Gobierno argentino critica a Nisman

Gobierno argentino critica a Nisman
Ayer, el gobierno argentino calificó de “sinvergüenza” al fallecido fiscal Alberto Nisman, quien denunció a la presidenta Cristina Fernández.(I)

Un muerto y 5 heridos en tiroteo en Arizona
Un hombre mató ayer a una persona e hirió a otras cinco en las inmediaciones de Phoenix, en el estado de Arizona (EE.UU).(I)

25
Presos en Alemania por protestar contra la inauguración de la sede del Banco Central Europeo.(I)

Gobierno argentino califica a Alberto Nisman de ‘sinvergüenza’

El jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, calificó este miércoles de «sinvergüenza» al fiscal Alberto Nisman, cuando se cumplen dos meses de su muerte en circunstancias aún sin aclarar tras denunciar a la presidenta del país, y le acusó de «malversación de caudales públicos».

«A Nisman se le daban los fondos para esclarecer el atentado contra la AMIA. Si él lo dedicaba a salir con minas (mujeres) y pagar ñoquis (empleados públicos que no trabajan), entonces se mofó durante todo este tiempo de 85 víctimas y más de 300 heridos», dijo hoy Fernández a la prensa antes de entrar la Casa Rosada.

Según el diario Página 12, Nisman se quedaba con la mitad del sueldo mensual de su colaborador Diego Lagomarsino, informático y el único imputado hasta ahora en la causa por entregarle el arma que acabó con su vida, que compartía una cuenta con el fiscal y varios de sus familiares en Estados Unidos.

El abogado de Lagomarsino sostiene, en un escrito que presentará hoy ante la Fiscalía, que el informático cobraba 41.000 pesos (unos 4.850 dólares) mensuales y depositaba 20.000 (unos 2.350 dólares) en una cuenta de Nisman, de acuerdo con la información adelantada por el diario.

Para el jefe de Gabinete argentino, Nisman actuó como «un sinvergüenza como pocas veces se han visto en este país».

«Acá Lagomarsino dice que de los 40.000 pesos que le daban, 20.000 eran depositados en la cuenta bancaria. Por lo pronto, lo que está haciendo es malversación de caudales públicos y acá también hay cohecho», sostuvo Fernández.

«A uno le cuesta creer que este hombre, estando de vacaciones, iba a ir a la casa del turro (ruin) que le robaba la mitad del sueldo para darle un arma para que se cuidara», añadió.

Nisman, fiscal especial encargado de la investigación sobre el atentado terrorista contra la mutualista judía AMIA en 1994, fue hallado muerto el pasado 18 de enero, con un tiro en la sien en el baño de su departamento.

La investigación oficial no arrojó pruebas concluyentes sobre las causas de la muerte, mientras la querella constituida por la familia, y encabezada por su exmujer, la juez Sandra Arroyo Salgado, sostiene que «a Nisman lo mataron».

Alberto Nisman murió cuatro días después de denunciar a la presidenta argentina, Cristina Fernández, por encubrimiento de los sospechosos iraníes del atentado contra la AMIA. (I)

Denuncia de Nisman contra gobierno argentino se apoyó en una "mentira", die Timerman

La denuncia contra el gobierno de Argentina por un supuesto acuerdo secreto con Irán para eliminar órdenes internacionales de arresto contra sospechosos del atentado a la mutual judía AMIA se apoyó en una «mentira», afirma el canciller argentino Héctor Timerman en una entrevista que se divulgará el domingo.

El fiscal Alberto Nisman, quien fue hallado muerto un día antes de defender su denuncia ante una comisión del Congreso, se apoyó en la convicción de que, como parte del acuerdo secreto con Teherán, el gobierno actuó para que Interpol cancelara las denominadas «alertas rojas» sobre pedidos de detención a los sospechosos iraníes.

«Es una mentira. Una mentira completa. Nunca he dicho nada de eso. El señor Nisman nunca presentó ninguna evidencia», expresó Timerman en una entrevista grabada para el célebre programa 60 Minutos, de la red de TV estadounidense CBS News, que irá al aire en la noche del domingo.

En la entrevista con CBS News, Timerman también descartó categóricamente que el caso del fiscal Nisman pueda ser comparado a la pesadilla que significó la «guerra sucia» en la década de 1970 en Argentina, con miles de desaparecidos y ejecuciones sumarias.

«No, eso es imposible. Estamos hablando de cosas que fueron terribles, terribles», expresó Timerman, según adelantos de la entrevista divulgados el sábado por la propia cadena CBS News.

Asistente de Nisman

El programa 60 Minutos también grabó una entrevista con un exauxiliar de Nisman, Diego Lagomarsino, quien le prestó el arma utilizada en el disparo que provocó la muerte del fiscal.

Lagomarsino afirmó que Nisman le dijo que no confiaba en los 10 guardaespaldas, pero sin embargo aseguró no saber si realmente cometió un suicidio o fue asesinado.

La responsable por las entrevistas en Buenos Aires, la periodista Lesley Stahl, mencionó en un programa de la propia CBS News que «hay evidencias de que (Nisman) se equivocó» al afirmar que el gobierno argentino pidió a Interpol que se cancelen las alertas rojas sobre los sospechosos.

La denuncia de Nisman contra la presidente Cristina Kirchner y el canciller Timerman por la supuesta tentativa de encubrir a los acusados iraníes por el atentado, fue desestimada por un juez de primera instancia, Daniel Rafecas, quien señaló la «inexistencia de delito». Esta decisión es objeto de una apelación. (I)

Denuncia de fiscal Nisman contra gobierno argentino se apoyó en una "mentira"

La denuncia contra el gobierno de Argentina por un supuesto acuerdo secreto con Irán para eliminar órdenes internacionales de arresto contra sospechosos del atentado a la mutual judía AMIA se apoyó en una «mentira», afirma el canciller argentino Héctor Timerman en una entrevista que se divulgará el domingo.

El fiscal Alberto Nisman, quien fue hallado muerto un día antes de defender su denuncia ante una comisión del Congreso, se apoyó en la convicción de que, como parte del acuerdo secreto con Teherán, el gobierno actuó para que Interpol cancelara las denominadas «alertas rojas» sobre pedidos de detención a los sospechosos iraníes.

«Es una mentira. Una mentira completa. Nunca he dicho nada de eso. El señor Nisman nunca presentó ninguna evidencia», expresó Timerman en una entrevista grabada para el célebre programa 60 Minutos, de la red de TV estadounidense CBS News, que irá al aire en la noche del domingo.

En la entrevista con CBS News, Timerman también descartó categóricamente que el caso del fiscal Nisman pueda ser comparado a la pesadilla que significó la «guerra sucia» en la década de 1970 en Argentina, con miles de desaparecidos y ejecuciones sumarias.

«No, eso es imposible. Estamos hablando de cosas que fueron terribles, terribles», expresó Timerman, según adelantos de la entrevista divulgados el sábado por la propia cadena CBS News.

El programa 60 Minutos también grabó una entrevista con un exauxiliar de Nisman, Diego Lagomarsino, quien le prestó el arma utilizada en el disparo que provocó la muerte del fiscal.

Lagomarsino afirmó que Nisman le dijo que no confiaba en los 10 guardaespaldas, pero sin embargo aseguró no saber si realmente cometió un suicidio o fue asesinado.

La responsable por las entrevistas en Buenos Aires, la periodista Lesley Stahl, mencionó en un programa de la propia CBS News que «hay evidencias de que (Nisman) se equivocó» al afirmar que el gobierno argentino pidió a Interpol que se cancelen las alertas rojas sobre los sospechosos.

La denuncia de Nisman contra la presidente Cristina Kirchner y el canciller Timerman por la supuesta tentativa de encubrir a los acusados iraníes por el atentado, fue desestimada por un juez de primera instancia, Daniel Rafecas, quien señaló la «inexistencia de delito». Esta decisión es objeto de una apelación.

Exesposa de Nisman dice que fiscal argentino fue "víctima de homicidio"

La exesposa del fallecido Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, querellante en la causa que investiga la muerte del fiscal que denunció a la presidenta argentina, afirmó hoy que el fiscal fue «víctima de homicidio sin lugar a dudas».

«Alberto Nisman no se suicidó. A Alberto Nisman lo mataron», dijo la jueza, en una comparecencia ante la prensa, sobre el fiscal especial del caso AMIA, quien murió el pasado 18 de enero, de un tiro en la cabeza, en circunstancias aún sin aclarar. (I)

Alberto Nisman estaba "embriagado" en el día de su muerte, según Gobierno argentino

El fallecido fiscal Alberto Nisman, que murió cuatro días después de denunciar a la presidenta argentina Cristina Fernández por presunto encubrimiento de terroristas, estaba «en un estado de embriaguez elevado» en el momento de su muerte, dijo este miércoles el portal Infojus, dependiente del Ministerio de Justicia.

En su último discurso en la apertura de sesiones, Kirchner causa controversia

En su último discurso en la tradicional apertura de sesiones en el Congreso habló de Nisman y de la deuda.

Juez desestima la denuncia presentada por Nisman contra la presidenta argentina

La Justicia desestimó la denuncia presentada por el fallecido fiscal Nisman contra Cristina Fernández.

Juez desestima denuncia de Alberto Nisman contra Cristina Fernández

El juez federal Daniel Rafecas desestimó el jueves la denuncia que había presentado el fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández por un supuesto encubrimiento de un grupo de iraníes acusados de un atentado terrorista perpetrado en Buenos Aires en 1994.

El juez dijo que «no están dadas las mínimas condiciones para iniciar una investigación penal» a partir de la denuncia presentada por Nisman el pasado 14 de enero, informó el Centro de Información Judicial.

Nisman fue hallado muerto el 18 de enero, cuatro días después de acusar a la presidenta, al canciller Héctor Timerman, a un diputado oficialista, a dos supuestos espías y a dirigentes sociales afines al gobierno de haber participado en un plan para «garantizar la impunidad» de los ocho iraníes acusados del ataque a la Asociación Mutual Israelita Argentina, que causó 85 víctimas fatales.

Su muerte, que investiga la justicia, generó una crisis política e institucional en el país. (I)

 

Lagomarsino ignora por qué faltan sus huellas en la pistola que dio al fiscal Nisman

Asistente del fiscal ignora por qué no aparecen sus huellas en la pistola que prestó al acusador público.
 

Exagente argentino denuncia ‘campaña de demonización’ del Gobierno

Santiago Blanco Bermúdez afirmó que el Gobierno pretende que su cliente sea visto como «el mal en persona».

Gobierno argentino habla de ‘arremetida judicial’

El gobierno argentino denunció la existencia de una “arremetida” judicial, tras la confirmación del procesamiento del vicepresidente Amado Boudou y la ratificación del juez que investiga una empresa de la presidenta Cristina Fernández.

Para el Ejecutivo, hay un “ataque” contra el gobierno orquestado por la justicia y resulta “llamativo” que decisiones judiciales adversas a funcionarios públicos se hayan adoptado después de la marcha por el fallecido fiscal Alberto Nisman.

“Hay una arremetida corporativa, mediática y judicial”, dijo ayer el jefe de gabinete argentino, Jorge Capitanich.

El jueves, la Cámara Federal confirmó el procesamiento de Boudou por “cohecho pasivo y negociaciones incompatibles” con su cargo en un caso sobre la compra de una imprenta de papel moneda. También rechazó la recusación contra el juez Claudio Bonadío, quien investiga presuntas irregularidades administrativas en la empresa Hotesur, de la que es accionista la mandataria.

En otro tema, el fiscal Gerardo Pollicita rechazó ayer la invitación de kirchneristas al Congreso para explicar su imputación a la presidenta, en el caso sobre presunto encubrimiento. Adujo que podría poner en riesgo la indagación. (I)

Cristina recibió un llamado de atención durante marcha

La multitudinaria “marcha del silencio” del miércoles envió un estruendoso reclamo de justicia a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en medio de la conmoción popular por la extraña muerte del fiscal Alberto Nisman días después de haber denunciado a la mandataria por supuesto encubrimiento.

Cientos de miles de personas homenajearon al fiscal y lanzaron un llamado de atención al gobierno kirchnerista, que a diez meses de concluir su mandato había advertido que esta marcha formaba parte de un “golpe de Estado blando”.

La gente expresó su hartazgo ante la corrupción, apenas horas después de que la presidenta avisara que “este gobierno no permite que nadie le marque la cancha”. El gobierno habría tomado nota del malestar popular, pero es difícil que lo admita en público. Al contrario, ayer salió a minimizar la marcha y considerarla una “manifestación opositora”.

El caso Nisman estremeció el escenario político y reavivó una de las heridas abiertas que más duele: el atentado a la Asociación Mutual Israelita (AMIA), el peor ataque terrorista en el país, que permanece impune casi 21 años después.

Una sucesión de graves hechos conmocionó al país desde mediados de enero. En primer lugar, la denuncia del fiscal especial que investigaba el caso AMIA contra la presidenta, su canciller y otros colaboradores por supuesto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado. Cuatro días después de la muerte del fiscal, hay una tardía reacción presidencial primero vía Facebook, y luego con reiterados discursos por cadena nacional en los que no se hizo referencia directa al tema.

Luego, la imputación a la presidenta y la solicitud formal de apertura de la investigación en su contra. Su vice, Amado Boudou, irá a juicio político y además será procesado en el caso de la compra irregular de una empresa que imprimía papel moneda para el Estado, en un nuevo dolor de cabeza para un Gobierno salpicado por acusaciones judiciales.

La Sala I de la Cámara Federal argentina confirmó ayer la acusación formal que había realizado en junio el juez Ariel Lijo, que había denunciado a Boudou por usar sus influencias para que la compañía Ciccone saliera de la quiebra en 2010, cuando era ministro de Economía, y luego adquirirla a través de un fondo de inversión.

La oposición buscó capitalizar el descontento popular adhiriéndose a la marcha.

Pasado un mes de la muerte de Nisman, la investigación no tuvo indicios claros para definir si fue un suicidio o un homicidio. La exesposa del fiscal, la jueza Sandra Arroyo Salgado, insistió ayer en que no admite la posibilidad de un suicidio y sembró dudas.

“En esta coyuntura judicial, política y mediática, no están dadas las garantías para que sea una investigación imparcial y sin riesgos”, alertó.

En tanto, Salvador Cabral, senador oficialista, salió a asegurar que a Nisman lo habría matado el colaborador que le prestó la pistola, Diego Lagomarsino, y que se trataría de un caso de “crimen pasional”. (I)

300
mil personas participaron en la marcha convocada por fiscales

Anoche hablé con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para transmitirle toda nuestra solidaridad de la patria de Simón Bolívar y Hugo Chávez. Fuerza Cristina”.
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Después de un intento de agresión económica mediante los llamados fondos buitre, ahora viene un golpe judicial”.
Evo Morales, presidente de Bolivia.

Congreso llama a Pollicita

El Congreso argentino invitó, el miércoles, al fiscal Gerardo Pollicita a informar sobre el estado de la denuncia de su fallecido colega Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández, por presunto amparo a exfuncionarios iraníes acusados de un ataque antisemita en 1994.

La sesión con Pollicita fue convocada para el lunes próximo, aunque el fiscal no respondió si concurrirá ante las comisiones parlamentarias.

Nisman apareció muerto en el baño de su apartamento el 18 de enero, con un disparo en la cabeza. El caso fue caratulado de muerte dudosa.

El fiscal acusó en 2006 a Irán y a su expresidente Ali Rafsanjani por el atentado explosivo contra la mutual judeo-argentina AMIA, con balance de 85 muertos y 300 heridos.

“El propósito es que (Pollicita) informe de su decisión de dar curso a la denuncia de Nisman. Les recuerdo que nosotros como legisladores hemos aprobado el Memorándum con Irán”, manifestó ayer la presidenta del bloque oficialista, Juliana di Tullio.(I)

Con lluvia se realiza la Marcha del Silencio en Argentina

Decenas de miles de argentinos marchan este miércoles bajo la lluvia de Buenos Aires para pedir justicia por la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nismna, que acusó a la presidenta Cristina Fernández de encubrir un atentado.

La multitudinaria manifestación -una de las mayores que haya enfrentado la mandataria en sus siete años de gestión- fue convocada por un grupo de fiscales y rápidamente recibió la adhesión de la oposición, en medio de la tormenta política que sacude al Gobierno desde la muerte de Nisman hace un mes.

Ocho de los principales precandidatos presidenciales opositores para las elecciones de octubre anunciaron acompañar a los fiscales, al igual que la dirigencia de la numerosa colectividad judía, la más importante de América Latina.

«El clima entre la gente es muy tranquilo. No se ven banderas partidarias; sí muchos carteles con diferentes inscripciones: ‘Todos somos Nisman’, ‘Asesina’ y ‘Cristina no te metas con la República'», reseñó El Clarín.

«Uno de los objetivos de la marcha será resaltar la pertenencia judicial. Por este motivo, los primeros 50 metros serán exclusivamente para fiscales y jueces. Detrás de ellos estarán quienes integren el gremio de judiciales garantizando la seguridad y cargando una bandera argentina de varios metros de largo. Y luego, más atrás, marchará la clase política», detalló a su vez Infobae.

El gobierno repudió el mitin por considerarlo «golpista» y sostuvo que la denuncia de Nisman contra Kirchner es un intento de involucrar al país en el conflicto de Medio Oriente.

«Les pido que abran bien los ojos. No estoy hablando de conspiraciones, es un mundo de intereses», dijo Kirchner en un acto en cadena nacional antes de la marcha.

«Es una marcha de silencio. Pero se suele decir que el silencio vale más que mil palabras. Habla de cómo se siente una gran parte del país que no comulga con las ideas del Gobierno», dijo Héctor Fiore, un jubilado de 68 años, a Reuters.

Bajo un diluvio, los manifestantes cubrían el ancho de la Avenida de Mayo -que une el Congreso con la Casa de Gobierno- con sus paraguas. Muchos llevaban como podían carteles en los que pedían «Verdad» y «Justicia».

La llamada «Marcha del Silencio» comenzó cerca de las 18:00 locales (16:00 de Ecuador) en el Congreso argentino, en el centro de Buenos Aires, y se prevé que concluya una hora después.

A la par comenzaron protestas en otras ciudades de Argentina e incluso en otros países, como el vecino Chile, luego de que la convocatoria fuera difundida por diversos sitios de internet.

PARÍS.- Una concentración se realizó en la capital francesa (EFE)

La televisión argentina mostró a multitudes que protestaban en las principales ciudades de la nación.

Nisman apareció con un disparo en la cabeza en su lujoso departamento de Buenos Aires, un día antes de presentar ante diputados la grave acusación que había hecho contra la presidenta Fernández y su canciller, Héctor Timerman, de encubrir un ataque antisemita de 1994 en el que murieron 85 personas.

Aunque la hipótesis más fuerte es que pudo haber sido un suicidio, no se ha descartado que sea producto de instigación o que se tratara de un homicidio, en medio de una turbia trama que involucra a los servicios de inteligencia, a los que el Gobierno culpó de la muerte de Nisman. (I)

Miles de argentinos salieron a las calles a un mes de la muerte de Nisman

Ni siquiera una lluvia torrencial impidió que cientos de miles de personas participaran en la marcha del 18F.

Presidenta argentina habla de capacidad de aguante

La presidenta argentina, Cristina Fernández, eludió ayer por segundo día consecutivo referirse al pedido de imputación hecho el viernes por un fiscal. Más bien destacó su capacidad para aguantar situaciones adversas al frente del gobierno.

“Cuando se asombran de todo lo que tengo que aguantar les digo que aprendí en la Patagonia, con el viento, el frío, la nieve y el olvido”, expresó en un discurso en El Calafate, donde inauguró un hospital.

Fernández no se refirió al pedido de imputación que el viernes presentó en su contra el fiscal Edgardo Pollicita, por presuntamente intentar garantizar la impunidad de siete ciudadanos iraníes involucrados en el ataque terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994 y que causó 85 muertos.

Pollicita pidió al juez Daniel Rafecas imputar a Fernández, al canciller Timerman y a varios colaboradores por presunto “encubrimiento por favorecimiento personal agravado” y posible “impedimento o estorbo del acto funcional e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

El fiscal solicitó también unas 50 medidas de prueba, que incluyen allanamientos, exámenes de telecomunicaciones y declaraciones testimoniales, para avanzar en la acusación contra Fernández, según informó ayer el diario Clarín.

Pollicita siguió la senda de investigación que había iniciado su colega Alberto Nisman, hallado muerto el pasado 18 de enero en su departamento de un balazo en la cabeza, lo que para el gobierno es una maniobra de “golpismo judicial”.

Los diarios de Santa Cruz, tierra natal del fallecido expresidente Néstor Kirchner, publicaron ayer un escrito en el que varios legisladores, dirigentes oficialistas e integrantes de la familia presidencial defendieron la gestión de la mandataria tras el pedido de imputación.

Según los firmantes, la jefa de Estado “y su equipo de gobierno” enfrentan un “cúmulo de maniobras desestabilizadoras de todo tipo”, entre ellas la “falsa imputación” de Pollicita.

Para el ministro de Economía, Axel Kicillof, “en un año electoral hay un apuro por sacar causas del sombrero” y “hay fiscales y jueces dispuestos a hacer el juego de enlodar ante la sociedad a los funcionarios del gobierno, más allá de que estos juicios por ahí llevan años y no se resuelven nunca, pero generan títulos de diarios”. “Yo también tengo denuncias penales en contra, tal vez me llamen y me imputen”, dijo. (I)

Somos más importantes que los reflectores, somos más importantes que las cámaras, que lo que pueda decir un diario”.
Cristina Fernández,
Presidenta de Argentina.

Kirchner elude hablar sobre imputación durante acto público

«Estamos tercamente empecinados en brindar alegría», dijo Fernández en su primer acto público tras denuncia.