Este Día Internacional de la Mujer, firma el manifiesto #MiCuerpoMisDerechos

El 8 de marzo se celebra a nivel internacional el Día de la Mujer. Es curioso escuchar a tantos que encuentran la idea de «un día de la mujer» absurda o inconsecuente con la equidad y diversidad de género. Lamentablemente, parecen ignorar o querer ignorar los problemas reales que las mujeres padecen al rededor del mundo. Esos problemas son, de hecho, tan diversos, como diversas y libres deberían ser las formas de ser mujer.

Por supuesto, abordado desde esa perspectiva, no resulta necio sino urgente reflexionar en torno a las problemáticas que aquejan a las mujeres en todos lados. Para decirlo de forma rápida y certera: no es un sinsentido  tener un día de la mujer, lo que sí parece incomprensible es que hoy en día persistan las problemáticas que aquejan a tantas mujeres. La lucha contra estas problemáticas justifican, por sí mismas, una vida entera de lucha por la equidad. No se hable ya de un día.

Sin embargo, bien pensado, un problema no se resuelve si se mantiene encasillado bajo el concepto de lo absurdo, en lo oscuro e  incomprensible. Más nos valdría entender lo antes posible aquellos problemas y encararlos de frente, pues aceptar u existencia sin comprenderlos es tan dañino como negarlos.

imagen-violencia-sexual

Con esto en mente, Amnistía Internacional ha decidido abordar uno de los problemas más profundos que sufren las mujeres en la mayoría de los países, desarrollados o no: la coacción, la discriminación y la criminalización por tomar decisiones sobre su cuerpo. Pese a la existencia de tratados internacionales, todos los días se violan las libertades básicas de muchas mujeres en el mundo. Hoy es necesario decir «Mis cuerpos, mis derechos».

Algunos de los problemas

1. Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2011 el 46.1% de todas las mujeres y niñas de 15 años y más, sufrieron algún incidente de violencia de pareja a lo largo de su actual o última relación de pareja. Así mismo, más de 500 mil mujeres han sido forzadas a tener relaciones sexuales, no obstante, al año se inician 15 mil averiguaciones y sólo se concluyen 5 mil juicios; sólo 14% de las víctimas se acerca a una autoridad para solicitar apoyo. Una de cada cuatro mujeres ha sido objeto de agresiones verbales, 14% tocamientos o manoseos sin su consentimiento, 8% miedo de ser atacada y 1.3% han sido violadas.

2. El Fondo de Población de las Naciones Unidas ha determinado que el uso de anticonceptivos podría prevenir 187 millones de embarazos no deseados, 105 millones de abortos inducidos y 215.000 muertes maternas al año. Sin embargo, según el Centro Internacional de Investigación de la Mujer, se calcula que, en todo el mundo, 215 millones de mujeres desean dejar de tener hijos o retrasar el momento de tenerlos, pero no utilizan –o no pueden utilizar– anticonceptivos.

anticonceptivos-aborto--644x362

3. Sin embargo, en nuestro país, al igual que en muchos otros al rededor del mundo, el acceso a información científica y libre de juicios morales sobre el uso de métodos anticonceptivos sigue siendo limitado por miembros de la sociedad e incluso por las propias autoridades. Este problema es todavía más agudo e comunidades rurales e indígenas.

4. En el mundo, la trata, compraventa y trabajo forzado de personas se considera hoy en día el tercer negocio ilícito más lucrativo del mundo, superado sólo por el tráfico de drogas y armas. Se calcula que entre el 55 y el 85 de las víctimas de este delito son mujeres, y en caso de la esclavitud sexual, al cifra se calcula en 95%.

5. Hoy, el aborto no seguro sigue siendo el causante de al menos el 13% de las muertes maternas en el mundo, según la OMS. La misma organización el 40 por ciento de las mujeres en edad de procrear viven en países con leyes sobre el aborto sumamente restrictivas, o donde, aunque éste sea legal, no existen servicios de aborto o no son accesibles. El derecho a la atención médica segura frente a una interrupción no puede depender de un juicio moral, pues eso implicaría dar la espalda a los contextos sociales y económicos de los grupos méas vulnerables.

mujeres trata

¿Qué puedo hacer?

Amnistía Internacional ha formulado un manifiesto para generar consciencia social y presión a las autoridades para lograr una cultura de respeto al cuerpo y a las decisiones sobre él. La preocupación de Amnistía Internacional no se limita a la mujeres, sino que se extiende a todos los ciudadanos. Sin embargo, ellas reciben una atención particular en el diagnóstico de los problemas en el que se funda el manifiesto.

Conoce este manifiesto a continuación y la manera de firmarlo más abajo:

mi cuerpo mis derechos manifiesto

1. Las relaciones sexuales con consentimiento mutuo no son nunca delito, cualquiera que sea nuestro sexo orientación sexual, identidad de género o estado civil.

2. Someterse a un aborto (o ayudar a alguien a abortar) NO convierte en criminales a las personas.

3. Unos servicios de salud asequibles, confidenciales y de calidad, en los que estén incluidos el acceso a métodos anticonceptivos, no son un lujo, son un derecho humano.

4. Toda educación e información sobre sexo y las relaciones deben basarse en datos científicos y han de estar a disposición de todas las personas.

5. Todas las personas tenemos derecho a vivir sin ningún tipo de violencia incluida la violación.

6. Tenemos derecho a participar en la confección de leyes políticas y programas que afecten a nuestros cuerpos y a nuestras vidas.

7. Si se nos niega nuestra elección en materia sexual y reproductiva, nos asiste el derecho a denunciarlo, a que se investiguen los hechos y esperar que se haga justicia.

Para saber más, infórmate y firma la petición en micuerpomisderechos.net

@elyex