Crónica de un artículo falso pero bienintencionado

En noviembre, la revista Rolling Stone publicó un artículo titulado «Una violación en el campus» en el que daba cuenta de manera detallada del abuso sexual que sufriera una chica identificada como Jackie atacada por siete hombres mientras otros dos observaban en la fraternidad Phi Kappa Psi de la Universidad de Virginia.

El artículo abrió un debate intenso en las comunidades universitarias de todo Estados Unidos y generó protestas contra las autoridades de la Universidad de Virginia, acusadas de ignorar un acto brutal así como el supuesto estado sistematizado de la violencia sexual a su interior.

Por otro lado, miembros de la comunidad periodística comenzaron a presentar sospechas sobre la veracidad del artículo, escrito por Sabrina Erdely y aceptado por el editor Will Dana. La fraternidad donde habría ocurrido el ataque no sesionó durante la fecha indicada y los supuestos testigos de los hechos no fueron contactados por la periodista en ningún momento.

Las dudas en torno al caso llevaron al editor Will Dana a buscar la corroboración o refutación de la historia y de los métodos bajo los cuales fue redactada a través de una nueva investigación externa:
«Como nos preguntamos cómo pudimos tener la historia mal, decidimos que lo único responsable y creíble que podíamos hacer era pedir a alguien externo a la revista que investigara cualquier falla en el reportaje, la edición y la corroboración de los datos. Le dijimos a Steve Coll, decano de la Escuela de Periodismo de Columbia, ganador del Premio Pulitzer, quien aceptó nuestra oferta. Acordamos que cooperaríamos plenamente y que él y su equipo podrían tomar todo el tiempo necesario y escribir lo que quisieran. Ellos no recibirían ningún pago y prometimos publicar el reporte en su totalidad».
En el testimonio de Jackie se mencionaba que al menos tres amigos le sugirieron no reportar el asalto. De acuerdo con la investigación emprendida por Steve Coll, el peor error de Erdely fue no buscar el respaldo testimonial de estos amigos. De hecho, la periodista sostenía que los tres se habían negado a hacer declaraciones para la revista. Más tarde, Coll y su equipo descubrirían que los chicos ni siquiera habían sido contactados, lo que representaría el más grave de los errores en la investigación.

Por su parte, la policía emprendió una investigación en la que interrogó a más de 70 personas, entre autoridades, estudiantes y periodistas. La conclusión fue que no había ninguna prueba contundente que sostuviera lo dicho por Jackie.
«La historia de la revista Rolling Stone ‘Una violación en el campus’ no hizo nada para combatir la violencia sexual y dañó los esfuerzos serios por abordar la cuestión. Esta muestra de periodismo irresponsable ha dañado de forma injusta la reputación de muchas personas inocentes en la Universidad de Virginia al presentar a unos como criminales atroces y a otros como indiferentes ante el supuesto sufrimiento de su compañera. La historia retrata a los miembros del personal de la universidad como manipuladores y crueles hacia las víctimas de violación. Tales descripciones refuerzan la reticencia de las víctimas de asalto sexual que de hecho a reportar las violaciones, inclinándolas a dudar o ignorar la oportunidad», dijo la titular de la Universidad, Teresa Sullivan.

De acuerdo con el reporte de Steve Coll, detrás de los errores de Erdely no había malas intenciones. Por el contrario, la periodista habría recogido un testimonio que respaldaba sus creencias sobre las prácticas machistas y violentas al interior de las fraternidades estudiantiles, así como la complicidad de las autoridades al no prestar atención a este problema, por lo que no dudó ni un minuto en aceptarlo como verdadero, sin respaldar la historia con ninguna clase de información.

El caso de Erdely ejemplifica bien los efectos negativos que puede tener una nota bien intencionada cuando ésta busca servir como ejemplo de un estado de cosas supuestamente generalizado. El caso se volvió aún más espinoso por poner a las autoridades en la posición de negar la veracidad de un testimonio que ilustraba el abuso contra un grupo históricamente vulnerable (las mujeres) en una institución que, con todo, ciertamente sigue presentando esquemas machistas (las universidades).

Según las autoridades académicas, el problema no se limita a la mentira, sino a los efectos que ésta tiene. Por un lado, la lucha en contra de los abusos sexuales al interior de las universidades ahora luce como un esfuerzo más bien paranoico, cuando definitivamente no lo es. Por otro lado, se ha fortalecido la duda en torno a la denuncia de las violaciones.

De acuerdo con el reporte de 12 mil palabras, presentado como un autopsia periodística, el artículo presentaba errores en todos los niveles, desde el reportaje hasta la corroboración de los datos, pasando por la edición.

La publicación íntegra de la investigación de Colle viene precedida por una nota del editor en la que se lee:
«Nos gustaría pedir disculpas a nuestros lectores y a todos aquellos que resultaron afectados por nuestra historia y las consecuencias que contrajo, incluidos los miembros de la fraternidad Phi Kappa Psi, administradores de la Universidad de Virginia y estudiantes. La violación es un problema grave en los campus universitarios, y es importante que las víctimas de violación se sientan cómodas y logren salir adelante.. Nos entristece pensar que su voluntad de hacerlo podría verse disminuida por nuestros errores».
Will Dana anunció que Sabrina Erdely continuará colaborando con la revista Rolling Stone.
«Sabrina ha hecho una gran trabajo para nosotros a través de los años y esperamos que siga siendo así».
@plumasatomicas

@elyex