Las primeras impresiones de “The Magic Whip” de Blur descritas por una fan

Por: Yazmín Morin

Cuando Blur anunció The Magic Whip el pasado 19 de Febrero, tomó por sorpresa tanto a la industria musical, como a los medios y a los fans. Éste es el octavo larga duración en la carrera de la banda y el primero desde Think Tank (2003) y, a su vez, marca el regreso de Graham Coxon a la discografía de la banda, ausente desde 13 (1999), para ser exactos las últimas grabaciones de la alineación completa de Blur fueron «Fool’s Day» la canción que hicieron para el Record Store Day del 2010, «The Puritan» y «Under the Westway» canciones que escribieron para el concierto de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en Hyde Park, de ahí la sorpresa del anuncio de este nuevo álbum, la banda tuvo estos dos breves lanzamientos, pero fueron más esfuerzos aislados que un intento por hacer un disco completo.

Durante la gira del 2013 que inició en México, la banda estaba programada para tocar en el Tokyo Rocks, pero cuando dicho festival se canceló, Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree aprovecharon para entrar por 5 días al Avon Studio en Hong Kong, cuando Damon Albarn durante su presentación en Hong Kong anunció que habían grabado en estudio, todos los fans nos emocionamos mucho con la esperanza de un nuevo álbum, pero dichas esperanzas se esfumaron cuando ellos mismos declararon que ese material no era suficiente para un disco nuevo por lo aquellas sesiones se daban por perdidas. También declararon que eventualmente podría aparecer en una compilación de rarezas o algo por el estilo, o que esas canciones reencarnarían en otros proyectos. Afortunadamente Graham Coxon se dio a la tarea de revisar y volver a escuchar ese material que tenían guardo y el resultado es este nuevo disco.

La invitación a escuchar The Magic Whip llegó de manera tan sorpresiva como la misma noticia de su lanzamiento, la cita fue en las oficinas de Warner Music, la escucha fue breve, por razones de seguridad solamente podríamos escuchar el archivo una vez, entonces con gran expectativa y un poco de incertidumbre –y ansiedad por no saber que encontrar en este tan esperado nuevo material– fui de las primeras personas en escuchar el más reciente esfuerzo de una de las bandas más importantes del Reino Unido. 

 blur-the-magic-whip-album-cover-2015-billboard-650-promo

De primera impresión el disco no suena al Blur de 1994, 1999 ni al de 2003, sino a una versión de todos esos Blur actualizada. No se encuentran coros reminiscentes a «Girls and Boys» o «Parklife» es un esfuerzo con mucho matices, es evidente el regreso de Graham a lo largo de todo el disco y su labor casi de coproducción junto con Stephen Street, con quien trabajaron en Modern Life is Rubish (1993), Park Life (1994), The Great Escape (1995) y Blur (1997).

Blur en todos sus discos abre con un buen track, «Lonesome Street» no es la excepción donde de inmediato reconocemos la guitarra de Graham que extrañamos mucho en Think Tank, es un track que de alguna manera nos recordó al clásico Blur y con un ritmo animado, después pasamos a «New Word Towers»,  un track que de alguna manera nos hace pensar en la vibra del país en que fue grabado , un sonido “oriental” da la impresión de ser el sonido de un Blur más maduro.

«Go Out» es el sencillo con que nos introducen a este nuevo disco y el cual no nos cansamos de escuchar, con una línea de bajo al principio característica de Alex James y que probablemente sea la canción más “pegajosa” del disco y quizás una de las razones por las cuales fue elegida para ser el primer sencillo de The Magic Whip.

A lo largo de su carrera Blur tiene varios cortes que describen a personajes muy peculiares, en este caso «Ice Cream Man» mantiene la tradición, pero en una versión más “acústica” y melodiosa sin los coros que encontramos en «Top Man» o «Charmless Man» por ejemplo.

«Thought I Was A Spaceman» es el tema de mayor duración y que parece salido de un jam, donde se aprecia el toque particular de cada integrante muy a la 13, es el track que más nos atrapó, con diferentes matices y capas y del cual se nos quedo en la memoria el coro. Empieza con una melodía tranquila y a los 2:45 entra la batería de Dave y la cual le da mucha fuerza, y después Graham da rienda suelta a su guitarra, para los fans fans de Blur probablemente sea el track más interesante de todos.

En «I Broadcast» encontramos ese sonido de guitarra característico de Graham Coxon quien ha sido descrito como uno de los guitarristas más importantes de su generación, es un track con mucha energía como el del álbum homónimo de Blur.

Después viene «My Terracota Heart» donde se percibe ese Damon Albarn meláncolico e introspectivo, con letras como «I was running out of heart… running out of hope.. if I´m loosing you again»,  una canción realmente bella.

«There Are Too Many of Us» vuelve a sorprendernos porque jamás nos hubiéramos imaginado que Blur podría hacer una canción así, Dave se luce en este track y en vivo seguramente será una maravilla.

«Ghost Ship» es una canción pop en la que el escenario perfecto para escucharla sería relajadamente a la orilla del mar .

«Pyongyang» es una canción que pareciera la transición natural después del 13 sin sonar forzada, no en vano es la canción favorita de Dave de este álbum.

«Ong Ong» nos recuerda mucho al sonido del grupo de Modern Life is Rubish, quizás el track que pudiera sonar al Blur más característico, probablemente sea algún sencillo y un track realmente divertido.

«Mirrorball» es una gran manera de cerrar el álbum, suena a un corte más influenciado por el material solista de Graham Coxon.

En este octavo disco, Blur es diferente al clásico estilo británico con el cual se dieron a conocer, sin embargo siguen manteniendo su sello característico. Así como Think Tank fue influenciado por Marruecos –donde fue grabado–, The Magic Whip tiene el toque de Hong Kong, el sonido y el ambiente como ellos mismos lo han dicho se permeó a las grabaciones y se percibe a lo largo del disco. The Magic Whip es un disco que hay que escuchar más de una vez para poder descubrir y disfrutar todos los matices, texturas y sonidos que encierra cada tema, lo que es una constante en la carrera de Blur es el talento que tienen y lo interesante que es escuchar el resultado de la química que tienen en el estudio y los sonidos que producen cuando se reinventan con cada producción nueva. Nos urge volver a escuchar el disco de principio a fin, estos tracks serán realmente interesantes en vivo y sin duda Blur está de regreso y esperemos por muchos años.

@elyex