Especialistas dicen que Luis Chiriboga debe ser ‘llevado a la cárcel’

Quito –

Luis Gustavo Chiriboga Acosta, de 72 años, sentenciado en última instancia a seis años de reclusión por lavado de activos, debe cumplir la pena en un centro carcelario, coincidieron ayer los penalistas Ramiro Román y Paúl Ocaña, aunque este último añadió que hay otra instancia a la que podría acogerse el expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, a quien el miércoles se le negó un pedido de prelibertad.

La jueza Ximena Rodríguez no aceptó la petición de Gina Ramos, abogada de Chiriboga, de que se le concediera la prelibertad a su cliente, algo que pidió porque ha cumplido el 50% de la condena (tres años). La magistrada dijo que la prelibertad se concede a sentenciados que están en un centro carcelario, y que eso no ha sucedido con Chiriboga. Él permanece en arresto domiciliario.

“(Chiriboga) Tiene que pasar a una cárcel, eso dice la ley, y punto”, afirmó Román. “En Ecuador incluso las personas vulnerables no tienen derecho al arresto domiciliario, una vez que se ejecuta una sentencia. Tal es el caso que van a una cárcel mujeres embarazadas, madres en etapa de lactancia o personas de la tercera edad (mayores de 65 años)”, explicó.

El abogado Ocaña coincidió en que “desde la normativa legal” el condenado tiene que cumplir la sentencia en una cárcel. “Para pedir la prelibertad debe hacerse bajo un régimen cerrado. Es decir que el culpable debe estar en un centro de privación de la libertad, pero en el caso de Luis Chiriboga se sabe que está en arresto domiciliario. No puede pedir la prelibertad”, explicó.

“La jueza tiene la razón en su fundamentación porque así lo dice la parte legal”, afirmó Ocaña. Sin embargo, detalló que si hay una apelación los jueces podrían acogerse “al derecho garantista de la Constitución, que está por encima de la norma legal, y que consiste en que una persona con una sentencia y que pertenezca a un grupo prioritario (Chiriboga es de la tercera edad) puede acogerse a la prelibertad”.

El martes pasado, la jueza Rodríguez evidenció su molestia porque no se ha remitido el expediente para ejecutar la sentencia al extitular de la FEF, y dijo que pedirá que se investigue a funcionarios judiciales que han impedido que Chiriboga vaya a la cárcel. “Puede ser un error inexcusable o un fraude procesal”, dijo Ocaña.

La ejecución de la sentencia es lo que faltó para que Luis Chiriboga vaya a una cárcel, y eso es lo que dispone la jueza; debe cumplirse”

Ramiro Román, abogado penalista.

“Lo que sucederá ahora es que se emitirá una boleta de captura y van a llevar a Chiriboga desde su casa a una cárcel, donde permanecerá un tiempo. Luego se insistirá en su prelibertad”, añadió.

​El monto del lavado de activos por el cual se condenó a Chiriboga fue de $ 6’119.665, dinero que ingresó a la Ecuafútbol, sin soportes. El exdirectivo está en arresto domiciliario desde el 4 de diciembre de 2015, un día después de haber sido señalado por primera vez en el caso FIFAGate por la Fiscalía de Estados Unidos, en el marco de una investigación por corrupción contra Chiriboga y otros dirigentes. (D)