Marcha contra el abuso sexual se realizó en Cuenca

“A romper el silencio. Los pecados serán perdonados, pero los crímenes serán castigados”, fue una de las leyendas que resaltaban en los carteles de los cerca de 3 mil estudiantes que se tomaron las calles de Cuenca, la mañana del martes 29 de mayo de 2018.

En la marcha pidieron la protección de niños, niñas y adolescentes luego de que se denunciaran cuatro casos de abuso sexual que involucran al sacerdote César Cordero. Familiares de las víctimas, representantes del Ministerio de Educación y ciudadanos en general se sumaron al recorrido para exigir justicia.

Los denunciantes —en sus escritos ante la Fiscalía— aseguran haber sido abusados durante su niñez por el cura de 91 años. Al momento, la Curia de Cuenca también investiga los casos; para ello, Jaime Ortiz Lazcano, vicario judicial de la Arquidiócesis de Santiago de Chile, llegó a la ciudad.