Militares van a prisión acusados de conspiración para derrocar a Nicolás Maduro

Militares activos y retirados, incluso un general de la aviación, fueron condenados en su mayoría a ocho años de prisión acusados de conspiración para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

«La Patria hace justicia! Tribunales Militares sentencian 8 oficiales ‘Operacion Jericó’ por Instigación a Rebelión y Contra Decoro Militar», escribió el miércoles el ministro de Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, en su cuenta en la red social de Twitter.

La sentencia sobre el grupo se produjo luego que el 12 de marzo pasado el presidente Maduro denunció que había sido desarticulado un plan para ejecutar un golpe de Estado y asesinarlo junto con otros dirigentes oficialistas. Y se informó de la detención del grupo.

El informe del ministro Padrino López es el primero en relación al juicio de los militares, quienes habrían sido sentenciados la noche del martes por el Tribunal militar de Control de Caracas, de acuerdo a versiones de prensa.

No quedó claro de inmediato la cifra total de sentenciados. Mientras Padrino López mencionó que fueron ocho los sentenciados, la prensa local, citando a abogados defensores, apuntan que fueron nueve.

Se intentó conocer los comentarios de los voceros del tribunal militar sin obtener respuesta el miércoles.

El general de Aviación Oswaldo Hernández fue condenado a ocho años y siete meses de prisión por los delitos de instigación a la rebelión y contra el decoro militar, reportó el diario El Universal.

Una sentencia semejante se pronunció en contra de los aviadores, mayores César Orta y Víctor Ascanio; los capitanes Neri Córdoba, Andrés Thomson Martínez y Laired Salazar, está última la única mujer sentenciada.

Un coronel del ejército retirado y un teniente coronel de la Aviación fueron condenados a más de siete años, en tanto, un capitán retirado de la Guardia Nacional fue sentenciado a casi cinco años y medio.

Maduro ha dicho que dirigentes opositores y funcionarios estadounidenses, que no mencionó, estaban involucrados en la intentona, y sin mostrar pruebas, acotó que la llamada «Operación Jericó» implicaba el uso de un avión Tucano para atacar el palacio presidencial, entre otros objetivos en Caracas.

Washington entonces calificó de «risible» que el gobierno venezolano le atribuyese responsabilidad por los problemas que acosan a la nación sudamericana. Maduro acusó después al vicepresidente Joe Biden de conspirar para derrocarlo.

El gobernante —a semejanza de su predecesor, el difunto presidente Hugo Chávez— ha denunciado durante sus más de dos años de gobierno unos seis planes de magnicidio y más de dos decenas de actos de sabotaje y complot.

La oposición ha desestimado esas denuncias y asegura que forman parte de una estrategia para distraer la atención de los venezolanos de los graves problemas que padece el país. Maduro asumió el mando en abril de 2013 tras la muerte de Chávez.

Venezuela está sumida en una aguda crisis económica, la cual incluye una inflación galopante que el año pasado cerró encima de 64%, severos problemas de desabastecimiento y una recesión que se prevé se agrave este año por la caída de los precios del petróleo, la principal fuente de ingresos del país. (I)

Rusia entregaría sistema antimisiles a Irán antes finales del 2015, según anunció

A pesar de la preocupación de Estados Unidos e Israel, Rusia anunció este martes que podría entregar a Irán el sistema de defensa antimisiles S300 antes de finales de año, después de anunciar el levantamiento del embargo al respecto aludiendo a los avances en el acuerdo nuclear con Teherán.

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó ayer, 13 de abril de 2015, un decreto que levanta la prohibición de suministrar sistemas de misiles antiaéreos S-300 a Irán, vigente desde 2010.

El decreto elimina la prohibición de tránsito por el territorio de la Federación Rusa de esos sistemas de misiles, su cruce por la frontera rusa y el suministro a la República Islámica de Irán de sistemas S-300.

El momento exacto de la entrega del sistema dependerá de la industria armamentística rusa, pero llevará al menos medio año, afirmó el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushevs.

El homólogo iraní de Patrushevs, Ali Shamchani, aseguró a la agencia Interfax que su país cuenta con que la entrega se haga este mismo año.

El diplomático ruso intentó alejar los temores suscitados por el anuncio de Rusia entre Israel y otros países de Cercano Oriente, asegurando que se trata de un sistema puramente defensivo. «No será usado para dañar a ningún otro país, sino para aumentar la seguridad», afirmó.

Tras el anuncio del presidente ruso, Vladimir Putin, de levantar el embargo decretado en 2010 sobre el suministro de este tipo de armas a Teherán, varios países mostraron su preocupación.

La portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, admitió el lunes que la entrega del sistema antimisiles no viola las sanciones impuestas por Naciones Unidas a Irán, pero al mismo tiempo acusó a Irán de contribuir a la desestabilización de Yemen, Siria y el Líbano, por lo que este «no es el momento adecuado» para suministrar el sistema a Teherán.

El ministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, se mostró también preocupado por el anunció de Rusia y aseguró que se trata de una «consecuencia directa del acuerdo de Lausana». Fue el marco de acuerdo sobre la disputa atómica alcanzado en la ciudad suiza el que posibilitó este tipo de negocios, afirmó Yaalon.

El ministro israelí acusó a Teherán de apoyar el terrorismo en la región. «Seguimos advirtiendo en contra de que se produzca un mal acuerdo con Irán», dijo Yaalon.

El Ministerio de Defensa de Irán rechazó esas críticas y aseguró que el sistema antimisiles reforzará los esfuerzos bilaterales para luchar contra la milicia terrorista Estado Islámico (EI).

«El peligro regional y supraregional del terrorismo del EI ha hecho más necesaria que nunca esta nueva cooperación», afirmó el ministro iraní de Defensa, Hussein Dehghan. En su opinión, el nuevo sistema antimisiles reforzará la seguridad de todos los países de la región.

También el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, negó que el sistema S-300 suponga una amenaza para la región o para Israel. Se trata de un «sistema meramente defensivo» que Irán necesita justamente ahora por los desórdenes en Yemen, apuntó Lavrov. (I)

Rusia levantó prohibición para suministrar misiles antiaéreos a Irán

Con esta medida firmada por Vladimir Putin, podrá suministrar sistemas de misiles antiaéreos S-300 a Irán.

Senadores de EE.UU., contra el Mundial 2018

Trece senadores estadounidenses pidieron a la FIFA considerar quitarle a Rusia la sede de la Copa Mundial 2018, por lo que señalaron son las “transgresiones” de Rusia a “la integridad territorial de Ucrania”.
En una carta difundida ayer los legisladores le indican a Joseph Blatter, titular de la FIFA, que permitir a Rusia montar el torneo “fortalece de forma inapropiada el prestigio” del presidente Vladimir Putin, en un momento en el que “su régimen debería ser castigado”.

Vladimir Putin: Nadie ha podido ni podrá intimidar a Rusia

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó este jueves que nadie ha podido ni podrá intimidar a Rusia y que todas las amenazas a la seguridad nacional recibirán un respuesta adecuada, en una reunión con la plana mayor del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

«Está claro que nadie ha podido ni podrá presionar o intimidar a nuestro país», dijo el jefe del Kremlin citado por las agencias rusas, y agregó: «siempre tendremos la respuesta adecuada a todas las amenazas exteriores e internas».

Putin subrayó que «la política independiente de Moscú e incluso los intentos de prestar asistencia a los necesitados, en Ucrania y en otras regiones, provoca la abierta irritación de, como solemos decir, nuestros colegas y socios».

Para contener a Rusia, añadió, «se utiliza todo un arsenal de medios: desde los intentos de aislamiento político y la presión económica hasta la guerra informativa y los recursos de los servicios especiales».

«Pero esto con Rusia no funciona, nunca funcionó ni funcionará en el futuro», enfatizó.

El presidente ruso manifestó que, pese a las dificultades la situación internacional mejorará.

«La situación, confío, cambiará para mejor, también en torno a nuestro país, pero ello no será a costa de que hagamos siempre concesiones (…), cambiará para mejor sólo en el caso de que seamos más fuertes», puntualizó. (I)

Vladimir Putin reconoce que él dirigió la anexión de Crimea

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha reconocido que fue él mismo quién dirigió al detalle la operación militar para la «reunificación» del país con Crimea, aunque también ha asegurado que contaba con sondeos que indicaban que la mayoría de la población de la península ucraniana quería integrarse con Rusia.

«Nuestra ventaja estuvo en que me dediqué en persona a este asunto. No porque lo hice mejor que nadie, sino porque cuando estas cosas las hacen los mandatarios, los ejecutores trabajan con más facilidad», dice Putin en un documental emitido hoy por la televisión estatal rusa Rossia sobre la «reunificación de Crimea con Rusia», considerada una anexión por Ucrania y países de Occidente.

Agrega que bajo el mando del comandante supremo de las Fuerzas Armadas, los militares «perciben, entienden y saben que cumplen órdenes».

El presidente ruso afirma que ordenó la anexión de Crimea horas después de que el Parlamento ucraniano depusiera de su cargo a Yanukóvich, una semana antes de que las autoridades regionales de la península se rebelaran contra Kiev y convocaran el referéndum independentista.

Asegura que tomó la decisión durante la operación de las fuerzas especiales rusas para sacar a Yanukóvich de Donetsk, su ciudad natal adonde huyó de Kiev en la madrugada del 22 de febrero de 2014.

«Estábamos preparados para sacarlo del mismo Donetsk, por tierra, mar y aire. En la noche del 22 al 23 de febrero, cuando acabamos cerca de las 7 de la mañana, dije a los colegas que debemos empezar a trabajar en recuperar Crimea para Rusia», reconoce Putin.

Desarme

Al mismo tiempo, señala que Rusia nunca tuvo intenciones de anexionarse Crimea antes del vuelco de poder en Kiev, pero decidió «garantizar a la población de Crimea la celebración de un referéndum», para lo que entendió necesario «desarmar a las unidades militares del Ejercito ucraniano y a las fuerzas del orden».

Y para poder bloquear y desarmar a 20.000 efectivos ucranianos, «ordené al Ministerio de Defensa enviar allí fuerzas especiales de inteligencia militar, infantería marina y paracaidistas, bajo la apariencia de unidades destinadas a reforzar la seguridad de nuestras instalaciones» militares en Crimea, reconoce Putin.

«Los militares ucranianos se vieron en una situación muy complicada. No querían el derramamiento de sangre, ni tampoco servir a los usurpadores del poder, a los nacionalistas», apunta el jefe del Kremlin en alusión a las nuevas autoridades ucranianas que derrocaron a Yanukóvich.

Hace mañana justo un año, el 16 de marzo de 2014, Crimea celebró un referéndum no reconocido por Kiev ni por la comunidad internacional en el que casi un 97 % de los votantes dijo sí a la reunificación con Rusia.

Sólo dos días después, el 18 de marzo, Rusia consumó la anexión de territorio ucraniano en un solemne acto en el Kremlin, en el que Putin y los líderes de la península firmaron el tratado bilateral por el que la república de Crimea y la ciudad de Sebastópol se convirtieron en dos nuevos miembros de la Federación Rusa.

El presidente ruso siempre ha defendido que Crimea es un territorio históricamente ruso que fue injustamente integrado en Ucrania en 1954, cuando ambos países formaban parte de la Unión Soviética.

Putin trabajó en la anexión de Crimea

Putin trabajó en la anexión de Crimea
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, reconoció en un documental que ordenó la toma de la península ucraniana de Crimea antes del referendo.(I)

Ofensiva contra grupo terrorista
Soldados de Chad y Níger iniciaron una gran ofensiva contra Boko Haram en Nigeria, con cientos de vehículos militares y hombres.(I)

271
pacientes con chikungunya llevaron a Uruguay a declarar ayer una alerta epidemiológica. (I)

10
muertos (8 franceses y 2 argentinos) dejó ayer el choque de dos helicópteros en Argentina. (I)

Decenas de mineros atrapados tras explosión de una mina de carbón en Ucrania

La tragedia ocurrió en el este de Ucrania. Rebeldes niegan ataque y aseguran que fue por una fuga de gas.

Esposa de Leopoldo López asegura que lo quieren cambiar de cárcel

La esposa del encarcelado dirigente opositor venezolano Leopoldo López, enjuiciado por instigar las protestas del año pasado contra el gobierno, denunció este jueves que un comando de soldados pretende sacarlo de la cárcel militar donde está retenido para trasladarlo a otra prisión.

Lilian Tintori dijo que los soldados pretenden «secuestrar» a López, un día después de que se difundiera una entrevista telefónica que el opositor sostuvo el 8 de febrero con el canal internacional CNN, desde la prisión de Ramo Verde, en la que pidió la dimisión del presidente Nicolás Maduro.

Vea también: Leopoldo López: ‘Venezolanos estamos presos en un país que ya no es viable’

«Urgente: Me informan que guardias intentan secuestrar a Leopoldo para sacarlo del penal», escribió Tintori en su cuenta de Twitter.

A la vez, el concejal metropolitano Freddy Guevara, del partido de López, Voluntad Popular, responsabilizó a Maduro y al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, de lo que pase, al tiempo que pidió la intervención del defensor del pueblo, Tarek William Sabb.

Dijo que el penal fue acordonado por unos 500 soldados de la Guardia Nacional (policía militarizada), que sometieron a los presos a una requisa.

«La situación en la cárcel de Ramo Verde es real, está pasando, es una situación muy crítica. Está comenzando la represión en la cárcel. Hacemos responsable al gobierno de lo que ocurra», dijo.

Vea también: Detienen al alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma

López cumplió el miércoles un año preso en Ramo Verde, en la ciudad vecina de Los Teques, después de haberse entregado voluntariamente a las autoridades.

El gobierno lo acusa de haber instigado las protestas que comenzaron hace y año y se extendieron hasta mayo pasado, las cuales dejaron 43 muertos y cientos de heridos.

López enfrenta varios cargos que prevén penas de más de diez años de cárcel. (I)

Caricaturista rechaza críticas de Nicolás Maduro

El caricaturista colombiano Vladimir Marín (Vladdo) dijo que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, “quiere extender las restricciones a la prensa que hay en su país a Colombia”, luego de que el mandatario criticara uno de sus dibujos.

‘Reevolución bolivariana’ fue el título del diseño de Vladdo, publicado en la revista colombiana Semana, que satirizaba sobre la crisis venezolana. La caricatura ganó fama al ser criticada por Maduro el sábado. “Repudio y rechazo la campaña de manipulación, mentiras y de odio que hay en Colombia contra Venezuela y contra Nicolás Maduro, contra Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana”, dijo el jefe de Estado.

Vladdo comentó que Maduro “quiere extender las restricciones a la prensa que hay en su país a Colombia, lo mismo que hacen en Ecuador, que tienen unas restricciones bravísimas”.

“El presidente Maduro pretende que como en Venezuela no se puede decir nada, entonces que nadie más pueda decir nada de él fuera de su país”, dijo el dibujante, uno de los más conocidos de Colombia. (I)

Abogan por respeto al pacto de Minsk

El Consejo de Seguridad de la ONU respaldó ayer en una resolución los acuerdos de paz para Ucrania alcanzados en Minsk y urgió a todas las partes aplicarlos en su integridad.

El texto, impulsado por Rusia, fue aprobado con el apoyo de los quince miembros del máximo órgano de decisión de las Naciones Unidas.

La resolución subraya que el conflicto ucraniano solo podrá resolverse por la vía pacífica y llama a todas las partes a cumplir con lo pactado en Minsk, en especial respetando el alto el fuego que entró en vigor el domingo pasado.

El presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró ayer que “no hay una solución militar” para el conflicto en Ucrania.

Dijo que los combates en torno a Debaltsevo son “previsibles y entendibles”, y añadió que “los oficiales ucranianos no deberían impedir que sus soldados depongan las armas”.

Dos días después de la entrada en vigor de la tregua, el acuerdo alcanzado en las conversaciones en Minsk, capital de Bielorrusia, ayer se desmoronaba con rapidez, cuando debía cumplirse el segundo punto del acuerdo, que justamente es el desarme.

Un testigo cerca del frente de batalla dijo que los ataques de artillería sacudían a Debaltsevo cada cinco segundos. “El 80% de Debaltsevo ya es nuestro”, expresó el líder rebelde Eduard Basurin.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, señaló que el avance rebelde es un ataque cínico contra el acuerdo de Minsk. Kiev negó que la ciudad, de 25.000 personas, haya caído, pero reconoció haber perdido el control en algunas zonas.

Las autoridades ucranianas acusaron el martes a Rusia y a los rebeldes prorrusos de sabotear el frágil proceso de paz en el este de Ucrania luego de la ofensiva en Debaltsevo. (I)