encontrado ninguna carta de adiós que desvele la intención del piloto de estrellar el pasado martes el avión que cubría la ruta Barcelona-Düsseldorf, una catástrofe que se cobró la vida de los 150 ocupantes del aparato.

La prensa alemana había revelado el viernes que Andreas Lubitz sufrió una grave depresión hace seis años, durante su formación como piloto.

Desde entonces, el joven de 27 años había tenido un seguimiento «médico especial y regular».

Las autoridades alemanas anunciaron que el viernes 17 de abril la imponente catedral de Colonia (oeste) acogerá una ceremonia nacional en memoria de las 150 víctimas del drama. Estará presente la canciller Angela Merkel, y los dirigentes de los países afectados han sido invitados también.

Se reanudan las búsquedas

Mientras tanto, en el sureste de Francia se reanudaron las tareas de búsqueda en Seyne-les-Alpes, a diez kilómetros del lugar en que cayó el avión. Según la gendarmería, en la zona están trabajando por turnos unas 60 personas.

A unos 40 km al sur, en Digne-les-Bains, se celebró una misa por las víctimas, entre las que hay 75 alemanes y 51 españoles.

Como parte del dispositivo desplegado para acoger a las familias se han dispuesto además 1.300 alojamientos y hasta 40 intérpretes en ocho lenguas, según las autoridades locales.

Germanwings ha anunciado una primera ayuda a los familiares de las víctimas, de «hasta 50.000 euros por pasajero», para afrontar los gastos inmediatos. Dicha ayuda es independiente de las indemnizaciones que deberán pagarse.

Las circunstancias del accidente han llevado desde el jueves a varias compañías a decretar la presencia permanente de dos personas en el cockpit de sus aviones, lo cual ya es obligatorio para las aerolíneas estadounidenses.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) preconizó el viernes la adopción de esa norma, para evitar que un gesto suicida acabe con un aparato y sus ocupantes.