Mutilación genital femenina, cruel tradición contra la mujer

La angustia y el dolor se apoderan de la mujer tras un corte en sus partes genitales. Un procedimiento cruel que provoca hemorragia al desgarrar el clítoris y los labios menores de la fémina. La única anestesia para esta práctica: el agua fría.

La Mutilación Genital femenina (MGF) es una práctica que en algunos países del mundo la realizan por cuestiones culturales, religiosas o simplemente porque se irrespeta el derecho a la mujer de decidir sobre su cuerpo. El hombre toma posesión sobre ella; cree que debe llegar virgen al matrimonio y permanecer fiel sin tener placer sexual.

¿Qué es la MGF? Un procedimiento donde los tejidos y partes genitales externas de la mujer son cortados, lesionados o eliminados parcial o totalmente. Deja como consecuencia, además del daño psicológico, la pérdida del deseo sexual, infecciones e incluso la infertilidad.

¿En quienes se práctica la ablación de los órganos genitales femeninos? Ninguna mujer en lugares donde se desarrolla esta represión está exenta de este procedimiento. Lo realizan sin consentimiento propio de la fémina, a niñas recién nacidas, en la etapa de la infancia o adolescencia.

Los países que hacen esta práctica son algunos estados de África, partes de Medio Oriente y Asia, también de comunas inmigrantes en Europa, al norte de América y Australia. Así como a grupos indígenas Emberá situados en Sudamérica como Colombia, Panamá y Ecuador, resaltando que en este último territorio no existe la ablación genital.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un acto que se realiza por motivos no médicos. “Estos procedimientos no aportan ningún beneficio a la salud de las mujeres y niñas. En la mayor parte de los casos, se realiza por circuncisiones tradicionales que suelen tener otras funciones importantes en sus comunidades, tales como la asistencia al parto”.

Además, el protocolo relativo a los derechos de la mujer en la Carta Africana de Derechos Humanos y Pueblos, adoptado en el 2003, expone un hito importante sobre el abandono relativo de la mutilación genital femenina, reconocido internacionalmente como una violación al goce máximo de la salud física y mental.

A pesar de la resolución dictada por la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, de las Naciones Unidas, sobre la erradicación de este problema, la mutilación sigue extendida en algunas partes del mundo. “Se calcula que de unos 100 a 140 millones de niñas y mujeres han sido sometidas y que cada año otros 3 millones corren el riesgo de ser objeto de la misma”, resalta la OMS.

Conoce los tipos de mutilación

1) Clitodirectomía: es cuando se realiza la ablación (corte o amputación) total o parcial del clítoris.

2) Extirpación: es el corte del clítoris junto a los labios vaginales menores.

3) Infibulación: La reubicación de los labios menores y mayores.

4) Otros procedimientos: pueden ser, la punción, perforación o rasgaduras de las partes genitales de la mujer.