Los conciertos de Rock pueden dañar tus oídos en 28 segundos

La Organización Mundial de la Salud (OMS), misma que se dedica a que los países cooperen de forma conjunta para proteger la salud pública, estima que 1.1 billones de adolescentes y adultos jóvenes están en riesgo de dañar permanentemente su audición si escuchan «demasiada música a niveles elevados», a la vez que dan cifras sobre 43 millones de personas entre 12 y 35 años que tienen algún grado de pérdida auditiva.

Señalan en un reporte reciente al respecto que «el patrón de escuchar música regularmente a volúmenes altos y por periodos prolongados, representan una seria amenaza para la salud. Mientras que es importante mantener el volumen bajo, limitar el uso de reproductores de audio personales a una hora al día, reduce considerablemente la exposición al ruido. Los adolescentes al vivir haciendo lo que les agrada, engrosan la cantidad de jóvenes que ponen en riesgo su salud auditiva. Tendrían que hacer conciencia de que una vez que pierdes la capacidad de oír, ésta no regresará. Tomar simples acciones preventivas permitirá que las personas continúen disfrutando sin poner en riesgo su oídos.»

La doctora Ettiene Krug reporta que están tratando de advertir sobre un aspecto de la vida cotidiana de la cual no se habla lo suficiente y tiene la capacidad de causar daño permanente, lo cual es fácilmente previsible.

«Entendemos que esto representa un poco de lucha constante, como con el consumo de alcohol. Los factores de riesgo asociados al placer no son fáciles de cambiar. Pero tenemos que concientizar a la gente»

De acuerdo con la OMS, un concierto a más de 120 decibeles deja de ser seguro para los oídos luego de 28 segundos. Un dispositivo de audio que registra volúmenes de 105 decibeles es seguro sólo por cuatro minutos.

Algunas bandas se han sumado a la iniciativa liderada por la empresa AllEarPlugs con el objetivo de advertir a los fans sobre los riesgos de exponerse durante mucho tiempo al volumen alto de shows y sus aparatos que reproducen música. Un dato alarmante es que el 90% de los jóvenes al menos una vez han experimentado un zumbido agudo en sus oidos luego de asistir a un concierto, lo cual es un primer síntoma de daño auditivo.

Así que aunque nos gusta escuchar el Rock fuerte y claro, también es pertinente comenzar a cuidarnos pues aún querríamos seguir escuchando Metallica, Manowar, Pantera y Motörhead cuando seamos viejitos.

https://www.youtube.com/watch?v=8ZaoCCWqnGE

@elyex