Falta de información en comunidades incrementa casos de cáncer en América Latina

Cali –

Es la segunda causa de muerte en América Latina, no es transmisible, pero para el sector salud se ha convertido en un gran desafío. Se trata del cáncer, una enfermedad que cada día incrementa en cifras, sobre todo, por la falta de acceso al diagnóstico y tratamiento.

Así lo aseguraron cuatro especialistas durante el Foro de Salud de EFE llamado: “Ciudades se unen en la lucha contra el cáncer”, en Cali, Colombia.

Rolando Camacho, doctor de Global Special Advisor of UICC, dijo que no todos los tipos de cáncer son una sentencia de muerte porque llegan a curarse luego de alrededor de 20 años de tratamiento. “En el cáncer de mama, si usted cambia su estilo de vida y cumple con los requerimientos médicos, en ese tiempo verá mejoras”, señaló.

Sin embargo, resaltó que para llegar a ese punto es indispensable acudir al médico y diagnosticarlo tempranamente. “Hay mucha gente que no informa porque teme que arruine a su familia”, indicó.

De su lado, María Cristina Lesmes, secretaria departamental de Salud del Valle del Cauca, sostuvo que no solo es el callar sino también la falta de acceso.

En Colombia, el sector rural (áreas dispersas) no conocen sus derechos de recibir atención médica, explicó y añadió que la mayoría de los 1.169 municipios son pequeños y pasan por ese problema. En cambio, en el sector urbano no ocurre eso, por la formación que tienen.

El cáncer de mama y próstata en Colombia son las enfermedades que se detectan en etapa avanzada.

Ramiro Guerrero, director de Proesa, dijo que aunque la falta el acceso de sectores al sistema de salud, este sigue creciendo en rectoria (reglas), financiamiento, articulación de servicios y provisiones.

Es el reto para América Latina, dice y agrega que no puede ser la región más atrasada en acceso a la salud. Aconseja que las instituciones públicas deben informar permanentemente de los beneficios a sus comunidades. (I)

Datos

En América Latina, el 60% – 70% de los casos de cáncer se diagnostican en etapas avanzadas, lo cual genera un incremento de las tasas de mortalidad.

El 30% de los países de bajos ingresos acceden a los tratamientos oncológicos. En cambio, el 90% de países desarrollados sí lo hacen. (I)