Show sirvió para recordar el 30-S y para cerrar cita de ‘progresistas’

Con un show musical y de pirotecnia, el gobierno de Rafael Correa recordó ayer el cuarto aniversario del 30 de septiembre del 2010, cuando se produjo una revuelta policial.

“San Pedro es de la 35: [email protected] a repletar la Plaza de San Francisco a las 18h00. 30S: Nunca más! Somos más, muchísimos más!”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter tres horas antes del espectáculo organizado por su movimiento Alianza PAIS en la plaza de San Francisco “para celebrar juntos el triunfo de la democracia”.

Correa tuiteó que ese día por “primera vez en la historia todo un pueblo salió a defender a su gobierno, y le dijo a los golpistas: no pasarán”.

Asimismo cuestionó a quienes preguntan “quién ordenó disparar” el 30-S. Y recordó a algunos de los fallecidos en el incidente: los policías Froilán Jiménez, Edwin Calderón; el soldado Darwin Panchi y el estudiante Juan Pablo Bolaños.

También en Guayaquil, durante la mañana y la tarde, hubo concentraciones de grupos afines al oficialismo.

Los militantes de AP empezaron a llegar a la plaza de San Francisco, donde se instaló una tarima, a las 16:00. Llevaban carteles y camisetas verdes.

Este acto sirvió, además, para cerrar el Encuentro Latinoamericano Progresista en el que se analizaron estrategias para enfrentar a la denominada ‘restauración conservadora’.

En el último día de reuniones, en la Casa de la Cultura, hubo mesas de trabajo para debatir sobre el neogolpismo.

El principal orador de ese tema fue Manuel Zelaya, expresidente de Honduras, quien relató cómo ocurrió su derrocamiento en el 2009.

Con sus anécdotas como mandatario, Zelaya arrancó risas a los asistentes. Y concluyó que los regímenes progresistas de América Latina necesitan fortalecer a las organizaciones sociales para contrarrestar al imperialismo propagado desde Estados Unidos y que es el que impulsa los golpes de Estado.

“Se requiere la unidad de las organizaciones, la unidad de los partidos políticos sin ver diferencias entre grandes y chicos ”, advirtió el hondureño.

A ellos les recordó que “los derechos humanos es un concepto manipulado, pero necesario para nosotros. Para la gente que está en la izquierda la defensa de los derechos humanos, sociales, la oposición a la carrera militar, aunque yo sé que muchos gobiernos ocupan a los militares para defenderse de posibles agresiones, pero la posición de la izquierda debe ser antimilitarista, nosotros defendemos la lógica de la propia existencia pacífica, no podemos ser anticoherentes”.

Otro expositor fue Francisco Delgado, diplomático cubano, quien habló sobre la “guerra no convencional” que impulsa EE.UU. y que para generar golpes de Estado en Latinoamérica usa estrategias como las manifestaciones o “guarimbas”.

Delgado aconsejó a los gobiernos autodenominados progresistas hacer actividades de inteligencia y contrainteligencia para contrarrestar las fuerzas desestabilizadoras.

Al final, los delegados de las agrupaciones redactaron la ‘Declaración hacia la Segunda Emancipación’, que preveían entregar a Correa en el espectáculo por el 30-S.

Si queremos estados pacíficos, que luchen por la igualdad y por la defensa de los derechos humanos, debemos creer en la democracia y defensa de las instituciones ”.

Manuel Zelaya, Honduras

Contrarrestar la acción de los grandes medios, los alternativos y al empleo de la red, es ahí donde se genera la subversión. Es ahí donde está la batalla y donde hay que ganar la batalla”

Francisco Delgado, Cuba