10 de los 18 fallecidos residían en populosas parroquias guayaquileñas

De los dieciocho fallecidos registrados en el país a consecuencia del coronavirus, diez vivían en Guayaquil y de ellos, al menos cuatro en el norte.

En el reporte de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias consta que al lunes 23, a las 10:00, en el Puerto Principal se contabilizaban dos víctimas de sexo femenino, de 48 y 74 años, y ocho hombres, de entre 59 y 74 años, como decesos por la enfermedad.

En el reporte del sábado 21, el total de muertos era de 7, duplicándose el domingo 22 y sumando cuatro decesos en el inicio de una semana que las autoridades centrales avizoraron como difícil. El vicepresidente Otto Sonnenholzner exigió una vez más el “quédate en casa”, advirtiendo del posible colapso del sistema de salud y de llegar al extremo de elegir en los hospitales “quién se salva”.

La parroquia Tarqui, en la zona del norte, en la que vivían al menos cuatro víctimas mortales, abarca Bastión Popular y Los Vergeles, dos populosos sectores en los que habitantes abarrotan las vías principales por el comercio de víveres en las veredas, además de los puestos de abastos. Ahí y como sucede en todo Guayaquil, moradores salen de casa además para acudir a las farmacias.

El fin de semana, en esas dos barriadas, choferes de tricimotos circularon buscando clientes en unidades en las que unas pocas mostraban placas. A las 10:00 del domingo 22 no se vio a policías exigiendo a los transeúntes que guardaran distancia entre ellos, como la institución de orden público sí lo ha hecho en otros sectores y lo ha difundido en redes sociales.

En la jurisdicción de Tarqui se incluye también el sector conocido como la entrada de la 8, correspondiente a las cooperativas al borde de la vía Perimetral, sector Monte Sinaí.

Ese domingo, agentes de la Policía Metropolitana participaron de un operativo para el desalojo de vendedores que se habían tomado las veredas. La Policía Nacional también intervino y prestaron apoyo los uniformados de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

Después, la alcaldesa Cynthia Viteri, contagiada de coronavirus, y el gerente de la ATM, Andrés Roche, aparecieron en videos pidiendo control del Gobierno Central para evitar aglomeraciones en Guayaquil, donde los casos confirmados ascendían a 526 el lunes 23.

En urbanizaciones del norte, donde hay etapas en cuarentena, como una de Villa España 1, moradores se sujetan a restricciones como el de “solo una persona por familia” sale de casa para adquirir víveres.

A nivel de Guayas, el registro de contagios era de 769. De ahí que, ante las ascendentes cifras, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional declaró a la provincia zona especial de seguridad, por lo que las Fuerzas Armadas se sumaron a los controles ya la misma noche del domingo. La Policía Nacional, operativa en estas instancias, utiliza los megáfonos de sus camionetas para pedir a habitantes que ingresen a sus viviendas.

La restricción de movilidad ante la emergencia sanitaria implica toque de queda de 16:00 a 05:00 en Guayas, Santa Elena y Galápagos, y de 19:00 a 05:00 en el resto del país. Otra medida es el tránsito de carros según los dígitos de placas.

En Guayaquil, además de los cuatro muertos en la parroquia Tarqui, el lunes 23 se contaban fallecimientos en la Febres Cordero, otros dos en Ximena y uno en Urdaneta. De la víctima nueve no se ha difundido aún la parroquia de residencia.

La Febres Cordero comprende el suburbio de Guayaquil. A sus sitios de concentración como mercados, se suman uno de comercio informal conocido como “mall del piso”, en la calle 26, y otras plazas como en la calle 18 y Ayacucho. Ximena comprende los Guasmos y, por ejemplo, el sector Cinco Esquinas, en la coop. Unión de Bananeros, atrae a transeúntes por la concentración de locales de abastos y de medicinas.

Para negocios de otro tipo rige la orden de cierre. Respecto de restaurantes, pueden despachar solo “para llevar”.

La parroquia Urdaneta queda en el centro oeste de Guayaquil, incluye las comerciales calles Ayacucho y Federico Godín (la 11), en cuyo entorno prevalecen locales de venta de comida. (I)

981 casos confirmados

La secretaria nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, Alexandra Ocles, anunció en el primer reporte del lunes 23 que la cifra de casos confirmados de coronavirus era de 981, que 708 casos figuraban como sospechas, que 1347 personas estaban en el cerco epidemiológico y que 18 personas habían fallecido. Ya hay casos de la enfermedad en 18 provincias de Ecuador, incluyendo a Tungurahua y Cotopaxi. De esta última jurisdicción era el hombre de 30 años que murió a causa de la pandemia COVID-19.

Servidores públicos entre muertos en Guayas

Además de los diez muertos por coronavirus en Guayaquil, la provincia de Guayas también registra decesos en los cantones Samborondón, Daule y Salitre. Un fallecido en la jurisdicción fue Daniel Rodríguez Espinoza, quien se desempeñaba como fiscal del cantón Pedro Carbo. Otro fue el sargento segundo Álex Cazañas, quien prestaba servicio en Salitre.

La fiscal general Diana Salazar lamentó la pérdida del servidor de la institución y expuso que la pandemia no iba a detener al organismo. En tanto, la Fiscalía remarcó que las unidades de flagrancia a nivel nacional continuarían operativas las 24 horas y exigió a servidores garantizar que los “expedientes investigativos no incurran en caducidades y prescripciones”.

De la muerte del gendarme, la Policía Nacional indicó que tenía 16 de servicios.

Samborondón registra una víctima mortal del coronavirus. La Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencia detalló que el deceso se produjo en la cabecera cantonal. No obstante, el pico de contagiados se encuentra en La Puntilla. A nivel cantonal el registro era de 91 (lunes 23, a las 10:00).

Alexandra Ocles, a cargo de la secretaría, reportó la muerte de un hombre en Daule (ahí hay detenidos por violar el toque de queda) y de otro en Salitre. (I)