Cierre de vías y barricadas en medio de huelga general en Chile

En esta capital, según reportes de medios televisivos, ocurrieron interrupciones del tránsito en al menos 12 puntos, sobre todo en las autopistas de acceso a la urbe, muchos de ellos protagonizados por organizaciones vecinales que de forma pacífica y coreando consignas llaman a la huelga general y reclaman medidas de corte social.

Uno de los tranques más significativos ocurrió en la Autopista del Sol, que recorre las regiones de Valparaíso y Metropolitana y ea esta capital con el importante puerto de San Antonio.

En ella manifestantes levantaron barricadas en varios puntos, con la consiguiente aglomeración de vehículos en las vías.

Asimismo, desde la ciudad de Valparaíso se informó que el Metro amaneció cerrado por sus trabajadores se sumaron al paro nacional.

En los últimos días se han ido sumando más organizaciones a la paralización de actividades, que se prevé será muy amplia, porque en ella participan desde grandes sindicatos de portuarios, mineros, transportes y otros sectores productivos, hasta organizaciones sociales y barriales de numerosos municipios del país.

El comité organizador de la huelga anuncio que las acciones de protesta tendrán su máxima expresión a partir de las 11.00 hora local en las principales plazas de todas las ciudades.

En esta capital el centro será la Plaza Baquedano, denominada ya por muchos como Plaza de la Dignidad, epicentro de enormes manifestaciones desde el 18 de octubre último.

Asimismo la convocatoria al paro exhortó a la población a no acudir a los centros de trabajo o llegar tarde, abstenerse de mandar a los niños a clases, no realizar compras ni tampoco trámites en las actividades bancarias.

La huelga, que forma parte del vasto movimiento de protestas iniciado el 18 de octubre último tiene entre sus objetivos presionar al gobierno a escuchar las demandas de la población y responder con medidas efectivas a sus necesidades.

Asimismo los participantes en el paro reclaman una Asamblea Constituyente que abra el camino a una nueva Constitución para Chile que tenga en cuenta los criterios de todos los chilenos y no sea redactada a espalda de sus aspiraciones como ocurrió con la actual.

Aumentos del salario mínimo y de las pensiones, mejoras en la educación y la salud públicas, y abaratamiento de los servicios básicos, como transporte y agua, forman parte de las muchas demandas del movimiento social.