Para defensa de procesados por pérdida de municiones, versión de ministro Oswaldo Jarrín no aportó a investigación

Quito –

Poco más de una hora le tomó rendir versión esta mañana en la Fiscalía General al ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, dentro de la instrucción fiscal que se cierra mañana viernes por el presunto delito de delincuencia organizada, relacionada a un supuesto tráfico de armas y municiones del Ejército ecuatoriano.

El funcionario no dio declaraciones a la prensa, debido a que su ingreso y salida lo hizo en auto por la entrada trasera de la Fiscalía, ubicada en el norte de Quito.

Pese a ello, uno de los abogados que estuvo en la versión, Erick Huilca, defensa del militar procesado Martín Arroyo Vilela, señaló que lo dicho por Jarrín fue de mucha importancia para ellos y su teoría del caso. Según él, la declaración del ministro deja ver un sin número de contradicciones que han habido en el proceso.

Según Huilca, el ministro Jarrín, a diferencia de declaraciones anteriores a la prensa, en las que indicó que se habría detectado infiltraciones de grupos irregulares, en esta ocasión ante la Fiscalía habría dicho que no existe indicio alguno que revele una infiltración de grupos irregulares en el Ejército.

Jarrín, según Huilca, también habría señalado que no hay ninguna información respecto a la pérdida o desaparición de munición y armamento del Ejército ecuatoriano.

“El aporte del ministro (Oswaldo Jarrín) ha sido favorable para la defensa (del procesado Martín Arroyo Vilela), por cuanto la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas ha referido que no existe ningún tipo de pérdida ni de munición ni de armamento. Entonces, no se podría demostrar los elementos del tipo penal que se investiga”, dijo el abogado.

Por su parte, Andrés Molina, abogado de un civil y un militar procesados, coincidió con Huilca en que la versión de Jarrín no fue de mayor aporte a la investigación que lleva la Fiscalía. Molina reiteró en que el ministro se contradijo en esta versión, respecto a declaraciones públicas que hizo anteriormente, y se habría limitado a decir que no sabía nada de faltante alguno de armas o municiones.

La instrucción fiscal contra los 19 procesados en esta caso se cierra mañana con la constatación de armamento en el Fuerte Militar Huancavilca, en la provincia del Guayas.

Para Huilca, hubiese sido oportuno que la comparecencia del ministro se haga antes del cierre de la instrucción fiscal. “Con la información dada por el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, se habría podido desarrollar una investigación más objetiva. Es tardía e inoficiosa la intervención del ministro”, apuntó. (I)