Venezuela empeñó oro para préstamo de $ 1.000 millones, según medio local

Venezuela empeñó parte de sus reservas internacionales en oro para obtener un préstamo de 1.000 millones de dólares, según el medio local ‘El Nacional’. 

La versión del diario «El Nacional» indica que la operación se firmó con el banco estadounidense Citibank, que fue escogido entre cinco grupos financieros.

El Banco Central de Venezuela no confirmó la operación, que mejoraría la posición del país ante la caída de los ingresos petroleros y los compromisos de la deuda externa que tiene para este año.

«El oro permanecerá en las bóvedas del Banco de Inglaterra. No obstante, sería tomado como garantía en caso de que el BCV no pague a tiempo la cantidad prestada por Citibank», detalla el medio venezolano.

«El Nacional» apunta que el déficit fiscal para 2015 se calcula en unos 25.000 millones de dólares. Parte del dinero que emite el Banco Central no tiene respaldo y por ello genera una espiral inflacionaria, que este año podría superar el 100 por ciento.

El reporte añade que el oro permanecerá en Inglaterra, en garantía por el pago del préstamo y los intereses.

Las reservas internacionales de Venezuela son de unos 22.000 millones de dólares, de las cuales el 70 por ciento está compuesta de oro.

Este año para compensar la caída de los ingresos petroleros el gobierno incorporó 2.500 millones de dólares de una deuda emitida por la filial petrolera Citgo, en Estados Unidos; obtuvo 2.000 millones de un fondo binacional con China y 1.900 por la reestructuración de una deuda por petróleo de República Dominicana.

«El Nacional» dijo que esas operaciones, combinadas con el empeño del oro, permitieron al gobierno sumar más de 7.000 millones de dólares a las reservas.

La escasez de divisas ha afectado el crédito del país para importar bienes del exterior, lo que agravó el desabastecimiento de los mercados venezolanos. (I)

China aplica fuerte recorte al encaje bancario para combatir desaceleración económica

El Banco Central de China recortó el domingo el monto de efectivo que los bancos deben mantener como reservas, en la segunda reducción general para la industria en dos meses, con la que busca aportar liquidez a la economía para estimular el crédito y animar el crecimiento del país.

El Banco Popular de China redujo el ratio del requerimiento de reservas para todos los bancos en 100 puntos básicos a 18,5%, a partir del 20 de abril, dijo la entidad en un comunicado publicado en su sitio web.

«Aunque el crecimiento en el primer trimestre cumplió el objetivo oficial de cerca de un 7 por ciento para el 2015, la desaceleración en varias áreas, incluyendo la producción industrial y las ventas minoristas, ha causado preocupación», dijo un reporte publicado por la agencia oficial Xinhua relativo al anuncio.

El más reciente recorte, que fue la reducción más profunda de una sola vez desde la crisis financiera del 2008, muestra cómo el banco central chino está redoblando los esfuerzos para evitar una desaceleración brusca de la economía.

«El tamaño del recorte es mayor a lo esperado», dijo el analista de Shenwan Hongyuan Securities, Chen Kang.

«Esto va a liberar cerca de un billón de yuanes (en liquidez) al menos», añadió.

Afectado por un declive del mercado de las propiedades, el exceso de capacidad en las fábricas y por la carga de la deuda local, se prevé que el crecimiento se modere al 7% este año, que sería el mínimo en unos 25 años, desde 7,4% en 2014 – aún contando el efecto de las medidas adicionales de estímulo.

Salida de capital

Sin embargo, el último recorte de los requisitos de reserva fue visto como una iniciativa más defensiva por algunos economistas, ya que sirvió principalmente para contrarrestar las crecientes salidas de capitales que estaban presionando a la oferta monetaria, dificultando las bajas de las tasas de interés reales.

Los banqueros chinos se han mostrado reticentes a extender más el crédito, diciendo que también deben respetar las órdenes para mantener la rentabilidad y reducir la cantidad de préstamos en mora en sus libros. Su intransigencia parece haber frustrado a las autoridades en Pekín.

El primer ministro Li Keqiang exhortó públicamente a los bancos a que aumenten el crédito a la economía real, durante una visita a bancos principales que hizo el viernes.

Señal agresiva del lado corporativo

Ejecutivos dicen que prefieren ser cautos antes de emprender nuevas inversiones, de cara a la debilidad de la demanda y la menor capacidad de fijación de precios de los productores.

Como resultado, los grupos de expertos y asesores del gobierno se están polarizando entre los que piden más estímulo para frenar la desaceleración, y un campo rival que enfatiza las reformas estructurales como la ruta para el crecimiento sostenible.

«La amplitud de la reducción refleja una señal de política más agresiva», dijo Xie Yaxuan, director de análisis macroeconómico de China Merchants Securities.

«La reducción debería ayudar a compensar el crecimiento negativo de las divisas en el primer trimestre, que produjo un agujero en la base monetaria», sostuvo.

El banco central anunció además recortes focalizados de los requisitos de reserva; una rebaja adicional de 100 puntos básicos para las cooperativas de crédito rural y bancos de pueblos, además de una disminución de 200 puntos básicos para el Banco de Desarrollo Agrícola de China, uno de los mayores prestamistas del país.

Tasas de interés

El banco central también ha recortado las tasas de interés en dos ocasiones desde noviembre, a fin de aliviar el costo del financiamiento y alentar la demanda.

Pero si bien las tasas de corto plazo bajaron en semanas recientes, el crédito de largo plazo a la economía real no mostró mucha reacción.

«Las tasas de interés reales están extremadamente altas», dijo Arthur Kroeber, jefe de análisis de Gavecal Dragonomics.

«Los requisitos de reserva han estado al 20 por ciento por mucho tiempo y eso creó espacio para bajarlos más», agregó.

Prisión a tesorero del PT por caso Petrobras

Prisión a tesorero del PT por caso Petrobras
Ayer, La Policía brasileña arrestó al tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores, Joao Vaccari, dentro de la investigación por el caso Petrobras.(I)

Joven lanzó confeti a presidente de BCE
La Policía alemana detuvo ayer a una chica que se atrevió a lanzar confeti al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.(I)

80%
de los restos del avión estrellado de Germanwings fueron evacuados del lugar de Los Alpes.(I)

Canasta básica familiar cuesta 5.359 dólares en Venezuela

La canasta básica familiar -que incluye vivienda, servicios, salud, vestimenta e higiene- aumentó un 106,7 por ciento entre febrero de 2014 y febrero de este año, según aseguró este lunes el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas) de la Federación Venezolana de Maestros.

Esta instancia no gubernamental, que mensualmente mide la evolución del coste de la «canasta básica familiar», aseguró que ésta se situó a finales de febrero en 33.759,96 bolívares, casi seis veces por encima del salario mínimo, cuyo monto mensual está actualmente en 5.622,48 bolívares.

La equivalencia del costo de la canasta básica requerida por una familia obrera de cinco miembros es de 5.359 dólares al cambio de 6,3 bolívares por dólar, y de 177,72 dólares a la tasa asimismo oficial de 169,96 bolívares por dólar, la menor y mayor registradas en el marco del control estatal de cambio en vigor desde 2003.

El Cendas registró alzas de precios y tarifas entre enero y febrero del 12 por ciento en salud, de 8,3 por ciento en alimentos, 7,5 por ciento en servicios (60 por ciento en tarifas de electricidad), 1,2 por ciento en alquiler de vivienda y 3,2 por ciento en artículos de higiene personal y limpieza del hogar.

El Banco Central de Venezuela no ha publicado los últimos índices mensuales de inflación desde que el 13 de febrero pasado informó de que 2014 cerró con un repunte de precios y tarifas de un 68,5 por ciento y que el índice de diciembre fue del 5,3 por ciento mensual. (I)

Dilma Rousseff lanza siete medidas anticorrupción

Endurecer la pena por ocultar o adulterar información ante los organismos de fiscalización electoral y confiscar bienes, propiedades o valores que provengan de actos criminales o de improbidad administrativa son parte del paquete de medidas anticorrupción que anunció ayer la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Las siete medidas, para atacar la corrupción en los distintos estratos de la administración pública, son adoptadas tras el estallido de un escándalo de sobornos en la estatal Petrobras que desató protestas masivas el pasado domingo.

Algunas de las propuestas ya habían comenzado a recorrer distintos niveles de tratamiento legislativo, pero no están vigentes aún. Entre ellas figura la extensión de las condenas a los donantes, tanto de naturaleza personal como jurídica, y a los partidos políticos. La multa prevista es de 5 a 10 veces el valor donado y no declarado.

Castigar la posesión, adquisición o el uso de bienes incompatibles con la renta o la evolución patrimonial de los funcionarios. Pena: de 3 a 8 años.

El gobierno pidió la tramitación urgente de un proyecto de ley (ya en el Congreso) que alcanza a los bienes sobre los cuales haya indicios o pruebas de que son producto de una acción ilegal. La indisponibilidad de los bienes puede servir para reparar los daños causados, pagar multas y costos derivados o para la mera preservación de su valor. Podrá ser levantada en caso de absolución o suspensión del proceso.

Otra de las iniciativas busca que quienes ocupan cargos de confianza en el gobierno federal tengan una “ficha limpia” de antecedentes judiciales.

La mandataria no ha tenido tregua desde que inició su segundo mandato en enero con un escenario económico negativo. Es asediada por las permanentes revelaciones del megafraude en la petrolera Petrobras, que tiene a decenas de legisladores en investigación, muchos de ellos aliados de su gobierno en el Congreso o de su propio partido.

“Somos un gobierno que no transige con la corrupción y tenemos el compromiso y la obligación de enfrentar la impunidad que alimenta la corrupción”, dijo la presidenta en un acto en Brasilia, donde reconoció públicamente esa demanda de la sociedad.

Analistas apuntan que el retroceso agudo del apoyo a Rousseff, reelecta en octubre, y la falta de la tradicional “luna de miel” de los gobiernos recién ungidos obedecen a la convergencia de una economía deteriorada, al destape de la confabulación que se enquistó en la empresa que era el orgullo nacional y a un aislamiento de la mandataria.

Ayer, el sondeo mensual de Datafolha, uno de los más seguidos en Brasil, mostró que la aprobación de su gestión se desplomó 10 puntos a 13% y el rechazo a su gobierno trepó al 62%. Ese nivel de reprobación es el más alto de un mandatario desde septiembre de 1992. (I)

62
por ciento

de encuestados por el Instituto Datafolha opinó que el gobierno de Rousseff era malo o pésimo.

Crisis
En el interior

Renuncia ministro
Menos de tres meses de iniciado su segundo mandato, la presidenta debió aceptar ayer la primera dimisión de un ministro: el titular de Educación, Cid Gomes, quien renunció tras duros roces con la base oficialista en el Congreso.

Funcionario peruano
El presidente del Banco Central de Reserva peruano, Julio Velarde, dijo en Sao Paulo que una intensificación de la crisis en Brasil afectaría a los mercados de la región, aunque consideró improbable que se agrave la situación en ese país.

Evo Morales pasará a las calles a unos 700 policías que custodiaban a altos cargos

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este viernes que destinará 5.147 policías más a tareas de seguridad ciudadana, lo que incluye la reducción del número de agentes destinados ahora a garantizar la seguridad en la Presidencia, ministerios y varias empresas y organismos estatales.

«No es posible que el ministro o ministra tengan seguridad y no el pueblo boliviano», sostuvo Morales en una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno de La Paz, acompañado por el ministro de Gobierno (Interior), Hugo Moldiz.

Las instituciones afectadas por esta decisión son la Presidencia, Vicepresidencia, la Asamblea Legislativa y los ministerios, además de la Fiscalía y otros órganos judiciales, el Banco Central de Bolivia, la petrolera estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), gobernaciones y alcaldías.

Casi 700 agentes pasarán de esas instituciones y compañías a realizar tareas de seguridad ciudadana en los nueve departamentos de Bolivia.

Los policías que reforzarán la seguridad ciudadana provendrán también del último curso de la Academia Nacional de Policías y de la Escuela Básica de Policía, donde agentes y oficiales cursan estudios de posgrado y formación técnica.

Además, se sumarán a las tareas de seguridad ciudadana 2.000 agentes de los 8.600 que en la actualidad están destinados a labores administrativas, indicó el mandatario.

Morales recordó que cuando asumió el poder en 2006 había en Bolivia 25.000 policías, frente a los 37.000 agentes con los que cuenta esa institución en la actualidad.

Asimismo, pidió a las autoridades policiales que efectúen una «buena distribución» de los agentes que reforzarán la seguridad ciudadana.

El gobernante citó zonas donde «hay problemas muy serios», como la región de Santa Cruz, que registra los índices más altos de inseguridad del país, o el pueblo sureño de Yacuiba, en la frontera con Argentina. (I)

Suiza impondrá requerimientos de capital más estrictos a bancos UBS y Credit Suisse

El Gobierno suizo dijo este miércoles que impondrá requerimientos de capital más estrictos a los bancos UBS y Credit Suisse a fin de año para protegerlos de futuras crisis.

Suiza ha liderado los esfuerzos entre autoridades y reguladores para asegurar que los bancos no se vuelvan tan grandes e interconectados con el sistema financiero internacional como para necesitar un rescate con dinero de los contribuyentes en caso de problemas.

Resolver esto ha sido una prioridad para los reguladores en Estados Unidos y Europa después de que varios bancos, incluyendo a UBS, con sede en Zúrich, fueron rescatados durante la crisis financiera de 2007-2009.

«Se requiere de medidas y ajustes adicionales para impulsar la resiliencia de bancos sistémicamente importantes y para hacer posible su reestructuración o resolución ordenada sin que los contribuyentes incurran en costo alguno», afirmó el Gobierno suizo en un comunicado.

Las enmiendas a la legislación suiza, que serán preparadas en consultas con el banco central del país, que es el regulador bancario del país, y con los mismos prestamistas, deberían ser presentadas a fin de año, dijo el Gobierno.

Los comentarios del Gobierno fueron en respuesta a recomendaciones formuladas en diciembre por una comisión de expertos que propusieron que UBS y Credit Suisse fueran sujetos a un ratio de apalancamiento más alto, el más amplio de los requerimientos de capital.

El ratio de apalancamiento es una medición del capital de un banco frente a sus activos totales.

La semana pasada, el presidente ejecutivo de UBS, Sergio Ermotti, dijo que esperaba que Suiza postergara propuestas formales para tener ratios de apalancamiento hasta que los reguladores internacionales hayan considerado la medida, lo que se espera que ocurra durante este año o en 2016.

China busca aumentar préstamos para alentar crecimiento

China redujo este miércoles el nivel mínimo de reservas que sus bancos tienen requerido mantener, en un nuevo paso para revertir una profunda desaceleración económica.

La reducción provocará que haya más efectivo disponible para préstamos y financiamiento de empresas pequeñas y rurales, proyectos de construcción y otras actividades, dijo el Banco Popular de China.

Dijo que la cantidad de depósitos que los prestamistas comerciales estarán obligados a tener en reserva será reducida por lo menos 0,5%. La reducción para bancos rurales será aún mayor.

Analistas esperaban nuevas medidas de estímulo luego que el crecimiento económico el año pasado bajase a 7,4%, si menor nivel en 24 años.

La medida es equivalente a añadir 600.000 millones de yuanes (96.000 millones de dólares) a las cuentas de los bancos estatales de China, de acuerdo con Mark Williams, de Capital Economics. Dijo, no obstante, que a causa de cuotas de préstamos y otras restricciones regulatorias, el impacto directo en el nivel de préstamos será menor que esa cifra.

«La medida aumenta su capacidad para prestar al permitirles tener más depósitos de clientes para un determinado nivel de reservas», dijo.

La desaceleración del crecimiento en China, junto con estancamiento en Europa y Japón, han sido los factores de reducciones recientes en los pronósticos para la economía global este año y el próximo. Con el objetivo de combatir el problema el Banco Central Europeo y el Banco de Japón han lanzado gestiones de estímulo sin precedentes.

Gran parte de la desaceleración china en los últimos tres años ha sido intencional, resultado de los esfuerzos del gobernante Partido Comunista para estimular un crecimiento más autosustentable basado en consumo nacional en lugar de exportaciones e inversiones.

Los líderes chinos han lanzado una serie de medidas específicas para fortalecer industrias individuales a través de mayores gastos en construcción ferroviaria y otros proyectos, al tiempo que tratar de evitar una repetición del paquete general de estímulos del 2008 que dependió grandemente de deuda. (I)

Moody’s rebaja la calificación de bonos de Venezuela a Caa3

La agencia de calificación de riesgo estadounidense Moodys rebajó este martes los bonos venezolanos de Caa1 a Caa3 y cambió su perspectiva de negativa a estable, tras evaluar que el riesgo de impago del país se ha incrementado «sustancialmente».

La consultora estimó en un comunicado que en caso de que Venezuela caiga «en default» (impago), las pérdidas de los tenedores de bonos superarían el 50% de sus instrumentos de deuda.

La fuerte caída de los precios internacionales del petróleo, principal fuente de divisas de Venezuela, empujó a Moodys a rebajar la calificación de la deuda del país, explicó en un comunicado.

La agencia de calificación de riesgo estadounidense ha venido advirtiendo en los últimos meses, desde que hace un año rebajó los bonos venezolanos en dólares de B2 a Caa1 con perspectiva negativa, un «notorio incremento» del riesgo de colapso económico y financiero en el país caribeño.

Ello, ha dicho, por «desequilibrios macroeconómicos cada vez más insostenibles», lo que incluye «un muy elevado nivel de inflación y una marcada depreciación de la tasa de cambio paralela».

Reforma fiscal

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro anunció en las últimas semanas un plan de recuperación económica del que aún no se conocen los detalles, aunque ya anticipó que incluirá un nuevo sistema cambiario y una reforma fiscal, entre otros asuntos.

El plan fue anunciado por Maduro a finales de diciembre pasado, después de que el Banco Central revelara una contracción de la economía durante los primeros tres trimestres de 2014 y una inflación hasta noviembre del 63%.

El gobernante culpa de ello a una «guerra económica» que atribuye a sus opositores para intentar dar al traste con su gestión y a la adicional caída de los precios internacionales del petróleo, de lo cual responsabiliza a Estados Unidos.

Venezuela ha sufrido la pérdida de más del 30% de sus ingresos como consecuencia de la caída de los precios del crudo, de cuya exportación obtiene 9 de cada 10 dólares que ingresan en el país.

Divisas

Esos dólares son administrados en exclusiva por el Estado que en febrero de 2013 fijó la paridad en 6,30 bolívares por dólar y anunció la creación del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad).

En este mercado paralelo oficial el tipo de cambio fluctúa y el costo de la divisa estadounidense registra una cotización que en la actualidad promedia el doble de la tasa oficial fija de 6,30 bolívares por dólar.

El Gobierno dio vida luego a un llamado Sicad II, donde la cotización asimismo fluctúa y la divisa estadounidense reporta un coste aproximado a los 51 bolívares en la actualidad.

En Venezuela rige adicionalmente una cuarta cotización que ofrece el mercado no oficial especulativo, donde la divisa se cotiza hoy en casi 180 bolívares, precio que pagan «solo los estúpidos», según dijo Maduro hace una semana. (I)