Laura Marling: “Short Movie”, su nuevo disco y la vida en otra ciudad

Cuando escuché por primera vez a Laura Marling me pareció uno de los mejores hallazgos que pude encontrar por allá del 2008, un amigo me pasó el disco y trajo paz a mis oídos. Su disco debut, Alas I Cannot Swim es una joya del folk, que nos remite a sonidos propios de la madurez musical de Joni Mitchell o Suzanne Vega, pero con un refrescante tono provisto por sus (en aquel entonces) 18 años de edad. Ahora, Marling regresa con su quinto álbum de estudio, con un sonido que va evolucionando poco a poco en cada uno de sus trabajos, que se ha solidificado y que refleja una sencillez y minimalismo musical complementado por una dulzura palpable que contrasta perfectamente con la complejidad emocional de sus letras.

Para este nuevo disco, la cantautora inglesa exploró aspectos de su vida en los EE.UU. –específicamente en Los Ángeles–, lo cual le trajo nuevas tonalidades y un aire de cambio a su música. Con Short Movie, su nuevo disco, Marling regresa cargada con una vibra más pesada y explorando sonidos que son nuevos para ella (y para los que estamos acostumbrados a su música), por lo que es interesante reflexionar con ella sobre este material.

Laura Marling –a mi parecer– lleva una ventaja considerable con respecto a varios de sus contemporáneos, explico esto: a nivel generacional, Laura ya tiene su quinto disco, estando (de cierta manera) adelantada a artistas de su edad que apenas van debutando (y que tienen un sonido afín como Hozier o James Bay) y por otro lado, tiene la ventaja de que a cinco discos de distancia de su debut, tiene aún la flexibilidad creativa que su juventud le brinda, sin tener que engancharse todavía con un estilo en especial. A su vez, Laura piensa un poco distinto y se siente «un poco ingenua con respecto a todo lo que la rodea».

Sobre Short Movie ella misma nos cuenta que el título proviene de una frase que le dijo uno de sus amigos, «Life is a very short movie» y sobre lo que podemos hallar en él nos comenta que además de lo que podemos escuchar, que recae más en las guitarras eléctricas que en las acústicas en comparación con su trabajo pasado: «Es un disco más teórico que emocional, mis discos anteriores tendían a ser más alegóricos y éste es más teórico». Vivir en EE.UU. sin duda cambió de manera trascendental no sólo el pensamiento de Marling, sino que la influyó en niveles inusitados al grado de reorganizar su sonido a partir de su relación con una nueva ciudad y con nueva gente:
«Fue toda una aventura. Ahora estoy de regreso en Londres, pero creo que la razón por la que este disco es menos emocional es porque antes me interesaban más mis relaciones personales y estaba menos interesada por relacionarme con los seres humanos en general de una manera más personal. Viviendo en EE.UU. pude pensar más en relacionarme con los seres humanos de una manera más amplia, cómo son las diferentes estructuras y cómo funciona un país como EE.UU., es impresionante».
Del nuevo disco, podemos decir que es un excelente cambio para esta cantante inglesa y que su nuevo disco refleja una búsqueda urgente por un nuevo significado de vida, sin comprometer su propia voz interna y sin llevarnos por esta transición lentamente y de la mano. Tan así es que «Warrior», el sencillo con el que abre el disco nos remite de alguna manera a sus discos anteriores, así como «I Feel Your Love», pero canciones como «False Hope» y «Don’t Let Me Bring You Down» son un poco más intensas en cuanto a arreglos y armonías (casi alcanzando un tono Pop), «Strange» y «Sort Movie» contienen guitarras ligeramente más densas, aún con una intención muy Folk y la etérea voz de Marling endulzando cada canción.

Laura menciona que aunque su relación con Latinoamérica aún es un poco lejana, ha recibido influencias de su música ya que como nos explica: «Mi papá me ayudó a crecer con influencias como Caetano Veloso», que ella menciona que podemos encontrar muy sutilmente en su música.

Su vida en Los Ángeles no sólo le ayudó a replantear su sonido y hacer un nuevo disco, sino que le significó también un debut cinematográfico, con la película Woman Driver. The Musical. Este trabajo le representó un interesante experimento, que a su vez funcionó de manera muy natural: «He estado viviendo en Los Ángeles por los últimos dos años e hice esa película con mis vecinos. Fue muy divertido y nunca había hecho algo así». Asimismo, es normal escuchar (o ahora ver) a Marling colaborando en diferentes proyectos, como con Mystery Jets en el tema «Young Love» o con Mumford & Sons para «Devil’s Spoke», pero estas colaboraciones sólo tienen una condición para existir: «Nunca he hecho una colaboración que no sea orgánica o que no haya sido con un amigo. Sólo trabajo con gente con la que se da de manera muy orgánica», por lo que es grato encontrar los selectivos proyectos con los que se involucra.

Sobre visitar México, Laura nos comentó que muy probablemente para finales de año podamos escucharla en vivo en el país.

Aquí Short Movie para que lo disfruten

@conejoazulorama

@elyex

wor...