Caballerosidad, ¿sinónimo de machismo en el siglo XXI?

Ceder el asiento en un bus, abrir la puerta del auto o simplemente pagar la cuenta, son actos que han destacado a los hombres por mostrar su caballerosidad. Pero en pleno sigo XXI ¿Cómo es visto ese acto de cortesía?

Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), caballeroso es un “hombre que se comporta con distinción, nobleza y generosidad”. Mientras que ser caballero, hace referencia a un hombre que monta a caballo, el cual denota mucho prestigio.

Una publicación del portal digital Verne apunta que el comportamiento del hombre de querer pagar las cuentas, abrir puertas o ceder asientos, es algo más parecido al machismo que a gestos de cortesía, ¡pero ojo! hay un sesgo muy fino que indica lo contrario.

“El problema llega cuando esta buena educación tiene sesgo de género”, explica María Lameiras, doctora en psicología, quien dice que la caballerosidad es una actitud que puede ser vista como paternalista que muchas veces enmascara la discriminación hacia las mujeres con conductas de protección y cuidado. Esto —dice Lameiras— hace sentir a las mujeres como seres inferiores.

Pero —apunta el estudio— muchas veces esta protección llega disfrazada de cortesía que puede tener consecuencias prácticas. Por ejemplo, cuando en el trabajo a las mujeres no se les da mucha carga laboral por el hecho de ser “el sexo débil”. “Este acto de amabilidad de no dar cargas laborales a las mujeres puede ser visto como un acto machista, ya que entre ese gesto de cortesía está camuflado el machismo”, indica Lameira.

Incluso estos actos pueden contener sexismo por ciertos elogios. Expresiones como “la mujer es la indicada en la cocina” o “no levantes eso porque es muy pesado para ti” traen consigo un actitud machista. “La distinción de género es muy practicada por hombres. Aunque ellos no lo hagan con la intención de herir, provocan un ’bajoneo’ interno en nosotras”, dice.

wor...