Cómo mantener un amor duradero sin caer en la inercia

¿Y si el deseo desaparece?.

La intensidad del deseo sexual de los primeros tiempos de la pareja inevitablemente tiende a cambiar, sobre todo tras la llegada de los hijos, pero si se cuida no desaparece.

“Hay que preservar un espacio para alimentar a Eros, a la fantasía, a la ternura, a la alegría, a la intimidad de los cuerpos porque, si Eros muere, ya no resucita”, señala el también consultor a Efe.

“A veces es tarde -explica- porque al asumir el rol de padres y también el rol profesional (que nos quita tiempo y nos da estrés) vamos dejando poco espacio al cultivo de la pareja hasta que se va secando y muere. El deseo no vuelve porque no se cultivó”.

Cuando se llega a esa situación “hay que aceptarlo y cada pareja deberá decidir cómo debe seguir adelante”, indica.

Para Rovira, “hay dos variables críticas en una relación de pareja: una es la admiración. Sin admiración no se sostiene el vínculo amoroso. La otra es el deseo, sin él el vinculo amoroso cambia de naturaleza, aunque puede prevalecer”.

Pero si ese deseo se ha mantenido, sí es posible “reenamorarse” y, para eso, “no olvides nunca lo que te hizo triunfar en el inicio de la relación, los pequeños detalles, los gestos, revivir las emociones, utilizar el factor sorpresa”, afirma.

Sin embargo, muchas parejas pueden caer “en la peligrosa inercia de una unión aparentemente cómoda”, lo que Álex Rovira denomina una “paz barata”. Una convivencia pacífica que esconde “la muerte del afecto”, porque ya no hay “ni deseo, ni pasión, ni alegría”.

Los soportes de amor.

Para conservar una relación duradera y viva es necesario que se sujete sobre unos soportes, como a una mesa sujetan sus patas. Los psicólogos hablan de cinco elementos fundamentales:.

1.- Buen entendimientofísico, desde la ternura hasta la sexualidad.

2.- Compatibilidad de caracteres y confortabilidad en la relación.

3.- Compartir la manera de ver el mundo y compartir valores.

4.- Un proyecto de vida compartido.

5.- El orgullo social de ir junto a nuestra pareja en cualquier situación.

Según Álex Rovira, “quien ame en plenitud habrá encontrado el sentido de su vida”.