Fuerzas Armadas se involucran en control de armas

El sentido de heroísmo y civismo se vivió en distintas localidades del país con la recordación de los 190 años de existencia del Ejército Ecuatoriano, en algunos actos hubo condecoraciones y discursos de más acción militar en la construcción de la patria.

El presidente Lenín Moreno, en Quito, dijo que habrá un mayor involucramiento de la institución en la lucha contra el contrabando y el control de armas, la apertura del comandante general a colaborar con las investigaciones a militares procesados por delitos y la felicitación estatal por la ejecución presupuestaria.

En otras localidades como Guayaquil, Santa Elena y Esmeraldas se replicaron actos.

La protección de la soberanía y el cuidado de las fronteras es la principal responsabilidad del Ejército, pero esto también incluye luchar contra el contrabando y control de armas para que el territorio no caiga en manos de la delincuencia.

“En el marco de sus competencias, ahora las Fuerzas Armadas van a participar de una manera mucho más activa en estas tareas fundamentales, porque son tareas que nos piden nuestros compatriotas, que quieren saberse y sentirse protegidos y por ustedes”, citó Moreno y agregó que “nuestras hermanas y hermanos ecuatorianos quieren verlos junto a ellos, en su vida cotidiana”.

A la ceremonia militar por los 190 años de la Batalla de Tarqui, Día del Civismo y de la Unidad Nacional, Día del Ejército, en la Escuela Militar Eloy Alfaro asistieron las principales autoridades del Estado.

“Ante la inseguridad no hay triunfos definitivos, sino únicamente, avances dentro de una guerra permanente y de largo aliento… de nada sirve eliminar una banda de narcotráfico si con ello surgen dos o tres nuevos grupos delincuenciales, de nada sirve capturar un corrupto si permitimos que surjan otros o que queden impunes muchos más”, agregó Moreno.

En el acto, el comandante general del Ejército, Javier Pérez Rodríguez, hizo alusión a los uniformados que han sido procesados penalmente por distintos delitos y reafirmó la disposición de la institución para colaborar con investigaciones.

Moreno felicitó la ejecución presupuestaria del Ejército que es casi del 100 % y resaltó la implementación de la conscripción femenina para que más se integren a las filas de la institución armada que suman 617.

En Esmeraldas, un oficial, cuatro miembros de tropa y cuatro civiles recibieron reconocimientos militares. En Guayaquil, hubo condecoraciones en la plaza Centenario.

En Guayaquil, militares reafirman compromisos y resaltan a héroes

“Los soldados siempre somos gratos con nuestros héroes, nunca los olvidamos porque sus hazañas y enseñanzas nos sirven de inspiración permanente para transmitirlas a la sociedad”, exaltó Pablo Alarcón, comandante de la Brigada de Infantería Nº 5 Guayas.

Fue parte de su intervención en la ceremonia de recordación del Día del Ejército Ecuatoriano que se recuerda cada 27 de febrero, fecha en que se libró la Batalla de Tarqui. Este día se unifica la celebración con el Día del Ejército Ecuatoriano, el civismo y unidad nacional.

La gesta militar tuvo como protagonistas a 4.000 soldados grancolombianos que vencieron a 8.000 soldados peruanos, recordó Alarcón. Evocó a los militares congregados a continuar apegados al compromiso y leyes para construir una patria con justicia y progreso en favor de los ciudadanos.

La cita también estuvo acompañada de grupos militares, autoridades civiles y militares, y además políticos como Francisco Huerta, quien expresó que las Fuerzas Armadas deben ser protagonistas en la construcción de un mejor país y ahora como hermanos de pueblos vecinos de la región.

Haciendo evocación a la llama “eterna” del monumento de los próceres, ubicado en esa plaza, Amílcar Villavicencio, comandante del comando operaciones naval, se sumó al saludo resaltando el heroísmo y estrategia en esa hazaña.

Alrededor de una veintena de condecoraciones se entregaron a oficiales como Héctor Villalta y Wilson Martínez. También se dieron pergaminos a ilustres ciudadanos, entre esos Aída Logroño, representante del banco Rumiñahui. (I)