Organizaciones plantean estrategias ante abusos sexuales en Ecuador

Quito –

(Actualizado a las 13:45)

Organizaciones agrupadas en la Coalición contra el Abuso Sexual a la Niñez (Cocasen) plantearon este miércoles tres estrategias para combatir los casos de abuso sexual: impulsar cambios legales para fortalecer la acción política contra esos hechos, garantizar el adecuado tratamiento y reparación en los casos de abuso sexual revelados por la Asamblea Nacional y que se implementen planes, programas y acciones contra la violencia recomendadas por entidades estatales.

Lo hicieron en una carta dirigida a la fiscal general, Diana Salazar.

Según la organización, citando informes del Parlamento, hay falta de sentencias, lentitud en el tratamiento e investigación de los casos, escasas denuncias, falta de financiamiento y de especialización, entre otros. Cuestionaron además que hasta el momento no se haya operativizado el mandato popular de la imprescriptibilidad de los casos para las víctimas, según se estableció en la consulta popular de febrero del 2018.

Realizaron además un plantón en los exteriores de la Fiscalía y mostraron pancartas con mensajes como: «Justicia para las víctimas, exigimos respuestas», «El delito prescribe pero el dolor dura toda la vida» o «Dile ‘basta’ al abuso infantil».

Una delegación de los protestantes fue invitada a ingresar al edificio de la Fiscalía para reunirse con autoridades.

Sara Oviedo, de Cocasen, mencionó que pidieron a la Fiscalía que se conforme un grupo especial de seguimiento permanente a denuncias de casos de abuso sexual.

«Hay muy pocas sentencias, hay mucha irregularidad por parte de los fiscales (…) no es cuestión de buena voluntad, necesitamos actuaciones concretas…», justificó Oviedo para esa iniciativa.

Esa coalición impulsa además una encuesta nacional para que la sociedad en general de a conocer presuntos casos a fin de tener una cifra concreta de esos hechos. Oviedo dijo que aún no recibieron una respuesta de la Fiscalía sobre el planteamiento.

En la concentración también hubo supuestas víctimas de casos de Guayaquil o Cuenca que aseguraron no haber sido reparadas.

Juan B., se refirió por ejemplo a que su caso, sucedido en Guayaquil con un sacerdote en un colegio, la Fiscalía decidió archivarlo porque supuestamente no hubo pruebas.

Un ciudadano procedente de Cuenca afirmó que a la edad de 6 o 7 años fue abusado y torturado por el exsacerdote César C. Agregó que desde 2010 presentó la denuncia pero la Justicia le cerró las puertas. A su criterio además son revictimizados porque deben volver a contar su «calvario».

Anunciaron que cada mes realizarán plantones en diferentes ciudades del país como mecanismo de presión. (I)