Viudo cree que la muerte de su esposa, en Acapulco, fue un crimen

Una familia ecuatoriana de Queens busca esclarecer las circunstancias que rodearon la muerte de la madre en un hotel de Acapulco, México, durante unas vacaciones que culminaron en horror.

Según cita Telemundo 47, Diana Leonor Menéndez Martillo contrató los servicios de una agencia de viajes que su familia ya había usado anteriormente. Según el viudo, Luis Albán, fue el representante de la agencia quien le informó sobre la muerte de su esposa y quien le entregó sus pertenencias.

Cuando Albán hizo preguntas sobre su muerte, el representante de la agencia habría dicho que la información que tenía la recibió de las autoridades mexicanas. El pasado sábado, la familia recibió las pertenencias de Méndez en la ciudad de Nueva York.

“Él (el representante de la agencia) me dijo que se cayó por el balcón del hotel, de un décimo piso, que la encontraron desnuda con una bata, que salía del baño”, declaró el viudo. “El hotel nunca se comunicó”.

El cadáver de Menéndez, de 37 años, fue hallado el pasado martes 3 de septiembre en el hotel Fiesta Americana, en Acapulco, donde se hospedaba. Según las autoridades del país azteca, Menéndez cayó al jardín del balneario desde su habitación en el décimo piso.

Según Luis Albán, las autoridades mexicanas realizaron una autopsia. El viudo dijo que el reporte forense halló exceso de alcohol, pero la familia duda de los resultados, ya que la madre de tres niños no consumía licor. El viudo comentó que pedirá una autopsia en Nueva York una vez que el cadáver de Menéndez sea repatriado.

Albán comentó que su esposa, una especialista en terapia corporal, viajó a México el 31 de agosto con algunas de sus pacientes. La familia duda que Menéndez se halla suicidado y sospecha de un crimen.

Telemundo 47 informó que se comunicó con el hotel Fiesta Americana, pero no obtuvo respuesta pese a varias conversaciones telefónicas y correos electrónicos.

Los familiares en Guayaquil (Ecuador) dijeron en una entrevista con EXTRA que ella partió hace 15 años a los Estados Unidos. Era una mujer con espírituaventurero, pues siempre le gustaba viajar por el mundo. La última vez que lo hizo fue el 31 de agosto cuando se marchó a México. Y justamente en ese último paseo, a los tres días, supuestamente se cayó desde una de las habitaciones altas del hotel donde se hospedó con varias compañeras de trabajo.

De lo que conocían sus deudos, la señora se precipitó, al parecer, mientras se encontraba en el balcón. Pero esta versión no está clara para su esposo, quien pedirá una segunda autopsia en el país donde reside.