¿Qué tan complicado es colocar una app para espiar a tu pareja?

Henry la ‘sacó barata’ pues a más de los reclamos, enojos, meses de separación, la mujer no lo denunció y la relación volvió a su cauce, con terapia de pareja. Aunque él recalca que no hubiera utilizado esa información para desprestigiar a la madre de su hija.

Un problema

En una investigación realizada por la Universidad de Cornell, la Universidad de Nueva York y el Instituto Tecnológico de Israel, se encontró que en el mercado existen decenas de aplicaciones de este tipo en el mercado: desde apps más básicas que dan información como la posición a través del GPS hasta algunas muy avanzadas que permiten el acceso a la cámara, la visualización de la pantalla en remoto y la posibilidad de controlar el móvil a través del ordenador pudiendo acceder a todo el contenido y las aplicaciones del mismo.

Basta con escribir en Google: “aplicaciones espías para celulares”, para que se desplieguen cerca de 384,000 resultados en menos de un minuto.

La investigación universitaria, que fue publicada en 2018, revela que la mayoría de estas apps son de “dobleuso” y se hacen pasar por herramientas de seguridad infantil o antirrobo.

Cómo cuidarse

“Pues lo más importante es auto educarnos y concientizar sobre el peligro, leer mucho sobre este tipo de vulnerabilidades, conocer lo métodos de engaño más comunes empleados y así identificarlos; debemos generar una cultura de seguridad de la información ya que todos tenemos una huella digital”, dice Felipe Arévalo Cordovilla, máster en Seguridad de las Tecnologías de la Información y de las comunicaciones.

Entre las amenazas que destacan en las apps móviles tenemos las siguientes:

Amenazas internas: las brechas de seguridad que son desapercibidas durante la etapa de desarrollo de la aplicación, esto por incorporar librerías de terceras partes que contienen conexiones a servidores desconocidos que se pueden apropiar de la información.

Amenazas externas: basadas en las habilidades de un hacker de acceder a la app y alterar el funcionamiento de esta o derivarla hacia actividades maliciosas.

“Cabe indicar que no solamente los delincuentes cibernéticos pueden hacer uso de estas aplicaciones móviles, padres de familia conocedores del peligro inminente del internet, pueden comprar aplicaciones para rastrear otras aplicaciones de sus hijos y tener conocimiento sobre el uso que les da. Aquí es donde todos nos preguntamos, donde queda la privacidad y derecho a la intimidad, para personas que desconocen sobre este tipo de vulnerabilidades” (Estas mismas pueden ser usadas por sus parejas, sin su consentimiento, por ello, hemos obviado los nombres de las aplicaciones para evitar un posible mal uso de las mismas).

Algunos tips: