‘Si yo muero primero’, la travesía musical de Julio Jaramillo en un documental

‘Si yo muero primero’, la travesía musical de Julio Jaramillo en un documental

DAMIÁN DE LA TORRE AYORA

   ¿Se imagina a Julio Jaramillo acomodando su voz para cantar un rock and roll? Pues el ‘Ruiseñor de América’ podía eso, y más. Los detalles y los (re)descubrimientos son los que permiten adentrarse a un personaje. Y la seducción se acrecienta cuando el personaje en cuestión es célebre y parecería que sabe mucho del mismo, cuando todavía queda bastante por aprender.

Ese es el éxito del documental ‘Si yo muero primero’, realizado por Rodolfo Muñoz, quien sin mayores pretensiones termina enseñando ciertas pistas poco conocidas de J.J. El resultado, una película que engancha de principio a fin y que convoca a reflexionar sobre las deudas que se tuvo –y que seguramente aún se tienen- sobre el referente máximo e incuestionable de la música ecuatoriana, dado su trascendencia, tal como Muñoz confirma en la cinta.

Más de tres años de investigación y un recorrido por Colombia, Venezuela y México, además de viajar por Ecuador, dan paso a un documental completo de la carrera musical de J.J. Alrededor de 4.000 canciones grabadas y el develar que el bolero y el pasillo son tan solo una parte de este compositor que exploró y grabó varios géneros musicales.

Tensión

 Dentro del documental, la línea de atención termina recayendo en un disco que aparece por parte de un coleccionista, el cual develaría que el argentino Astor Piazzolla y su orquesta grabaron junto al ‘Ruiseñor’.

Aquel hallazgo será la duda constante del filme. A través de entrevistas, musicólogos, coleccionistas, músicos y locutores radiales expondrán sus conocimientos y opinarán sobre si existió o no esa posibilidad.

El viaje culmina en una entrevista realizada al productor del disco, quien despejará la duda. ¿J.J. grabó o no con Piazzolla? Pues eso en este artículo no se contará, y el público tiene que descubrirlo viendo ‘Si yo muero primero’ (coproducción ecuatoriana-venezolana).

Andamiaje

 El indagar sobre la carrera musical de J.J. va de la mano con un anecdotario de su vida, que se construye por medio de un esfuerzo coral, donde varias voces van levantando la figura del compositor.

Justamente, el dinamismo de las entrevistas va supliendo las escasas grabaciones de J.J., pues resulta que hay muy poco archivo audiovisual en torno a Jaramillo.

Claro que las entrevistas no solo se concentran en allegados y estudiosos, las sensaciones de personas consultadas en distintas calles generarán una empatía mayor con el personaje.

Por el poco archivo en video que incluye a J.J. en vida, se incorpora un material fotográfico que se intercala cuidadosamente con la música que lo acompaña. A esto hay que sumarle el acertado tono de imagen utilizado para el filme. Ignacio Muñoz, director de fotografía, evoca un aire de los 60’ y 70’ a través de la gama usada en el documental.

Por último, todo producto que contenga información histórica necesita una dosis de humor para no caer en el aburrimiento. El director es consciente de aquello y dosifica adecuadamente. A través de una anécdota –como el que la mamá de J.J. le voló un diente porque se oponía a que se dedique a la música-, o el colocar una entrevista en el momento adecuado –como la ejecutada al polivoz Eduardo Manzano-, Muñoz relaja, entretiene e informa al espectador.

En los EDOC

 La decimosexta edición del Festival Internacional de Cine Documental Encuentros del Otro Cine (EDOC) es el punto de partida de exhibición de ‘Si yo muero primero’.

En Quito, se proyectará el 14 de mayo en la Sala Alfredo Pareja Diezcanseco (Patria y 6 de Diciembre), a las 19:00; la segunda proyección se realizará el 18 de mayo en el boulevard 24 de Mayo, a las 19:00. La tercera función será el 20 de mayo en la sala MAAC, en Guayaquil (19:00).

EL DATO

El documental fue exhibido en la Filbo (Colombia), donde la gente cantaba los temas de J.J. mientras aparecían en la cinta.

Ft: La Hora