¿Marihuana medicinal, una alternativa?

Cuando aún lidiaban con la discapacidad de la menor, apareció otro de los males que enfrenta esta familia: el cáncer de seno de Nelly.

Entonces la familia empezó a indagar sobre la posibilidad de usar gotas de cannabis para controlar los dolores de la terrible enfermedad. “En el Seguro se agotaron los parches de morfina. Yo tenía que cortarlos por la mitad para que duren más”, relata la señora.

Los vómitos, el dolor y el insomnio eran los elementos con los que tenía que lidiar día a día, efectos que no se apaciguaban con la medicina tradicional.

Entonces usó espray de cannabis en los lugares del dolor y por primera vez en mucho tiempo pudo dormir tranquila. Algo que en ese momento de su vida era un verdadero logro.

Fue así que decidieron darle unas gotas a la pequeña. Ella también empezó a mostrar mejoría en su comportamiento, ya sonreía normalmente y no como un efecto incontrolable de la ansiedad.

La familia Ponce defiende el uso de los derivados del cannabis como forma de paliar los dolores crónicos y de lidiar con los síntomas de las discapacidades intelectuales. Sin embargo, este es un tema que aún está en debate.

Aún está en debate en el Legislativo

En el borrador del proyecto del Código Orgánico de Salud consta este tema en el artículo 333. En él se especifica que la “Autoridad Sanitaria Nacional determinará las enfermedades o condiciones médicas que podrán ser tratadas con cannabis, regulará las concentraciones de dicha sustancia en los medicamentos y productos naturales procesados de uso medicinal, teniendo en cuenta la evidencia científica que haya demostrado efectividad terapéutica, y otorgará las licencias para la siembra, cultivo, cosecha, industrialización, almacenamiento y dispensación con fines medicinales y terapéuticos. La Autoridad Sanitaria también regulará la cantidad permitida en cada prescripción, dependiendo de la patología tratada, así como la temporalidad de la duración de dicha descripción”.

Este código está en segundo debate en la Asamblea Nacional y tiene como plazo hasta agosto de este año para ser aprobado o vetado.

Consta en la Ley de Drogas

Según Cecilia Falconí, directora ejecutiva del Consejo Nacional de Salud (Conasa), el Código Orgánico de Salud que se debate actualmente solo regularía los detalles técnicos del cultivo y la producción de medicamentos que contienen cannabinoides.

“La (actual) Ley de Drogas ya contempla que este proceso de plantas que contengan estupefacientes sea autorizado por la autoridad sanitaria y la Secretaría Técnica de Drogas”, dice.

Sin embargo, mientras no se determinen los parámetros de producción de la planta y sus derivados medicinales, no se podría acceder a ellos.

Resaltó que existe evidencia científica a nivel mundial que indica que el cannabis puede reducir síntomas de ansiedad y problemas de sueño, disminuir algunos movimientos anormales de ciertas enfermedades, el dolor crónico y los efectos secundarios de la quimioterapia en casos de cáncer, así como la frecuencia de convulsiones en pacientes con epilepsiasevera.

Según ella, este uso no sería una novedad, pues ya existen sustancias como la morfina que se han regularizado específicamente para uso medicinal.

“El microtráfico ya existe en el país. El hecho de que se autorice su uso, de ninguna manera empeorará el problema porque lo vamos a usar como una medicina”, insistió la funcionaria.

Sin embargo, a pesar de que ya se contemple al cannabis como una alternativa para muchas familias como la de Alexis, debe existir una reglamentación, que aún no tiene fecha para ser publicada.