La Escuela Politécnica Nacional cumple 150 años de trayectoria académica

Quito –

La Escuela Politécnica Nacional (EPN) cumple 150 años de trayectoria académica, pionera en investigación científica, en ciencias nucleares del Ecuador, en el observatorio astronómico de Sudamérica y en el Instituto Geofísico.

Florinella Muñoz, la primera mujer rectora de la EPN, ingeniera Química y PhD en Ciencias Naturales, prepara una celebración que incluye una sesión solemne para este 29 de agosto, conferencias internacionales, simposios, eventos de arte, muestras fotográficas y casas abiertas.

Muñoz resalta el aporte brindado por la Escuela Politécnica al país desde su creación en agosto de 1869, en el gobierno de Gabriel García Moreno, quien fue el fundador de esa universidad Pública.

Tras 150 años, Florinella Muñoz considera que a la universidad le hace falta algo importante del Estado que se llama “creer en la universidad, en quienes somos, creer más para involucrarla más en la toma de decisiones gubernamentales”.

¿Qué significa para la EPN cumplir 150 años?

Es un hecho histórico no solo para la Escuela Politécnica Nacional sino para el país. Que una institución cumpla 150 años muestra su solidez y esa trascendencia está atada a una historia que empezó con un visionario como fue el expresidente Gabriel García Moreno, que buscó para el país una transformación y desarrollo desde la universidad.

¿Físicamente, donde nació la Politécnica Nacional?

En el centro histórico de Quito, en agosto de 1869. El entonces presidente García Moreno viaja y estudia ciencias en París (Francia), a su retorno considera que la única manera de transformar al Ecuador en obra física es creando una universidad para preparar profesionales para la construcción de obras como carreteras; y para ello, creó la Escuela Politécnica Nacional, trajo a jesuitas alemanes que fueron los primeros profesores y otorgó becas.

¿Cómo se expresó ese desarrollo en el país?

El desarrollo técnico del país se va dando y la Politécnica da aportes valiosos. Cuando García Moreno muere, la EPN se une a la Universidad Central del Ecuador como facultad de ciencias, pero luego llega el presidente de la República, José María Velasco Ibarra, donde su padre fue uno de los primeros politécnicos, y retoma la visión de dar importancia al desarrollo de las áreas técnicas en una universidad y vuelve a abrir la Escuela Politécnica Nacional. Eso denota que la EPN tiene acciones directas sobre el desarrollo técnico del país en temas como minería, vialidad, etc.; y los politécnicos estuvieron siempre muy cercanos a la toma de decisiones gubernamentales.

¿De esa fecha acá, la EPN qué tipo de aportes realiza al país?

En los últimos años la Politécnica ha entregado al Ecuador científicos de primera línea con las mejores publicaciones. Estamos entre las cuatro mejores universidades del país por el desarrollo de investigación que se realiza, la plantilla de profesores que posee, y el tipo de proyectos que desarrollamos.

¿Usted cree que el Estado hace lo suficiente como para apoyar los proyectos e investigaciones que desarrollan los estudiantes?

Sí falta algo importante por parte del Estado, que se llama creer en la universidad, en quienes somos, creer más para involucrarla en la toma de decisiones gubernamentales, para que seamos actores activos como lo fue en la época de García Moreno y Velasco Ibarra. Luego eso se va a enlazar con factores como el presupuesto; es decir, le apuesto más al tema educativo y de acción universitaria para que sea un actor estratégico en la toma de decisiones que tenga el gobierno y en aquellas acciones que puedan tomar sectores privados, con lo cual se puede hacer una triangulación mucho más eficiente. Todo esto pasa por apostar más a la universidad.

¿Por estos 150 años, la EPN tendrá jornadas de celebración, qué expondrá la Politécnica ?

Este 29 de agosto será la sesión solemne y se invitó a actores importantes de la sociedad ecuatoriana, autoridades nacionales y locales, rectores, actores de la industria, ministerios y expolitécnicos donde se recordará el papel fundamental que jugó la EPN, en el país.

¿Habrá conferencias sobre el rol de la universidad?

Sí, se tendrá una conferencia internacional de rectores donde se plantearán los retos que afrontan y afrontarán las universidades latinoamericanas en el siglo XXI.

¿Qué le depara la universidad, cuál es su visión?

Justamente, queremos debatir cómo vemos la educación universitaria frente a diferentes retos como la educación digital, donde se plantea algunas disyuntivas como el rol de la universidad presencial y universidad virtual. Tenemos que discutir si en las áreas técnicas se puede o no manejar lo virtual.

Otros temas a tratarse son los desafíos y retos ambientales; cómo se plantea la educación respecto a los temas como el cambio climático; y, los desafíos urbanísticos.

¿La EPN, está lista para dar ese paso hacia la tecnología?

Por supuesto, siempre ha sido la pionera en los desafíos; pero siempre es necesario estar abiertos y adaptarse a esos cambios.

.@FlorinellaM rectora de la @EPNEcuador considera que al Estado le falta creer más en la Universidad e involucrarla en la toma de decisiones gubernamentales. La #EPN cumple 150 años de trayectoria académica, se creó en agosto de 1869. @eluniversocompic.twitter.com/OF53uxJ6Jy

— Vicente Ordóñez P. (@vicenteopi) August 28, 2019

¿Cómo evalúa el sistema de admisión de estudiantes a través del programa Ser Bachiller?

Creemos que tal vez la prueba de Ser Bachiller no es la mejor herramienta para el ingreso a la EPN, por ello, hemos participado que debe darse reformas a esa prueba, porque cada universidad tiene una realidad, y la nuestra es que nosotros necesitamos estudiantes que tengan habilidades más numéricas, de lógica y espacial. Evidentemente, creemos que es necesario trabajar en reformas sobre ingresos a fin de que los exámenes sean más objetivos hacia lo que las universidades requieren.

¿Cómo se adaptó usted a los cambios, es la primera mujer rectora de la Escuela Politécnica Nacional en 150 años, qué le tocó enfrentar?

Lo importante es creer en uno mismo y pensar, que más allá que uno sea mujer, es que uno es igualmente capaz como todos; todos tenemos las mismas posibilidades y ese ha sido mi desafío.

He estado desde muy joven involucrada en un departamento que no era fácil como ciencias nucleares, pero ese enfrentar los retos es la característica de los politécnicos y eso debemos hacer siempre en las esferas o en los lugares en los que nos encontremos. (I)