“No creo que mis hijos y mi esposo se hayan burlado de mí”

La ciudadanía del cantón Pasaje, califican como un hecho atroz, la presunta violación por parte de un progenitor en contra de sus tres hijas, cuando estas eran menores de edad. Además una de sus nietas de 14 años —quien fue producto de su violación— también habría sido abusada por Segundo Clemente Arias Andrade y tendría seis meses de gestación.

Carmen Belduma, madre de las presuntas víctimas, conversó con Extra e indicó que desconocía sobre los abusos de pareja. “Yo al saber algo de eso no podría seguir viviendo con él. Yo porque voy a mentir”, expresó la mujer. Durante 35 años de casados, la pareja procreó 5 hijos —dos varones y tres mujeres—. Belduma recuerda que su esposo fue denunciado por una profesora cuando fue a un baile a Pasaje con una de sus hijas.

“Si él declaró eso (que es culpable), ya no podemos hacer nada, nosotros no tenemos dinero porque somos pobres. A él ya lo tenemos como muerto. No creo que mis hijos y mi esposo se hayan burlado de mí”, manifestó Belduma, y recalcó que iba a luchar para sacar a sus nietos adelante.

Las dos hijas supuestamente agredidas tienen en la actualidad 5 hijos. Una de ellas tiene una niña de 14 años, quien estaría embarazada y también habría sido violada. Existe la sospecha de que la tercera hija de la familia también fue agredida.

Arias, de 56 años, dijo que no violó a sus hijas ya que ellas “consentían mantener relaciones sexuales con él”, acto que supuestamente realizaban de manera continua durante años. Explicó también que estos hechos fueron en conocimiento de su esposa, madre de las víctimas, quien según sus palabras “se ponía molesta y brava, pero luego se le pasaba”.

El hombre no negó haber estado íntimamente con sus hijas. Comentó que “es una enfermedad”, que luego le daba “remordimiento”, pero eso no era suficiente para dejar de hacerlo. Arias habría procreado con dos de sus hijas, 5 descendientes más.

El coronel Francisco Aguilar, jefe de la Policía del Distrito Machala, no descartó que la esposa del presunto agresor sea investigada. “En la declaración que dio el detenido, manifiesta que su conviviente conocía de aquello, que incluso se ponía molesta cuando él tenía aparentemente relaciones sexuales con sus hijas”, expresó el jefe policial.

El individuo era requerido desde 2011 por las autoridadespoliciales; sin embargo después de unos años habría regresado a su casa. “Todo apunta que algunas personas ocultaron o callaron la presencia del detenido, y siguió consumando con su hija-nieta”, detalló el oficial.

Para el jurisconsulto en temas penales, Marco Solís, habría que analizar el contexto de cuándo sucedieron los hechos. Según el experto, si el procesado es juzgado con el Código Penal anterior, la pena podría llegar hasta los 30 años, incluidos los agravantes, señaló Solís.

La detención del sujeto, se ejecutó la tarde del domingo 8 de julio, por agentes de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (DINAPEN), en una zona montañosa del sector de Cerro Azul.