¡Nadie se dio cuenta: el mismo ladrón era el que hablaba con la prensa!

Su ‘astucia’ y descaro es motivo de comentarios. Un delincuente de 28 años, identificado como Daniel C., robó en la tienda de ‘Mi ropa es tu ropa’, luego salió por atrás de un condominio y, como si nada, hablaba con la prensa sobre cómo la delincuencia estaba afectando a ese sector de Rosario, Argentina.

Según el portal El Clarín, este hecho parecía ser sacado de una serie de comedia, después de que el mismo ladrón se hizo pasar frente a los medios de comunicación como ‘inquilino’ del condominio donde el asaltante supuestamente se hallaba escondido.

Daniel aprovechó el momento en que una cliente ingresó a la tienda para poder entrar a robar. Con una pistola de juguete, el sujeto amenazó a los que se encontraban adentro y les arrebató las pertenencias. Una de las víctimas que alcanzó a huir alertó a la policía sobre el robo, pero al llegar los agentes Daniel se escapó por la puerta de atrás.

El ladrón se escondió de la policía en el edificio que se encontraba en la parte trasera del lugar del robo y, para poderse escapar de los agentes de seguridad, tomó a una anciana a la fuerza y la obligó a hacerse pasar por su abuela.

“No sabemos nada. Estábamos comiendo. Nos acostamos a dormir una siesta. Vi todo el lío, pero no nos acercamos ni nada. Golpeó la policía (en la puerta del departamento) y le dijimos que estábamos ocupados porque ella estaba durmiendo”, dijo muy ‘caretuco’ Daniel a los medios de comunicación que estaban esperando por la captura del asaltante.

Mientras que él agarraba de la mano a la anciana, la prensa continuaba llenándolo de preguntas, ya que notaban una actitud muy extraña de su parte. “Abrimos la puerta, pero estábamos bien. No nos asustamos porque ni siquiera sabíamos lo que había pasado. Nadie nos explicó nada. Vimos a la policía, golpeó y recién salimos. Vimos mucha requisa en el edificio, que andaban por todos lados”, comentaba a los periodistas.

Los reporteros, al percatarse de las contradicciones en su testimonio, le preguntaron cuántos pisos tiene el edificio y él no supo responder. “Esta zona es jodida”, opinó el delincuente para darle fin a la entrevista.

La supuesta “abuelita” se despidió de Daniel, y él logra mezclarse con los transeúntes para escapar. La prensa, al darse cuenta de lo sucedido, le preguntó a la señora si estaba bien y si verdaderamente era familiar del individuo, y ella contestó: “Estoy bien. No me amenazó (…) no, no soy su abuela y parecía un buen chico”, señaló la señora un poco aturdida por lo sucedido.

Poco después, la policía de Rosario, gracias al aporte de los medios de comunicación, logró meter tras las rejas a Daniel. Después de ser capturado, le decomisaron una pistola de juguete, dos celulares, dos anteojos y dinero en efectivo.

wor...