Etiqueta: jerusal

Unos 50.000 judíos rezan en el Muro de los Lamentos de Jerusalén

Al menos 50.000 fieles judíos oraron este lunes en el Muro de los Lamentos de Jerusalén para conmemorar el fin de la Pascua, en una ceremonia conocida como la Bendición Sacerdotal, indicó la policía.

Cientos de ‘cohanim’, sacerdotes descendientes de Aarón, envueltos en los ‘talit’, los tradicionales chales de oración blancos con franjas azules, bendijeron a la multitud en el curso de una ceremonia que remonta a los tiempos bíblicos.

La bendición, con un gesto particular de las manos, sólo puede ser realizada por los hombres judíos que, según la creencia, descienden por línea paterna directa de Aarón, primer sumo sacerdote y hermano de Moisés.

En la ceremonia participó el rabino del Muro de los Lamentos, el sitio más sagrado del judaísmo.

La policía estimó el número de peregrinos en torno a 50.000, pero las autoridades rabínicas, organizadoras de la ceremonia, dijeron que había más de 75.000 personas.

“La peregrinación es un impresionante testimonio de la afinidad de la gente con los últimos restos de nuestro Templo”, dijo Shmuel Rabinowitz, rabino del Muro de los Lamentos, en un comunicado.

El Muro de los Lamentos es uno de los que soportaban el complejo donde se encontraba el Segundo Templo, destruido por los romanos en el año 70. (I)

Sigue leyendo

"La Cruz de Cristo no es una derrota: la Cruz es amor y misericordia", dice el papa Francisco

Miles de peregrinos y fieles católicos de todo el mundo se congregaron este viernes para recordar la pasión y muerte de Jesucristo, como parte de la tradicional celebración del Viernes Santo.

“La Crucifixión de Cristo no es una derrota: la cruz es amor y gracia”, escribió hoy el papa en su cuenta de Twitter.

El pontífice argentino, la máxima autoridad de más de 1.000 millones de católicos romanos en todo el mundo, encabeza la tradicional misa de Viernes Santo en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, cargada de silencio y gravedad en recuerdo de la pasión de Cristo.

El papa celebra los ritos del Viernes Santo y preside el tradicional Via Crucis en las inmediaciones del Coliseo romano, donde meditará sobre la trata de personas, los cristianos perseguidos y la pena de muerte.

El principal acto tendrá lugar después con el Vía Crucis en el Coliseo, en el que el pontífice hará un recorrido en recuerdo de las 14 estaciones de la cruz que recorrió Jesucristo desde Jerusalén hasta su crucifixión, según la tradición católica. El pontífice encabezará oraciones en cada una de ellas.

Cristianos de todo el mundo se reunieron este viernes en la ciudad vieja de Jerusalén para conmemorar el Viernes Santo y recorrer el camino que según la tradición siguió Jesucristo hacia su crucifixión.

En la tradicional procesión de Vía Crucis, los peregrinos recordaron y compartieron el sufrimiento de Jesús. Muchos de los participantes portaron cruces de madera por la Vía Dolorosa, algunas de ellas de gran tamaño, y entonaron cánticos religiosos en numerosas lenguas. Otros llevaban coronas de espinas o iban ataviados con viejos mantos.

En Ecuador miles de fieles participan en los vías crucis que realizan iglesias de varias comunidades. En Guayaquil, la procesión del Cristo del Consuelo empezó a las 07:00 y recorre doce cuadras, a lo largo de la calle Lizardo García hasta llegar a la iglesia Espíritu Santo. Miles de fieles participan en el ritual. 

También se realizó la procesión de la Pasión de Cristo, de la Iglesia Nuestra Señora de la Alborada, en el norte de Guayaquil. Participaron cientos de fieles.

En el recinto Las Las Maravillas, de Daule, se realiza otra procesión que recorre unos cinco kilómetros de la vía Daule. (I)

En Lindisfarnep, Reino Unido, peregrinos caminan por la playa portando una cruz por el último tramo de la peregrinación a Lindisfarne en Northumbria. Durante cuarenta años los cristianos realizan este peregrinaje a la isla de Lindisfarne a través de Northumberland y por la costa escocesa durante la Semana Santa.

 

Sigue leyendo

Pies de ecuatoriana y un bebé, entre los que lavó Francisco en Jueves Santo

El papa Francisco ofició hoy la misa de Jueves Santo que rememora la Última Cena y, emulando a Jesús, lavó los pies de doce detenidos que cumplen condena en una cárcel de la zona romana de Rebibbia por diversos delitos.

El papa Francisco lavó los pies de 12 presos y un bebé en la principal prisión de Roma en el Jueves Santo, en un ritual previo a la Pascua que muestra la vocación de servicio del pontífice. Además, les pidió que oraran por él y le ayudaran a limpiarse de su “suciedad”.

Francisco se despojó de su solideo y descendió del altar para lavar y besar los pies de estos doce detenidos que asistieron al acto con alegría e incluso alguno de ellos con lágrimas en los ojos.

Los doce reclusos protagonistas de la ocasión fueron seis mujeres y seis hombres procedentes de Ecuador, Brasil, Italia, Nigeria y Congo. Las presas elegidas fueron dos nigerianas, una congoleña, una ecuatoriana y dos italianas, mientras que los presos seleccionados fueron cuatro italianos, un brasileño y un nigeriano. Una de las detenidas tenía a su hijo de dos años en su regazo mientras el Papa procedió al ritual de limpieza.

Uno de los momentos más conmovedores de la ceremonia fue cuando el papa Francisco se dirigió a una de las reclusas que participaban en el rito para lavar los pies a su bebé, que se encontraba sentado en sus rodillas.

Mientras los presos lloraban, Francisco se arrodilló, vertió agua de una jarra en cada pie, lo secó y lo besó, para revivir el ritual que Jesús practicó con sus apóstoles antes de su crucifixión.

300 reos presentes

De los 2.100 reclusos de la cárcel de Rebibbia, en esta iglesia pudieron estar presentes 300, el mismo número de hombres que de mujeres, además de los hijos menores de 15 madres condenadas con las que comparten su vida en esta cárcel.

Al término del acto, que duró cerca de hora y media, el papa Francisco fue despedido con abrazos, besos y gritos de aquellos que no dejaron de corear su nombre.

El papa argentino rompió hace dos años con la tradición de lavar los pies de sacerdotes. En el primer año de su pontificado, Francisco lavó los pies de doce menores recluidos en una cárcel romana, mientras que el pasado año lo hizo a doce discapacitados de distinta edad, nacionalidad y religión.

Conforme a la tradición cristiana, Francisco representó el gesto de humildad que tuvo Cristo con sus apóstoles antes de ser arrestado, condenado a muerte y crucificado un viernes en Jerusalén.

A su llegada a cárcel, abrazó, estrechó las manos, bendijo los rosarios y realizó el símbolo de la cruz a cerca de 300 presos.

En la capilla de Rebibbia, ante 150 mujeres, incluyendo a varias madres presas con sus hijos, Jorge Bergoglio lanzó un mensaje que esperanza: “Jesús dio su vida por ti y por ti, por nosotros, por cada uno de nosotros con nombre y apellido”.

Una tarea de esclavos

El pontífice recordó que en la época de Cristo lavar los pies era un trabajo reservado a los esclavos. “Jesús se hizo esclavo para servirnos, para sanarnos, para lavarnos”.

Las presas elegidas fueron dos nigerianas, una congolesa, una ecuatoriana y dos italianas, mientras que los presos seleccionados fueron cuatro italianos, un brasileño y un nigeriano. Una de las detenidas tenía a su hijo de dos años en su regazo mientras el Papa procedió al ritual de limpieza.

Antes de la ceremonia, Francisco explicó que cuando Jesús lava los pies, en realidad esta limpieza es una purificación.

“Yo también necesito ser lavado por el Señor. Recen para que él lave también las cosas sucias que hay en mí”, afirmó.

Sigue leyendo

Israel cortó la electricidad a dos ciudades palestinas por deuda millonaria

La compañía nacional de electricidad de Israel cortó este lunes el suministro a dos ciudades palestinas durante unos 45 minutos en señal de advertencia por una deuda millonaria contraída por la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

El corte se produjo a alrededor de las 14:00 hora local (12:00 GMT) en cinco líneas de alta tensión que abastecen a las ciudades de Jenín y Nablus, ambas en el norte de Cisjordania, así como a aldeas aledañas, informó la edición por internet del diario Jerusalem Post.

“Desde hace ya tiempo venimos advirtiendo a los deudores, a los funcionarios relevantes y a los ministerios, sobre la necesidad de pagar inmediatamente la deuda, pero hasta ahora no se ha encontrado ninguna solución”, dijo en un comunicado la empresa israelí de electricidad.

La deuda palestina a esta firma se remonta a hace varios años y asciende a unos 1.900 millones de shékels (unos 489 millones de dólares o 426 millones de euros).

La factura energética de la Autoridad Nacional Paleastina (ANP) asciende a unos 2.000 millones de dólares anuales, reveló este lunes el viceprimer ministro y ministro de Economía, Mohamed Mustafa, al informar de que su gobierno ha decidido explotar un yacimiento de gas en las costas de Gaza para reducir esta dependencia.

A decir de Mustafa, esta factura “agota las finanzas palestinas”, siempre dependiente de donaciones internacionales y de si Israel transfiere el dinero que los impuestos y tasas de aduanas que recauda para ella.

En enero el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu volvió a congelar estas transferencias como medida de castigo a la petición de adhesión de Palestina a la Corte Penal Internacional, tras fracasar una iniciativa en la ONU para poner fin a la ocupación de Cisjordania y Jerusalén Este hasta 2017.

Esta decisión ha puesto contra las cuerdas al gobierno del primer ministro de la ANP, Rami Hamdala, que desde entonces no puede hacer frente al pago de los salarios del funcionariado.

Sigue leyendo

16 pozos de petróleo de Perú están paralizados por protesta indígena

Al menos catorce pozos de una base en el Lote 1AB, la mayor explotación petrolera de Perú, que opera la empresa argentina Pluspetrol, mantienen paralizada su extracción por una protesta de un grupo de unos 380 indígenas de la zona, según confirmó un comunicado de la empresa energética remitido este miércoles.

Por su parte, el presidente de la Federación de Comunidades Nativas del río Corrientes (Feconaco), Carlos Sandi Maynas, aseguró este miércoles a EFE que el corte de la extracción de petróleo en la base “Jibarito”, ubicada cerca de la frontera con Ecuador, afecta a dieciséis pozos, cuya producción está “totalmente parada”.

Entre las cinco comunidades nativas inmersas en la protesta están las de José Olaya, Nueva Jerusalén, Pampa Hermosa, Antioquía y Sauki, cuyos miembros, incluidos mujeres y niños, mantienen cortada la carretera de acceso a las instalaciones de la base petrolera, a una distancia de unos seis kilómetros de esta.

El comunicado de Pluspetrol afirmó que “estas comunidades solicitan, entre otros pedidos, la compensación por el uso de tierras, de la misma manera que lo han hecho nueve comunidades nativas del Lote 1AB a las que sí les corresponde este pago ya que tienen en sus territorios instalaciones petroleras y están dentro la zona de influencia de la empresa”.

La compañía energética argumenta que las “medidas de fuerza no son justificadas” porque sus asentamientos están fuera de esa área de influencia, pero los indígenas “rechazan rotundamente” este planteamiento al considerarlo “falso”, según Carlos Sandi.

Pluspetrol expresó su preocupación por la paralización de la base “Jibarito” y por otra acción de protesta paralela de la Federación de Comunidades Nativas del Alto Tigre (Feconat), “ubicadas fuera del área de influencia directa de las operaciones de la empresa”, quienes impidieron el paso de seis embarcaciones de la compañía en un tramo del río Tigre.

La empresa ratificó su “predisposición a mantener el diálogo en un ambiente de paz social”, por lo que instó a los líderes comunales a “deponer esta medida de fuerza que atenta contra el libre tránsito fluvial y la actividad petrolera”.

Sin embargo, el presidente de Feconaco argumentó que la empresa no está dispuesta a dialogar porque los nativos no pueden ubicar al responsable de relaciones comunitarias de la compañía y porque la empresa ya entregó la base a la policía, en una medida que los indígenas interpretan como un desafío, según Sandi Maynas.

“Invocamos al Estado para que forme un alto comisionado que instale una mesa de diálogo. Los indígenas están preocupados porque todavía no se instala”, reclamó el líder indígena.

Pluspetrol indicó que la producción de crudo de petróleo alcanza los 3.100 barriles diarios en la batería de “Jibarito”, lo que supone cerca del 30 por ciento de la producción del Lote 1AB que, a finales del año 2014 extrajo alrededor de 11.000 barriles diarios, según datos del ministerio de Energía y Minas. (I)

Sigue leyendo

14 pozos de petróleo de Perú están paralizados por protesta indígena

Al menos catorce pozos de una base en el Lote 1AB, la mayor explotación petrolera de Perú, que opera la empresa argentina Pluspetrol, mantienen paralizada su extracción por una protesta de un grupo de unos 380 indígenas de la zona, según confirmó un comunicado de la empresa energética remitido este miércoles.

Por su parte, el presidente de la Federación de Comunidades Nativas del río Corrientes (Feconaco), Carlos Sandi Maynas, aseguró este miércoles a EFE que el corte de la extracción de petróleo en la base “Jibarito”, ubicada cerca de la frontera con Ecuador, afecta a dieciséis pozos, cuya producción está “totalmente parada”.

Entre las cinco comunidades nativas inmersas en la protesta están las de José Olaya, Nueva Jerusalén, Pampa Hermosa, Antioquía y Sauki, cuyos miembros, incluidos mujeres y niños, mantienen cortada la carretera de acceso a las instalaciones de la base petrolera, a una distancia de unos seis kilómetros de esta.

El comunicado de Pluspetrol afirmó que “estas comunidades solicitan, entre otros pedidos, la compensación por el uso de tierras, de la misma manera que lo han hecho nueve comunidades nativas del Lote 1AB a las que sí les corresponde este pago ya que tienen en sus territorios instalaciones petroleras y están dentro la zona de influencia de la empresa”.

La compañía energética argumenta que las “medidas de fuerza no son justificadas” porque sus asentamientos están fuera de esa área de influencia, pero los indígenas “rechazan rotundamente” este planteamiento al considerarlo “falso”, según Carlos Sandi.

Pluspetrol expresó su preocupación por la paralización de la base “Jibarito” y por otra acción de protesta paralela de la Federación de Comunidades Nativas del Alto Tigre (Feconat), “ubicadas fuera del área de influencia directa de las operaciones de la empresa”, quienes impidieron el paso de seis embarcaciones de la compañía en un tramo del río Tigre.

La empresa ratificó su “predisposición a mantener el diálogo en un ambiente de paz social”, por lo que instó a los líderes comunales a “deponer esta medida de fuerza que atenta contra el libre tránsito fluvial y la actividad petrolera”.

Sin embargo, el presidente de Feconaco argumentó que la empresa no está dispuesta a dialogar porque los nativos no pueden ubicar al responsable de relaciones comunitarias de la compañía y porque la empresa ya entregó la base a la policía, en una medida que los indígenas interpretan como un desafío, según Sandi Maynas.

“Invocamos al Estado para que forme un alto comisionado que instale una mesa de diálogo. Los indígenas están preocupados porque todavía no se instala”, reclamó el líder indígena.

Pluspetrol indicó que la producción de crudo de petróleo alcanza los 3.100 barriles diarios en la batería de “Jibarito”, lo que supone cerca del 30 por ciento de la producción del Lote 1AB que, a finales del año 2014 extrajo alrededor de 11.000 barriles diarios, según datos del ministerio de Energía y Minas.

Sigue leyendo

Llegan a Israel cuerpos de los cuatro judíos asesinados el viernes en París

Los cuerpos de los cuatro judíos asesinados el viernes pasado en un atentado islamista contra un supermercado kósher llegaron este martes antes del amanecer a Israel para ser enterrados, informó una fuente aeropuertaria.

Un avión de la compañía El-Al transportado los restos aterrizó hacia las 04H30 locales (02H30 GMT), precisó Ofer Lefler, portavoz de las autoridades aeropuertarias israelíes.

Las víctimas serán inhumadas en el inmenso cementerio del Har Hamenouhot (Monte del Descanso), donde lo fueron en 2012 tres niños y su profesor franceses muertos por otro yihadista, Mohamed Merah.

Al igual que hace menos de tres años, una gran muchedumbre se agolpará, junto al primer ministro y dirigentes israelíes, así como la ministra francesa Ségolène Royal, en la más grande necrópolis de Jerusalén, en los flancos de la colina ubicada al oeste de la ciudad.

“Las cuatro familias han decidido enterrar a sus muertos en Israel. Las exequias tendrán lugar el martes”, había dicho a la AFP una fuente de la comunidad judía.

El Instituto Médico Legal entregó el lunes los cuerpos de las cuatro víctimas del supermercado: Yohan Cohen, Yohav Hattab, Philippe Braham y François-Michel Saada, agregó la fuente.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, “respondió a la petición de las familias de las víctimas” y pidió a los responsables gubernamentales que ayuden “a repatriar [los cuerpos] a Israel”, según un comunicado de su oficina.

El jefe del ejecutivo israelí participó el domingo en París en la manifestación en repulsa a los atentados perpetrados esta semana por yihadistas, a la que acudieron decenas de dignatarios internacionales.

Yohan Cohen, que trabajaba en la tienda kósher atacada en Porte de Vincennes en París, era originario de Sarcelles, una localidad ubicada al norte de París, que en julio fue escenario de violentas manifestaciones antisemitas durante la guerra de Israel contra Hamas en la Franja de Gaza.

Las tres otras víctimas, que eran judíos practicantes, habían ido al supermercado para hacer las compras antes del inicio del sabbat, día sagrado de descanso semanal en el judaísmo.

Entre las víctimas está el ciudadano tunecino Yohav Hattab, hijo del rabino de la sinagoga de La Goulette en Túnez, cuyo padre lo había enviado a estudiar a Francia, porque pensaba que estaría más seguro.

Sigue leyendo

Temporal de viento y lluvia agrava la situación en Gaza

El temporal de vientos huracanados y lluvias torrenciales que sacude Oriente Medio desde el pasado miércoles ha agravado la situación de miles de gazatíes que siguen sin vivienda desde la guerra del pasado verano con Israel y que ahora deben enfrentarse también al “General invierno”.

“La vida en Gaza es dura y el mal tiempo sólo empeora la situación. Desafortunadamente a nadie le importa, pero a nosotros sí nos preocupan nuestros niños y nuestro futuro. Nadie nos ayuda”, se queja Abdul Salam Manasrah echando por la boca una exhalación de vaho a causa del frío.

Como otros miles de personas afectadas por el conflicto o la pobreza, Manasrah, sus tres hijos, y varios de sus vecinos han pasado el temporal denominado “Huda” a cielo descubierto, “sin electricidad, gas ni agua”.

Vestidos con todo lo que tienen a su alcance, esta familia trata de luchar contra las inclemencias junto a una estufa dentro en una vivienda derruida del barrio de Shayaíe, al este de la capital de la franja, uno de los más castigado en la ofensiva israelí “Margen protector” entre julio y agosto pasados.

Amén de 2.300 muertos y cerca de 11.000 heridos, los incesantes bombardeos aéreos durante 50 días dejaron sin techo en Gaza a decenas de miles de personas, que ahora más que nunca se preguntan dónde está la prometida ayuda internacional para la reconstrucción.

“Las soluciones temporales no ayudan, en lugar de matar el dolor lo que deben hacer es curar la infección”, señala Manasrah y acusa a “los líderes del pueblo palestino, a los países árabes e islámicos y a la comunidad internacional” de abandonarlos a su suerte.

Tras la ofensiva militar, la ONU pagó el alquiler a miles de familias durante seis meses para que pudieran tener un techo, pero los propietarios de las viviendas destruidas aseguran que el alquiler no es único problema, pues también perdieron sus muebles y enseres.

El 12 de octubre en El Cairo, la comunidad internacional prometió destinar 5.500 millones de dólares para reconstruir Gaza y sus infraestructuras como desagües, agua y electricidad, ayudas que no terminan de llegar.

Según datos recientes, hasta la fecha sólo un 2 % de la ayuda ha sido transferida, a causa de las disputas internas entre los gobernantes de facto de Gaza -el movimiento islamista Hamás- y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que impiden que las partes se pongan de acuerdo en el mecanismo de control de dinero.

Tampoco se ha conseguido una solución para la entrada de materiales de construcción, que Israel exige sean supervisados para impedir que acaben siendo empleados por las milicias con fines ofensivos.

Mientras la diplomacia se ha estancado, el desolador paisaje tras la guerra se ve agravado ahora por la lluvia y el viento, que ya han dejado un muerto y dieciocho heridos en la franja.

Ashraf al Qidra, portavoz del Ministerio de Sanidad en Gaza, explicó que una bebé de cuatro meses de la aldea Khuza falleció el viernes debido a la ola de frío.

La familia de la víctima vive en una casa prefabricada de metal que le habían concedido tras la destrucción de su vivienda, y según la madre, Shayma Abu Aassi, la criatura murió asfixiada a causa del fuego que habían encendido dentro para calentarse.

“Si tuviéramos una vida normal como la de otras personas en cualquier país, si tuviéramos electricidad y una casa bien construida, todas nuestras tragedias se terminarían inmediatamente, pero parece que las desgracias en Gaza son interminables”, se lamentó indignado Anis Abu Aassi, tío de la menor.

La actual ola de frío, procedente de Rusia, ha venido acompañada de temperaturas de 2 grados a pie de playa, vientos de hasta 100 kilómetros por horas y olas de hasta 10 metros.

A sólo unas decenas de kilómetros, un manto de nieve cubrió todas las cimas por encima de los 650 metros, provocando el cierre de los accesos a ciudades como Jerusalén y Ramala.

Pero en la franja, los estragos han sido producto del fuerte viento y, sobre todo, de las lluvias torrenciales que han inundado barrios enteros.

En el barrio de Abu Rida 49 viviendas móviles resultaron anegadas y otras cien familias viven en casas destruidas e inhabitables.

Los equipos de defensa civil han tenido también que evacuar a cientos de habitantes de Shayaíe y de la ciudad de Rafah, y trasladarlos a escuelas de la ONU.

“Si la situación sigue así, Gaza se convertirá en un cementerio. Durante la guerra, la gente moría por los misiles israelíes y sus proyectiles de tanques, ahora muere de frío”, lamentó Abu Aassi.

Sigue leyendo