El papa Francisco hará una visita a Colombia en 2016

Tiene muchas motivaciones para visitar el país, pero el tema de la paz en esa región es una de las principales.

Comitiva del Vaticano verifica lugares para visita del papa Francisco a Paraguay

Una comitiva enviada por el Vaticano recorrió varios lugares del centro de Asunción y de poblaciones aledañas para concretar los diferentes puntos que conocerá el papa Francisco durante su visita prevista a Paraguay en julio, dentro de su gira suramericana que incluye a Ecuador y Bolivia.

La avanzada vaticana visitó el Palacio de Gobierno y la Catedral Metropolitana en el centro de Asunción, y luego acudió a la Basílica de Caacupé, en el departamento de Cordillera, a unos 50 kilómetros de la capital de Paraguay.

La comitiva estuvo formada por el funcionario de la oficina de Protocolo de la Santa Sede, Paolo Corvini, y la encargada de los vuelos del papa Francisco, Stefania Izzo, de Alitalia.

Los enviados del Vaticano llegaron el sábado desde Bolivia, que junto a Paraguay y Ecuador recibirán al papa Francisco este año, anunció oficialmente el Vaticano.

Según la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), el sumo pontífice estará en Paraguay el 10, 11 y 12 de julio.

En la Basílica de Caacupé, el principal referente mariano de los católicos paraguayos y destino de peregrinación de miles de fieles todos los años, los enviados del Vaticano y sus acompañantes fueron recibidos por su obispo, Claudio Giménez.

El grupo enviado por el papa, que también pasó por la ciudad de Piribebuy, no ha dado declaraciones a la prensa desde su llegada a Paraguay.

La visita de la comitiva ya había sido anunciada por la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) y prevé tener varias actividades con autoridades eclesiales y gubernamentales, entre ellas, según la prensa local, una reunión con el presidente paraguayo, Horacio Cartes.

En su visita, el papa Francisco tiene previsto entrevistarse con Cartes y celebrar una multitudinaria misa en las proximidades del aeropuerto, más exactamente en el parque u Guasú, el más grande del Asunción metropolitano, y donde en 1988 Juan Pablo II congregó a cientos de miles de personas a pesar de la fuerte lluvia. (I)

El arzobispo salvadoreño "scar Arnulfo Romero será beatificado el 23 de mayo

La ceremonia de beatificación se celebrará en la plaza del Divino Salvador del Mundo, de la capital salvadoreña.

Arzobispo Romero será beatificado el 23 de mayo, confirma Iglesia Católica

El arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980, será beatificado el 23 de mayo próximo, confirmó hoy en la capital salvadoreña el postulador de su causa en el Vaticano, Vincenzo Paglia.

«El 23 de mayo de este año, monseñor Romero será proclamado beato en San Salvador», expresó Paglia ante la prensa junto al presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, luego de que ambos se reunieran en privado en la Casa Presidencial.

La ceremonia de beatificación de Romero se celebrará en la plaza del Divino Salvador del Mundo, de la capital salvadoreña, según anunció la Conferencia Episcopal de El Salvador el mes pasado.

El acto religioso se celebrará con una eucaristía presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano.

Paglia manifestó que esta beatificación es un don extraordinario para toda la iglesia en el mundo y en especial para todo El Salvador, porque «Romero desde el cielo se ha convertido en el pastor bueno y beato que une hoy a todo su pueblo, por el cual dio su propia vida».

Calificó como un «signo de la providencia» el hecho de que la Congregación para las Causas de los Santos haya dado el consentimiento unánime a la tesis de que monseñor Romero fue asesinado por odio a la fe.

«A través de su fe (de monseñor Romero) y de esa labor hacia las personas más necesitadas se puede construir un mundo nuevo de esperanza y de optimismo», dijo el presidente salvadoreño en la conferencia realizada en el Salón de Honor Presidencial Monseñor óscar Arnulfo Romero, en la sede del Gobierno.

El mandatario salvadoreño subrayó que «esta beatificación también se convierte en un milagro para El Salvador, porque esto nos permite, a partir de su pensamiento, tratar de unir el país y enfrentar los nuevos retos que tenemos».

Agregó que «no dudo que si monseñor estuviera vivo, así como está su obra él estuviera al frente de esa búsqueda de unir voluntades para llevar paz a nuestras familia».

«Monseñor Romero es un hijo que engrandece a este país. Su obra y doctrina ha llegado a rincones más alejados del mundo y ha convertido su vida en una esperanza para la humanidad», aseguró el jefe de Estado.

Romero, que se caracterizó por defender a los más pobres y desprotegidos, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador desconocido cuando celebraba una misa en la capilla del hospital de cáncer La Divina Providencia de San Salvador, meses antes del estallido del conflicto armado.

El papa Francisco aprobó el pasado 3 de febrero el decreto para la beatificación del arzobispo Romero, en el que se reconoce el «martirio» del arzobispo «in odium fidei», es decir, que fue asesinado por «odio a la fe». EFE

Paraguay comienza a preparar visita del papa sin fecha confirmada

La Iglesia Catòlica de Paraguay empezó a preparar la visita del papa Francisco, aunque no se tiene aún la fecha confirmada.

«Será este año pero no sabemos cuándo se producirá», dijo este jueves Claudio Giménez, presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) y obispo de Caacupé.

Los trabajos están en marcha y en los próximos días se designará a un obispo responsable de la visita y un coordinador laico que trabajará junto con éste, dijo Giménez.

El martes, el presidente de Bolivia Evo Morales anunció que el papa Francisco visitará Paraguay, Bolivia y Ecuador el próximo julio. (I)

Es el modelo, estúpido

La Iglesia señala sin tapujos que el origen de la gravísima crisis que afecta al país radica en el ordenamiento colectivista y centralizado que busca imponer el gobierno, el cual responde a planteamientos eurocentristas anclados en un pasado tan lejano como los países donde, primeramente, se ensayó sin resultados alentadores, ese modelo –Rusia, convertida en Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas mediante una política de expansión territorial semejante a la practicada por los regímenes colonialistas e imperialistas, y China bajo la férrea dictadura de Mao Zedong– del cual echó mano Chávez para imponer su personalísima satrapía y al que son tan afectos Maduro, Cabello, Jaua, el PSUV y, quién lo diría, una poderosa jefatura militar a la que parece importarle un bledo su caducidad.

También la lucidez del estudiantado universitario parece marchar en el mismo sentido y dirección que la Conferencia Episcopal Venezolana, al plantear, en palabras del dirigente de la UCAT, Leonardo Manrique, “el cambio del modelo político y económico”; además agregó que tal petición “significa una economía de producción porque en el país no se produce nada, todo se compra afuera”.

Las críticas al anacrónico proyecto chavo bolivariano se multiplican dentro y fuera de nuestra geografía y se sustentan en el histórico fracaso de un paradigma incapaz de realizarse sin la tutela de una jefatura absolutista y represiva, demostrando que las libertades democráticas y los derechos humanos son incompatibles con un modo de organización basado en la fe ciega hacia la dirigencia, la obediencia total de los gobernados y el sacrificio continuado del bienestar social.

Chávez, primero, y Maduro, después, buscaron 5, 6 y hasta 7 patas al gato de sus equivocaciones, repartiendo, alegre e irresponsablemente, imputaciones con su filosofía del “yo no fui” y su pertinaz insistencia en que la culpa de sus desaguisados es de quienes se niegan a ser parte de un rebaño graciosamente dispuesto a ser sacrificado por ideales ajenos a nuestra manera de ser, a nuestra herencia histórica y nuestra voluntad de autodeterminación en un clima de tolerancia y entendimiento.

La inviabilidad del sistema (marxista, leninista, maoísta, castrista o chavista) no parece haber penetrado en las entendederas de los socialistas criollos, empeñados en marchar a contracorriente y procurando desesperadamente salidas a un atolladero que está en la génesis de la propuesta roja; no comprender esto, significa que estamos condenados al estancamiento.

James Carville, estratega de la campaña electoral de Bill Clinton cuando éste enfrentó a George Bush, recomendó al abanderado demócrata que desnudara la manera republicana de gobernar, que por entonces se centraba en la política, y apuntara sus dardos contra sus notorias falencias en materia económica. “Es la economía, estúpido” fue la afortunada frase que permitió a los demócratas regresar a la Casa Blanca y demostrar que, efectivamente, se trataba de resolver problemas de naturaleza económica y no política. Mutatis mutandi, podríamos apuntar que en Venezuela hace tiempo que se confunden la gimnasia y la magnesia y que no son guerras ni conspiraciones los obstáculos al crecimiento y desarrollo del país sino el modelo: ¡el modelo, estúpido, el modelo!

Obispos de Venezuela atribuyen escasez a modelo socialista

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) atribuyó hoy la crisis de desabastecimiento de productos básicos que vive el país a la decisión del gobierno de «imponer» un sistema político-económico de corte socialista marxista o comunista.

La CEV emitió la declaración final de su asamblea anual tras una semana de debates entre los obispos, en la que indica que el modelo que intentan imponer el gobierno y otros órganos del poder público es un «sistema totalitario y centralista, que establece el control del Estado sobre todos los aspectos de la vida de los ciudadanos y de las instituciones públicas y privadas».

«Además, atenta contra la libertad y los derechos de las personas y asociaciones y ha conducido a la opresión y a la ruina a todos los países donde se ha aplicado», señaló.

La declaración señala que el sistema económico que impulsa el gobierno «es, a todas luces, ineficaz».

«Es necesario que, dejando a un lado concepciones ideológicas rígidas y fracasadas, así como el afán de controlarlo todo, el gobierno impulse reformas que eliminen trabas a la producción, detengan la inflación, y solucionen el desabastecimiento y la carestía de los artículos de primera necesidad. Entre otras cosas promoviendo la actividad privada en la economía, consagrada en la Constitución», recalcó.

Lea también: Defensor del pueblo busca ‘humanizar’ trato a venezolanos que hacen colas por alimentos

Los obispos examinaron en la última semana lo que consideró una crisis sin precedentes que afecta al país y que se ha manifestado en los primeros días de 2015 en las multitudinarias filas en los supermercados y comercios de gente buscando productos básicos.

Señalaron que el modelo socialista se evidencia en el desprecio de cualquier propuesta que «no sea la oficial, en el desarrollo de una hegemonía comunicacional que entraba y limita la actuación de medios independientes, en el propósito de controlar los sindicatos, en la persecución por vía judicial de la disidencia política, en la multiplicación de leyes, normativas y procedimientos que dificultan la acción del sector privado».

Los obispos dijeron que las protestas contra el gobierno en 2014, que dejaron 43 muertos y cientos de heridos, plantearon la necesidad de un diálogo entre el gobierno y la oposición, que «lamentablemente no pasó de los primeros encuentros».

«A esta situación se ha unido en los últimos meses la angustia generalizada del pueblo por la crisis económica que sufrimos, pues se ve sometido a dificultades nunca vistas para tener acceso a artículos de primera necesidad», puntualizó.

Factores de la crisis

Agregó que la deuda externa gigantesca, la inflación desbordada, la devaluación de la moneda, el contrabando de extracción y el desabastecimiento de productos básicos «han generado el empobrecimiento creciente de amplio sectores de la población, particularmente los de menos recursos económicos».

«Esta crisis se acrecienta por la corrupción administrativa, el centralismo, el saqueo de las divisas del fisco, la reciente baja de los precios del petróleo, y por la ineficacia de las medidas y planes que está aplicando el gobierno para enfrentarla», aseveró.

Dijo que el gobierno y las autoridades deben asumir su responsabilidad en solucionar los problemas que vive el país, activando los correctivos necesarios para evitar el empeoramiento de la crisis.

La CEV dijo que a este escenario se suma una situación de violencia social cada vez peor, en el que «el lenguaje ofensivo, la descalificación sistemática a toda opinión contraria (a la oficial), incitan al fanatismo y a la irracionalidad». (I)