Almagro: el ingreso de Cuba a la OEA es ‘imperativo’

El secretario general electo de la OEA, Luis Almagro, propondrá a la isla desarrollar una agenda de trabajo para asegurar su incorporación.

Luis Almagro dice que OEA debe recuperar algunas variables de fortaleza política

El secretario general electo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo hoy que ésta ha de ser reconocida como «imparcial, objetiva y equilibrada en sus decisiones y posicionamientos» y expresó la necesidad de que recupere «algunas variables de fortaleza política».

«Hay necesidad de ajuste de lograr cada vez más credibilidad y a través de esa credibilidad más fortaleza política», expresó el excanciller uruguayo (2010-2015), para asegurar que ese es el camino para que la OEA «pueda estar involucrada en los principales temas del continente».

El 26 de mayo asumirá durante los próximos cinco años la Secretaría en sustitución del chileno José Miguel Insulza, tras ser elegido por mayoría el pasado 18 de marzo.

Asimismo, en declaraciones realizadas este miércoles a Radio El Espectador, también se pronunció con respecto al papel de la organización con respecto a la situación de Venezuela.

«Para que la OEA pueda generar un espacio de actuación en Venezuela qué es lo que precisa? Tener la confianza del Gobierno y la de la oposición. Eso significa que la OEA tiene que ser reconocida como imparcial, objetiva y equilibrada en sus decisiones y posicionamientos», aseguró.

También consideró que el organismo «es un foro político importante», que tiene «como interlocutor a la primera potencia del mundo».

A la pregunta de si la OEA está sometida a revisión, Almagro dijo que más que a revisión, la OEA «acaba de aprobar el año pasado una visión estratégica. Demoró mucho esa visión estratégica. La visión estratégica anterior probablemente fuera todavía la de la guerra fría. Todo eso se está revisando, como usted puede apreciar».

«Hoy tenemos otras cosas sobre la mesa para hablar y de otra forma para hablarlas. Cuando la OEA presenta en su visión estratégica como pilares la democracia, los derechos humanos, la seguridad multidimensional y el desarrollo integral tenemos una forma nueva de generar una agenda positiva», agregó.

Tras afirmar que los trabajos de la organización en los últimos cinco años han sido «muy arduos, difíciles y complicados» y «con mucho viento en contra», destacó que «no obstante logró afirmar determinados resultados y logros» que estima positivos.

«Primero cambió la lógica de relación entre nuestros países. Difícilmente hoy alguien puede acusar a la OEA de ser un ministerio de Colonia y es mucho más y mejor utilizada a veces por los países que aparecen en teoría como más lejanos a la OEA», indicó al respecto.

En este sentido, puso como ejemplo «algunos» países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), y añadió que cuando hay que plantear algún caso sobre Julian Assange, «Ecuador va a la OEA», cuando «hay que reivindicar el funcionamiento de la democracia en Venezuela», este país va a la OEA o cuando «hay que hacer una protesta respecto a los fondos buitres, Argentina va a la OEA».

Elegido por 33 votos

Almagro, de 51 años, fue elegido por 33 votos -y una sola abstención- en una Asamblea General extraordinaria de la OEA que contó con la asistencia de cancilleres y representantes de los 34 Estados miembros de la organización, a la que pertenecen todos los países de América menos Cuba.

Además, el excanciller destacó hoy que el organismo que dirigirá cuenta con «proyectos en curso que son muy importantes y que a veces la gente no conoce», como el de «facilitadores» judiciales en Latinoamérica o Centroamérica.

Respecto a si su elección como nuevo secretario general se trata de un mérito personal o de la posición internacional de Uruguay, confesó que el mérito «siempre es colectivo».

«La posición que tiene el país hoy en día internacionalmente, y la acumulación de réditos que ha generado en los últimos años a nivel de conocimiento y aceptación de las propuestas y principios que defiende Uruguay es muy alto», matizó.

También opinó que la figura «prácticamente» con componentes «mitológicos» del expresidente José Mujica (2010-2015) ha «redimensionado también el país pero con una base de trabajo «muy firme, muy metódica y sobre propuestas que son alcanzables y realizables», así como un «excelente nivel» de relacionamiento con todos los países del continente. (I)

Barack Obama, Castro y Maduro se ‘acercarán’ en Panamá

Salud, educación, medioambiente, energía, seguridad, migración, gobernabilidad democrática y participación ciudadana. Esos son los ejes formales de la agenda de la VII Cumbre de las Américas que se realizará el 10 y 11 próximos en Panamá, pero la escalada de tensión entre Venezuela y EE.UU. y el acercamiento entre La Habana y Washington serán los temas que acaparen la atención.

La cita, a la que han confirmado su asistencia 30 de los 35 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos Cuba y EE.UU., ha sido calificada por Panamá como “histórica”. Según analistas, será la “cumbre de las cumbres” porque se convertirá, por primera vez, en escenario del encuentro entre el presidente cubano Raúl Castro y el mandatario estadounidense, Barack Obama. Esto tras el histórico anuncio que dieron ambos, en conferencia simultánea, el 17 de diciembre pasado, de iniciar un acercamiento para restablecer sus relaciones diplomáticas tras medio siglo de confrontación.

También es histórica porque es la primera vez que Cuba acepta participar en esta cumbre creada en 1994 y auspiciada por la Organización de Estados Americanos (OEA), de la cual la isla fue excluida en 1962 por su sistema de gobierno marxista-leninista. En el 2009 se levantaron las sanciones pero La Habana se había abstenido de asistir.

Las diferencias entre EE.UU. y Venezuela compartirán protagonismo en esta cumbre que tiene como tema central “Prosperidad con equidad: El desafío de la cooperación en las Américas”.

El decreto firmado por Obama el pasado 9 de marzo declarando a Venezuela como una “amenaza” para la seguridad de Estados Unidos ha provocado airadas reacciones del presidente chavista Nicolás Maduro, quien lo califica como una medida “imperialista” que interfiere en asuntos internos de su país.

Maduro, que ha recibido el apoyo de organismos regionales y gobiernos de izquierda, ha anunciado que durante la cita tiene la intención de presentar a Obama las 10 millones de firmas que aún recolecta dentro de la campaña Venezuela, no es una amenaza, Somos esperanza, que se inició en contra de ese decreto calificado como “injerencista”.

Un apoyo que fue ratificado por el presidente cubano en la cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), de marzo pasado. Ahí señaló, pese a que se encuentra en conversaciones con el gobierno de Obama, que EE.UU. debería entender “de una vez que es imposible seducir o comprar a Cuba ni intimidar a Venezuela”.

En la cumbre de las Américas no habrá una declaración política, sino mandatos, cuya implementación será seguida por 12 instituciones internacionales, entre ellos la OEA, el Banco Mundial, el BID y organismos de la ONU. (I)

Más de cien representantes de sociedad civil cubana irán a Cumbre Américas

Cuba asistirá a la Cumbre de las Américas con una delegación de más de cien representantes de su sociedad civil, principalmente vinculados a organizaciones oficialistas, para «intercambiar de manera abierta y constructiva con otras representaciones del hemisferio», informaron este sábado medios oficiales.

«Más de un centenar de representantes de la sociedad civil cubana -actores sociales, jóvenes, intelectuales, campesinos, cooperativistas, empresarios y académicos- estará presente en los foros y actividades paralelas de la VII Cumbre de las Américas» en Panamá, precisó el diario Juventud Rebelde.

La comitiva llevará a Panamá «los mandatos y recomendaciones de la sociedad civil y la juventud cubanas, recogidos en las numerosas reuniones y debates que se han efectuado en días recientes por toda Cuba», y que fueron convocados en La Habana por la plataforma «Pensando las Américas».

Esa delegación no incluirá a miembros de la disidencia cubana, a los que el Gobierno de la isla no considera parte de la sociedad civil sino mercenarios financiados por Estados Unidos, y cuya presencia independiente se espera en el Foro Social de Panamá, según han anunciado los organizadores del evento.

El foro tendrá lugar los días 8 y 9 de abril, previo a la agenda oficial de la Cumbre, que se realizará el 10 y 11 de abril con la presencia de Cuba por primera vez.

«La delegación caribeña sabrá no solo defender sus posiciones, sino también expresar su solidaridad con los pueblos hermanos de la región. A la vez, los representantes cubanos abogarán por una relación diferente entre las dos Américas, basada en el respeto y la no injerencia entre los Estados», publica Juventud Rebelde.

El pasado 17 de marzo los representantes de la sociedad civil cubana reflexionaron en diferentes paneles sobre los ocho ejes temáticos del Foro, centrados en la gobernabilidad democrática, la participación ciudadana, migración y seguridad, energía, medio ambiente, salud y educación.

En las conclusiones de ese intercambio, el exministro de Cultura, Abel Prieto, en la actualidad asesor presidencial, manifestó que los cubanos que asistan al Foro de Panamá «tienen que estar muy bien preparados para enfrentar los estereotipos creados sobre la idea de que Cuba tiene una sociedad monolítica».

El presidente cubano, Raúl Castro, confirmó su presencia en la Cumbre de las Américas, en la que participan los países de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que Cuba formó parte pero luego estuvo suspendida durante décadas.  (I)

El uruguayo Luis Almagro es el nuevo secretario general de la OEA

La Organización de Estados Americanos eligió este miércoles al uruguayo Luis Almagro como su nuevo secretario general.

El ex canciller uruguayo reemplazará al chileno José Miguel Insulza, quien entregará el cargo el 25 de mayo.

Al menos 19 cancilleres de la región asistieron a una sesión extraordinaria celebrada por la Asamblea General de la OEA, a pesar de que Almagro era el candidato único.

El ex vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein y el jurista peruano Diego García-Sayán habían retirado hace meses sus respectivas candidaturas. (I)

 

Nicolás Maduro considerará que Cruz Roja visite a Leopoldo López

Nicolás Maduro considerará una propuesta para que una misión de la Cruz Roja visite al político opositor.

Piden a EEUU que revoque visa a embajador venezolano en OEA por comentario violento

Chaderton «incita a la violencia y el asesinato de opositores en Venezuela», precisó el grupo Veppex.

Luis Almagro promete una OEA global y creíble, si es electo secretario general

El canciller uruguayo, Luis Almagro, candidato a secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), prometió colocar a la entidad en un entorno global y devolverle una credibilidad «que todos reclaman», si es electo en el cargo el 18 de marzo.

«Juntos podemos darle a la OEA una credibilidad que hoy todos reclaman», dijo Almagro en un discurso ante el Consejo Permanente de la organización en Washington.

«La OEA del siglo XXI debe ser global, salir al mundo, relacionarse con países y entornos estratégicos, con organismos multilaterales globales y regionales», señaló, llamando a construir una organización «eficiente».

«En 2015 deberíamos dejar atrás definitivamente la OEA de la Guerra Fría», apuntó.

Almagro, un abogado de 51 años y único aspirante en liza para suceder al secretario general José Miguel Insulza, tras el retiro del exvicepresidente guatemalteco Eduardo Stein y el jurista peruano Diego García Sayán, presentó su plan de acción ante el pleno de embajadores de los países de la OEA.

Su visión para el organismo regional se concentra en cuatro pilares: democracia, derechos humanos, desarrollo y seguridad.

Prevención de conflictos

Llamó a «fortalecer la independencia» de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y crear un sistema regional de prevención de conflictos sociales relacionados con proyectos mineros o productivos de impacto en comunidades locales.

«Allí donde hay problemas, la OEA debe facilitar su solución, no radicalizarnos. Seremos facilitadores de soluciones a la medida de los países miembros», añadió.

También promovió la creación de un fondo de contingencia para desastres naturales con énfasis en el Caribe y Centroamérica, y un fondo de interconectividad tecnológica en el Caribe.

Sobre una OEA que ha perdido protagonismo en los últimos años tras la creación de otros entes como la Celac, Unasur, Almagro señaló que esas instituciones «no deben ser vistas como ejercicios competitivos o antagónicos, sino complementarios».

El discurso marca la recta final de la campaña para suceder a Insulza, abogado chileno de 71 años, quien finalizará su mandato oficialmente el 25 de mayo de 2015, luego de cumplir dos periodos de cinco años.

Almagro ya ha obtenido el patrocinio de Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Belice, Surinam, y San Cristóbal y Nieves.