En un toque de queda solo se circula con ‘salvoconducto’

Hay un desconocimiento de la ciudadanía sobre cómo reaccionar ante conflictos radicalizados como el que vive Ecuador, concuerdan analistas de seguridad entrevistados.

Mirian Estrada, experta internacional en seguridad y en contra terrorismo, asegura que la falta de experiencia hace que las personas no sean conscientes del peligro que corren al no saber cómo comportarse ante un estado de convulsión social.

“En un toque de queda dentro de un estado de excepción, durante el cual muchos de los derechos humanos están suspendidos, el ciudadano debe guardarse en su domicilio, tanto los que quieren apoyar como los que están protestando, esto es un toque de queda, eso significa no movilización. De acuerdo a los protocolos solo con un salvoconducto se puede circular, esa es la regla general a nivel internacional”.

Al Gobierno le compete establecer los puntos donde las personas pueden obtener estos salvoconductos. El problema, dice Estrada, es que el Estado no tiene protocolos para atender estas situaciones. “Cuando la gente empieza a agredir los bienes del Estado pasa a ser terrorismo, pero el Estado tampoco tiene un plan de respuesta ante ello, a pesar de que esto fue exigido por las Naciones Unidas en el 2001”.

El primer protocolo ante una convulsión social si se tiene un plan antiterrorista, añade, es la protección y el resguardo de los bienes y edificios del Estado por parte de las Fuerzas Armadas. «Estos deben estar cercados, como debería contemplar el plan, a una distancia aceptable para protegerlos… La primera obligación del Estado es proteger sus bienes en un momento en que las acciones terroristas están a la vista, es inaceptable una no reacción estatal».

Estrada, quien es coordinadora para el Sur Global del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, afirma a título personal que las personas que estén en las calles en los lugares restringidos durante un toque de queda deben ser detenidas. “Pero esto no se respeta, hay personas con cacerolas, eso no se ve en ningún lugar del mundo en un estado de excepción en una ciudad paralizada y militarizada. Las fuerzas del orden están autorizadas a usar la fuerza para la protección de la ciudadanía… ¿por qué no lo hacen? es algo incomprensible”.

El experto en seguridad John Garaycoa es más cauto y dice que primero se debe mantener la calma. “Los toques de queda nos han tomado por sorpresa y la gente entra en pánico, entonces la primera recomendación es informarse bien sobre la disposición. En este último caso (por las protestas) se han establecido en lugares estratégicos del país y en Quito, durante horarios determinados”.

Para Garaycoa, un toque de queda corresponde a una estrategia militar y policial del Gobierno central para poder tener un mejor control en una ciudad o en el país. «Se adoptan medidas estratégicas y la ciudadanía debe tomarlo con tranquilidad sin entrar en paranoia, es preferible enterarse bien de la noticia, trasladarse si están fuera de casa al domicilio de manera tranquila”, asegura.

Situación problemática

Estrada cuestiona que el Gobierno Central haya establecido las medidas anunciadas sin un análisis estratégico de los posibles efectos. Además, agrega, las decisiones debieron tomarse después de socializarlas si no se quería generar el caos. Por último, las disposiciones debieron estar acompañadas de otras creíbles para poder equilibrar el impacto.

“En ese orden se debió actuar, una estrategia, un análisis, una socialización, una explicación al pueblo y luego un conjunto de medidas tratando de equilibrar”, afirma.

Como no se cumplieron esos pasos, acota Estrada, vino la reacción ciudadana. El problema es que también han intervenido en el conflicto «una serie de actores, cada cual tratando de obtener réditos políticos de carácter personal, todo esto agrava la situación y el conflicto pasó de un reclamo a convertirse en una convulsión social», asegura Estrada.

El peligro es «arrastrar a toda la nación a un enfrentamiento que podría llevarnos a un baño de sangre. No comprendo la falta de respuesta del Estado, ni tampoco comprendo la falta de responsabilidad de los ciudadanos al violentar toques de queda y órdenes que vienen legítimamente de las Fuerzas Armadas», señala.

Consejos

  • Permanecer en casa durante el periodo de vigencia del toque de queda.
  • Cuando es parcial no hay que circular por los sitios donde la restricción está vigente.
  • La única forma de movilizarse es con un salvoconducto que el Estado debe proveer.
  • Las garantías individuales quedan suspendidas por lo que quien incumpla la restricción de movilización corre el riesgo de ser retenido de forma temporal por las Fuerzas Armadas. (I)