La primera vez con una nueva pareja: ¿cómo lidiar con la ansiedad?

Si pensabas que te libraste de sentir nervios porque ya tuviste tu primer encuentro sexual, te equivocas. Estos te acompañarán (casi siempre) cuando inicies una nueva relación sentimental. Pero descuida, consultamos con un especialista en sexología, quien asegura que sentir tensión en tu primera vez con tu actual pareja es normal.

A continuación, te ayudamos con algunos consejos para que aprendas a sobrellevar estas emociones.

Rodolfo Rodríguez, psicólogo y vicepresidente de Sociedad Ecuatoriana de Sexología y Educación Sexual (Sesex), explica que las dudas, inquietudes miedos o temores infundidos internamente, son de lo más común. Esto sería el precursor de muchos trastornos a nivel íntimo.

“Independientemente de haber tenido encuentros previos con otras personas y tener experiencia, cada pareja es un nuevo mundo y otro contexto totalmente nuevo”, añade.

Rodríguez recomienda que antes de consumar la relación, lo crucial es tener una buena comunicación para que los miembros de la relación tengan una base sólida y se sientan seguros de sí mismos permitiendo que el sexo sea altamente placentero.

De la misma manera, el sexólogo detalla que la edad no exonera a la persona de sentir nervios. “Usualmente lo que más influye en la ansiedad en las primeras veces es la falta de conocimiento (educación sexual), comunicación con la pareja y la seguridad necesaria que pese a todo la persona se sentirá bien en cada paso que se dé”, dice.

“Lo que sí marca una significativa diferencia a la hora de tener control y seguridad de hacerlo bien, contrario a la ansiedad es una buena educación sexual, conocer su cuerpo (zonas erógenas), tener una buena práctica autoerótica (masturbación), protegerse contra ITS (infecciones de transmisión sexual)”, explica Rodríguez.

Asimismo, recalca que el número de parejas sexuales anteriores no es una garantía de que la primera vez con la nueva pareja será totalmente placentera.

¿Es más frecuente en hombres que en mujeres?

“Por tema social, el machismo pesa en este hecho. El hombre se esfuerza por mantener una erección casi robótica, sin necesariamente disfrutar el momento como se debe”, opina el profesional.

La ansiedad por el rendimiento sexual en hombres es una de las principales causas de la eyaculación precoz y disfunción eréctil. Por otra parte, en las mujeres es distinta la presión. Ellas asumen que deben tener un rol sumiso, sino “quedarían mal”, expone Rodríguez. Incluso algunas creen que deben fingir un orgasmo para que su pareja se sienta aceptada.

¿Cuáles son los errores más comunes?